orden mundial

América Latina y Europa ante el Nuevo Orden Mundial

Lula: “no tenemos que depender del dólar”. Macron: “no tenemos que ser vasallos del conflicto entre Usa y China”. ¿Ante qué nuevo panorama mundial estamos? ¿A qué nuevo orden mundial se trata de ocultar?

[CASITA DE CARTÓN] Este columnista no deja de estar atento al panorama mundial político ante esta guerra híbrida que sacude de distintas maneras todas las latitudes terrestres. Y teniendo como punto de inflexión el conflicto entre Ucrania y Rusia. Y sí ya semanas atrás el tablero tuvo un fuerte impacto por las dos mayores potencias de oriente medio, Irán y Arabia Saudita, con una reconciliación de rivales acérrimos, ya que influía preponderantemente lo religioso, entre los chiitas y sunitas, con la mediación de China. Ahora, los discursos realizados en Pekín por dos de los países más importantes en cada región correspondiente (América Latina y Europa), como Brasil y Francia, han hecho jalar la cabellera grisácea del Tío Sam. Como la no dependencia del dólar, por parte de Lula, dando así pie a la idea de una moneda regional llamada “Sur”. Y en relación a Macron, el no ser parte de la cola de vasallos en el escenario conflictivo entre China y Taiwán – quien tiene el aval de Usa-, sino podría Europa “salir de la historia”, declaraciones que también entre sus vecinos de la Unión Europea ha dejado mucho eco.

Ya decía el pequeño de estatura –con cierto mito detrás- pero gigante en conquistas, Napoleón Bonaparte sobre el dragón chino: “China es un gigante dormido. Déjenlo dormir porque, cuando despierte, el mundo se sacudirá”. Y despertó, y el mundo ya se sacude. Esta nueva guerra fría dentro de los tableros geoeconómicos demuestra que para muchos líderes mundiales, los caminos conducen inevitablemente al país que lidera por tercera vez consecutiva Xi Jinping. Mientras que, irónicamente, Pekín solo va a Moscú, su mayor socio estratégico. Entre las últimas reuniones, un titular que influye mucho en la región es: “Brasil ha despertado”. Alguna vez el presidente republicano Richard Nixon sentenció: “hacia donde va Brasil, va América Latina”. ¡Y es que el país carioca comprende casi la mitad de Sudamérica en población! Ahora han resuelto mutuamente un apoyo económico y tecnológico a gran escala y la lucha contra la pobreza, justamente, de los dos países que más sacaron de esa lamentable situación a su población en estas últimas décadas, con China ciertamente de una manera muy controversial a diferencia de Brasil. En lustros atrás, en el periodo en que el sindicalista sudamericano comandó con Néstor Kirchner y Hugo Chávez una fuerte ola progresista, y que tuvo su momento cumbre en el ALCA (cumbre que buscó consolidar un tratado de libre comercio en toda la región, desde el norte hasta Tierra del Fuego) por el 2005, desarrollado en la tierra veraniega de Mar del Plata. Donde las voces como, “¡fuera Bush!, o “ALCA, ALCA, al Carajo”, fueron celebrados por miles de manifestantes, entre ellos, el astro de la fútbol mundial, Diego Armando Maradona. Eran otros tiempos y otros vientos como otras voces.

Ahora la expresidenta Dilma Rousseff comanda el banco de los BRICS, del que se dice que es el polo económico contrario al G-7, y donde muchos países están en la espera de ingresar, entre ellos, la Argentina. Es inexorable señalar que la hegemonía del país del norte ha estado en declive ya desde tiempo atrás, teniendo el 2008 un sustantivo acontecer y síntoma, que hizo que se le cayera notablemente la máscara del patrón mundial. Y no por eso, de un momento a otro, dejará de ser todavía una potencia de gran importancia. Por el contrario, lo seguirá siendo muy probablemente, porque una tercera guerra mundial con las armas químicas que abundan como piedras en algunas playas de la costa verde, sería el fin de nuestra especie, y solo supuestamente las cucarachas sobrevivirían y gobernarían el mundo. Pero ahora el trono, como ya se ve en varios factores sociales y políticos, y desmontándonos de los prejuicios ideológicos, está compartida en una tríada. Junto con China, del que está pronosticado que para el fin de la década será la mayor economía, y Rusia, país con mayor cantidad de armas nucleares.

Y es que en esta casita de cartón, se tiene muy cuenta las palabras que dijera el ex presidente argentino, quien dejara una marca de épocas en el país del sol resplandeciente, Juan Domingo Perón: «La verdadera política es la política internacional». Y ésta, que está muy centralizada con información por medios occidentales, y con sus medias verdades que abundan, como también seguramente en la otra parte del globo terráqueo. Lo cierto es que estos tres países están dentro del juego atómico y dantesco del poder mundial. ¿Cuál será su final? Eso ni Nostradamus lo vaticinó.

Tags:

América Latina, China, estados unidos, Europa, Rusia

Mas artículos del autor:

"El Camaleón de las letras, Truman Capote"
"Una travesía por la Universidad de todas las sangres, San Marcos"
"La educación pública no se negocia"
x