Emprende

Entre julio y setiembre del 2020 y en plena pandemia se constituyeron más de 78 mil empresas en el país. Antes de emprender, hay que elaborar un plan que incluya los principales gastos y comprender la dinámica del negocio.

Si bien muchos negocios han tenido que cerrar sus puertas afectados por la crisis económica, la necesidad de tener un empleo también ha impulsado la creación de nuevos emprendimientos. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), entre julio y septiembre de 2020, en plena pandemia, 78.258 empresas se constituyeron en todo el país.

Además, según un estudio de Datum Internacional, los emprendimientos más frecuentes son los relacionados con alimentos, servicios de delivery y textiles. En declaraciones a diario Gestión, Urpi Torrado, CEO de Datum Internacional, consideró que estos son los rubros más comunes, en parte, porque no requieren de una gran inversión de capital.

Aunque la inversión requerida no sea muy alta, para cuidar bien cada moneda, el portal Entrepreneur aconseja conocer las cifras del sector en el que piensa desenvolverse y apegarse a un plan, más aún si hay un crédito de por medio.

Un plan le ayudará a estar atento a los cambios en los precios, materias primas e intereses, pero también le permitirá tener un registro diario de ingresos y salidas. “Ese flujo de entradas y salidas es la base para crear la estrategia de administración. Esto, permite planear los pagos y, a su vez, definir el balance”, precisa uno de sus artículos.

Gastos y manejo prudencial

Para tener en claro a cuánto asciende el capital que el negocio va a requerir, el portal recomienda considerar los siguientes gastos: licencias y permisos, insumos y equipos, gastos operativos, oficina o local, costos legales y empleados.

“Si está pensando arrancar solo, puede reducir su costo por empleados. A menos que absolutamente necesite de una oficina, puede laborar desde casa o en un ‘coworking’. Incluso puede encontrar suministros que sean más baratos. Sin embargo, hay gastos que no podrá evitar. El uso de licencias y gastos legales puede frenar todo proceso de emprendimiento si no los utiliza de manera correcta”, indican.

Aparte de cuidar las finanzas del negocio, también hay que planificar bien las ventas. De acuerdo al empresario César Tánchez, autor de varios libros de mercadeo, aunque un negocio se vea muy promisorio, hay que iniciar con poco porque una gran venta puede ser un golpe de suerte que no será sostenible en el tiempo.

“Por ejemplo, si vendes artículos promocionales y te hacen un pedido muy grande, te emocionas e inviertes más de lo prudente. Al poco tiempo ves que pasa el tiempo y no te piden más y te quedas con el inventario. Investigas y te das cuenta que fue un evento atípico donde requirió de tu producto por incumplimiento de su proveedor regular”, explica.

Por ello, sugirió dar pasos pequeños pero seguros, sin comprometer más recursos de los que el emprendimiento permita.

Existen diversas herramientas gratuitas que te ayudarán a planificar tu contenido en Facebook e Instagram. ¿Es posible ser un Community Manager empírico?

Detrás de una marca con presencia destacable en redes sociales está un buen Community Manager (CM). Se trata de la persona responsable de comunicarse con tu público en redes para crear presencia de marca. Atrae más audiencia mediante diversas tácticas y estrategias digitales y se mantiene actualizado a tendencias que respondan a las necesidades de los usuarios.

 

Si bien lo idóneo es contratar a un CM para que pueda mejorar la imagen de tu marca, brindar una mejor atención al cliente y multiplique tu alcance y relevancia como marca, muchas veces cuando los emprendimientos inician, no contamos con el presupuesto para contratar a uno.

 

Vilma Núñez, experta en marketing digital, brinda algunas recomendaciones para iniciarnos en este campo:

 

1. Identifica la situación digital de tu marca

 

Estudia a detalle a tu público objetivo en redes sociales. Identifica sus intereses y los canales que más usan para saber dónde distribuir tu contenido. Estudia también a tu competencia directa para que descubras su tipo de comunicación y las acciones positivas que realizan para atraer a más clientes.

 

2. Genera contenido

 

Una vez que tengas claro cuál es el mejor tipo de comunicación de tu marca con el público objetivo, empieza a generar tu propio contenido. Si no eres un experto en diseño, pero buscas tener una línea gráfica atractiva puedes usar herramientas digitales gratuitas como Canva.

 

3. Planifica tus acciones

 

Para gestionar de forma óptima tus redes sociales, aterriza todas tus acciones en un calendario. Puedes apoyarte en plataformas como Creator Studio, que Facebook ofrece para manejar los contenidos de tu marca tanto en esa red social como en Instagram. Podrás planificar desde posts en el feed hasta historias.

 

4. Dinamiza la actividad

 

Mediante tus contenidos y copys invita a tu comunidad a interactuar. Fomenta la participación entre fans y marca. Podrás lograrlo manteniendo conversaciones con los seguidores, ofreciendo información interesante, creando juegos o concursos, o compartiendo contenido útil.

 

Consejos prácticos

 

  • Evita a los “trolls”, gestiona las mini crisis en redes sociales como un profesional. Intenta siempre mantener estas conversaciones mediante mensaje directo, cuidando de la marca lo más posible.
  • Analiza la repercusión que tiene el contenido que generas e identifica cómo puedes mejorarlo.
  • Evita copiar a tu competencia, invierte el tiempo en buscar nuevas formas de innovar tu plan de comunicación.
  • Siempre comunica con la verdad. Antes de responder a cualquier cliente ten la seguridad que es cierto lo que vas a decir, así evitarás incidencias.

Cuando una empresa comprende el comportamiento de su talento, las oportunidades de alcanzar el éxito aumentan.

Evaluar, monitorear y supervisar el comportamiento de los trabajadores para un mejor ambiente laboral es una de las tareas de la Psicología Organizacional. Esta especialidad, cada vez más importante dentro de las empresas, apunta a solucionar cualquier inconveniente que pueda darse en un ambiente laboral para evitar que interrumpan el curso exitoso de proyectos y el desarrollo de la compañía.

 

César Edgardo Berrocal Moreno, docente de la Universidad ESAN explica que "la psicología organizacional es clave para comprender cómo funciona la dinámica de las empresas y, principalmente, el pensamiento de las personas que laboran en ella con el objetivo de alcanzar su propia superación".

 

Espacios de aplicación para esta especialidad

 

Rendimiento: Una de las áreas de intervención más importantes de la psicología laboral consiste en saber impulsar programas para potenciar el rendimiento de los trabajadores. Esto implica los incentivos, la organización de los equipos, la capacidad para corregir defectos en el flujo de trabajo, el grado del manejo de estrés e incluso diseño de los espacios de trabajo y la selección de herramientas utilizadas.

 

Formación constante: Determinar las áreas de mejora de los trabajadores y equipos es crucial, pues esto permite capacitarlos en habilidades complementarias para lograr que se desempeñen de forma óptima. Ahora muchas empresas impulsan cursos o talleres en plataformas como Crehana para que los trabajadores puedan aprender y entrenar nuevos conocimientos y aptitudes.

 

Comunicación interna: La clara y correcta difusión de mensajes permite que exista claridad y seguridad en los trabajadores. La psicología organizacional permite crear las vías del flujo de comunicación, pues esta requiere tener en cuenta muchas variables, y muchas de ellas no son técnicas, sino psicológicas.

 

Liderazgo: Este es un factor determinante pues marca la diferencia en el rendimiento y resultados obtenidos en distintos proyectos. La psicología laboral trabaja activamente en proponer cambios en la manera de comunicar, gestionar las incidencias, encontrar los incentivos adecuados a los trabajadores, entre otros.,

Opta por herramientas virtuales de trabajo en equipo como Slack para evitar que tu WhatsApp o Messenger se conviertan en espacios laborales.

Un estudio de Datum sobre el comportamiento online ante la coyuntura del COVID-19 reveló que el tiempo dedicado al teletrabajo aumentó de 2 horas 3 minutos a 2 horas 22 minutos. Es decir, existe un incremento real del tiempo destinado a las funciones laborales desde casa.

 

Dado que el trabajo y el hogar empezaron a suceder en un mismo espacio, muchas veces disipando sus límites, el Gobierno del Perú publicó un Decreto de Urgencia en noviembre de 2020 para proteger el derecho a la jornada laboral máxima y al descanso de los peruanos. Estamos hablando entonces del derecho a la desconexión digital.

 

“La desconexión digital no solo preserva la salud física y mental del trabajador frente a una posible sobrecarga laboral, sino que con ello se respeta también la dignidad del trabajador, siendo este un valor y un derecho constitucionalmente protegido”, indicó el abogado laboralista Iván Paredez.

 

¿Cómo ejercer la desconexión digital?

 

1. Presta atención a tu cuerpo

 

El cansancio y estrés son rápidamente procesados por nuestro cuerpo, por lo que debemos prestarle atención para cuidarlo. Revisa cómo están tus ojos, espalda y cuello mientras estás sentado en la computadora. Realiza pausas activas para darle respiros a tu mente y cuerpo, cada dos horas de trabajo activo. Aquí encontrarás algunos ejercicios físicos para hacer pausas activas.

 

2. Plantea límites

 

Ejercer la desconexión implica compromiso de parte de la empresa y disciplina del mismo trabajador. Establece un acuerdo con tu equipo para pactar los canales digitales oficiales de comunicación laboral para evitar que esta y tu vida privada coexistan en el mismo espacio virtual. Para evitar que tu WhatsApp o Messenger sean canales laborales, existen herramientas como Slack, diseñadas para equipos de trabajo. Cuando tu horario laboral haya culminado procura desactivar las notificaciones de tu correo electrónico o fija alarmas que te avisen que tu jornada ha terminado.

 

3. Ejerce tus derechos laborales

 

Si trabajas para una empresa del sector privado, te encuentras realizando teletrabajo y notas que tu empleador no respeta tu derecho a la desconexión digital, tienes la posibilidad de acudir a la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil). Ante esta entidad podrás formular una denuncia y esta fiscalizará el cumplimiento de las nuevas disposiciones. Si te encuentras en el sector público, puedes acudir a la Autoridad Nacional del Servicio Civil – SERVIR.

El intercambio de ideas con el home office puede resultar complicado debido a la distancia ¿Cómo debo hacer para sacarle provecho a la retroalimentación

 

El teletrabajo ha traído diversos cambios para los colaboradores y para los líderes de gestión de equipos. En esta relación laboral, la cultura de feedback cobra valor debido a la necesidad de mantener una buena comunicación en el nuevo entorno virtual de las videollamadas y de todas las herramientas tecnológicas que han remplazado la interacción cara a cara.Para sacarle provecho a las iniciativas de retroalimentación, el gerente de Gestión y Desarrollo Humano en Grupo Crosland, Giancarlo Ameghino, brinda algunas pautas para implementar una buena cultura de comunicación entre jefes y empleados, y así generar un mejor desempeño del personal, cuidando su motivación.

 

Liderar el cambio. Líderes y jefes deben ser los primeros en predicar con el ejemplo. Es importante fomentar la comunicación cuidando la esfera personal y las responsabilidades laborales, siendo transparentes y dar voz al equipo. También es importante no tomar negativamente la retroalimentación si esta va a contracorriente de la opinión de estos líderes, porque podría crearse un ambiente autoritario.

 

Motivación. Ahora que se trabaja desde casa, el personal puede sentirse desconectado de la empresa o de los objetivos comunes del equipo, lo que podría afectará su desempeño y disposición para hacer un trabajo de calidad.  Un proceso de feedback adecuado permitirá evitar esta situación al ayudar al colaborador en la gestión de su tiempo, tareas y desafíos diarios.  

 

Feedback negativo. Pese a que esta retroalimentación sea más difícil de compartir, es necesaria. Puede ser una oportunidad para iniciar con el feedback del jefe de equipo y, una vez los empleados estén acostumbrados a compartir este tipo de mensaje, estarán más predispuestos a recibirlo y compartirlo también entre compañeros. Siempre de forma constructiva.

 

Asegurar el crecimiento. El feedback es solo el principio. El siguiente paso es tomar esa información para crecer y mejorar. En ese camino se contempla el empeño del colaborador y el compromiso del jefe para ofrecer las herramientas necesarias que hagan efectivo el cambio. Por ejemplo, no basta con decir “tienes que mejorar tu comunicación con el cliente” y dejarlo por su cuenta.  La ayuda puede consistir en una buena recomendación de libros, asignarle un compañero mentor que cuente con esa habilidad o finalmente inscribirlo a un curso de comunicación.

 

Modelo 

 

La comunicación mediante el teletrabajo puede generar malinterpretaciones frecuentes, por lo que es necesario que cualquier observación sea clara y precisa para evitar conflictos innecesarios. Para esto, el Center For Creative Leadership comparte un breve modelo para un buen feedback

 

– Especificidad. Describe la situación. Dónde y cuándo ocurrió el suceso. Ejemplo: “Noté que en la videollamada de ayer”. 

 

– Comportamiento. No asumas que saben de qué hablas. Describe el comportamiento que quieres señalar. Ejemplo: “Constantemente interrumpías a las personas que estaban hablando”.

 

– Impacto. Describe el resultado de su actuación en esa situación. Ejemplo: “Resulta frustrante que tus compañeros no puedan terminar la idea que están exponiendo”.

La SBS cuenta con una plataforma gratuita que nos permite conocer el estado de nuestro historial crediticio y saber cuál es nuestra situación financiera.

Una reciente encuesta de Datum reveló que el 50% de peruanos ya tenía previsto usar su gratificación de fin de año para realizar pagos de deudas. Esto representa un aumento de 16% sobre la cifra registrada en 2019 para este tipo de pagos, debido a la crisis económica provocada por la pandemia.

 

Al encontrarnos en un momento de gran demanda de servicios crediticios, es importante que sepamos controlar nuestros gastos y cómo lograr tener un buen historial para poder seguir disfrutando a plenitud de otros productos financieros. Si te interesa conocer la situación actual de tu historial crediticio, puedes obtener un reporte de deuda gratuito en la plataforma de la Superintendencia Nacional de Banca, Seguros y AFP (SBS).

 

¿Cómo tener un historial positivo?

 

El economista y asesor financiero, Juan Carlos Delgado, explica que lo primordial es ser puntual con nuestros pagos de deudas. Esto dará buena imagen a las diferentes entidades financieras pues demostramos que tenemos capacidad de pago y somos óptimos clientes bancarios. Ten las fechas límite de pago a la mano y procura pagar a tiempo o antes de la fecha de facturación. En caso se trate del pago de un préstamo, procura coordinar con el banco para que tus fechas de pago puedan coincidir con las de tu depósito de sueldo.

 

Evita llevar al límite tu endeudamiento. Si bien muchas entidades pueden ampliar nuestra línea de crédito al ver que somos clientes responsables, es importante que evitemos bordear el tope de nuestra tarjeta de crédito o préstamo. Mientras más bajas mantengas tus deudas pagadas a tiempo, serás un cliente más atractivo para otro tipo de productos financieros.

 

Puede suceder que personas allegadas a nosotros estén pasando por un mal momento económico y nos pidan ayuda para obtener un préstamo o crédito. Frente a esta situación lo mejor es decir que no. No seas fiador de deudas ajenas, pues por mucha confianza que le tengamos a estas personas, no tenemos idea de cuál es su verdadera capacidad de pago y esto podría generarnos deudas con entidades financieras y finalmente colocarnos en reportes de Centrales de riesgo, arruinando nuestro historial. Los préstamos y créditos son personales, no lo olvides.

 

Refuerza tu cultura del ahorro. Esto te permitirá contar con un fondo de emergencias que pueda cubrir fuertes gastos que sucedan de forma imprevista sin dañar tu salud financiera. Así podrás cubrir tus responsabilidades económicas a tiempo.

En el Perú, las redes sociales ocupan ya el segundo lugar en el ranking de montos invertidos en publicidad por canal, solo detrás de la televisión

Cada segundo hay quince nuevos usuarios en redes sociales, sumándose a los 4.20 mil millones de personas, el 53% de los habitantes del planeta que ya tienen una cuenta activa en alguno de estos medios. Según información de Ipsos Perú publicada en junio de 2020, nuestro país tiene 13.8 millones de personas conectadas a alguna red, lo cual representa el 78% de la población entre 18 y 70 años del Perú urbano. La red más usada es YouTube con 7.7 millones de usuarios activos, seguida por Facebook con 6.5 millones e Instagram con 5.1 millones, siendo esta última la más usada por jóvenes de 18 a 24 años.

 

Además, según se informó en el e-Summit 2020 de la Cámara de Comercio de Lima, la audiencia peruana creció en su intención de compra vía eCommerce en un 230% durante el 2020. Fue por ello, que las empresas y emprendimientos no recortaron los presupuestos de inversión en sus planes de marketing digital, ya que las redes sociales se convirtieron en uno de los principales puntos de partida de estos procesos de compra online. Esto fue fundamental para que el e-commerce peruano registrara un importante crecimiento del 100% al cierre del 2020, año en el cual se esperaba solo un avance del 10%

 

El contexto adverso alentó a un nuevo comportamiento de compra en el Perú urbano y al crecimiento de la compra programática, lo cual ayudó a que la inversión publicitaria digital creciera 6% el año pasado, alcanzando los US$ 140 millones, según informó Beatriz Hernández, directora ejecutiva del Interactive Advertising Bureau Perú – IAB. Los sectores con mayor crecimiento fueron: banca, consumo masivo y retail.

 

Un informe de Socialbakers, millonaria plataforma de gestión de redes sociales, reveló que durante el último trimestre del 2020 se gastó 50.3% más a nivel mundial, respecto a misma época un año antes. Este crecimiento constante en el uso de redes tanto de usuarios consumiendo contenidos como de empresas anunciando, ha hecho que la competencia por aparecer prioritariamente aumente, llegando a un pico histórico de Costo por Click (cuánto me cobra una red social por cada click que un usuario hace en mi anuncio para recibir más información). El presidente de Socialbakers, Yuval Ben-Itzhak, dijo que la duplicación en la inversión en redes sociales es el “nuevo normal” en los planes de marketing.

 

A tomar en cuenta

 

Los videos mandan: Los contenidos estáticos decrecieron en 25 % durante el 2020, mientras los contenidos audiovisuales son los que se llevan la mayor parte de la inversión.

 

Nuevas tendencias: En redes sociales todo gira entorno a los contenidos constantes y relevantes. Cada audiencia encuentra canales y estos se transforman dinámicamente. «No es solo hacer comercio electrónico, tienes que invertir, y los nuevos anunciantes han encontrado nuevas herramientas como el WhatsApp Business, TikTok, los vídeos, los influencers, entonces hemos encontrado aprendizaje y nuevas formas de hacer publicidad, que han hecho crecer muchísimo este sector», señala Hernández de IAB Perú.

Este enfoque une las necesidades de producción de las empresas con las condiciones de sostenibilidad necesarias para el medioambiente. En el Perú, hay emprendimientos que han nacido bajo este concepto y empresas que están empezando a adoptarlo.

Ante la necesidad de tener nuevas formas de producción que no afecten al medioambiente, en el 2015, la Unión Europea decidió adoptar un plan de transición a una “economía circular”, entendido como un modelo para reducir al mínimo los residuos y que los productos se mantengan el mayor tiempo posible en la economía.

De acuerdo a Adriana Zacarías, coordinadora regional de Eficiencia de Recursos del PNUMA, el concepto se inspira en la naturaleza donde ningún elemento es considerado como un desecho. “Todo lo que la naturaleza genera es un insumo o alimento para otro organismo. En un bosque, las hojas de un árbol se convierten en abono para la tierra”, explica.

Con el tiempo, ha quedado claro que el modelo no se limita solo al reciclaje o al proceso industrial, sino también a las relaciones de consumo. El Perú también se ha sumado a esta política y tiene un pacto por una economía circular. Recientemente, con motivo del III Foro Internacional de Economía Circular, se dieron a conocer algunas iniciativas que están cumpliendo con este modelo:

Banco de Alimentos. Organización sin fines de lucro fundada el 2014. El modelo consiste en recibir alimentos de comercios, empresas o particulares, que se encuentren en buen estado pero que por distintos motivos ya no pueden ser comercializados. Según Daniela Osores, gerente general del Banco de Alimentos del Perú, solo en el Mercado Mayorista de Lima se rescatan 5 toneladas de frutas y verduras al día.

Sinba. Empresa socioambiental que busca darle un nuevo sentido a los residuos en el Perú transformando residuos de alimentos en alimento para animales de granjas urbanas en alianza con recicladores urbanos. Su objetivo es mejorar la calidad de vida y las prácticas ambientales de las granjas urbanas.

ONG Solidaridad. Organización internacional sin fines de lucro que busca unir a los actores de las cadenas productivas en soluciones innovadoras para mejorar la producción, asegurando la transición hacía una economía sostenible. En el 2019, con financiamiento del Gobierno holandés, se empezó a ejecutar el proyecto café circular con caficultores de cinco localidades del departamento de San Martín.

Conceiba. Emprendimiento con aprovechamiento sostenible de los bosques secos, a través del uso responsable de la fibra hipoalergénica de kapok, obtenida del árbol de la ceiba. Esta fibra, 100% natural y vegetal, es utilizada para elaborar almohadas, cojines y peluches. Durante todo el proceso productivo, la empresa involucra a la comunidad de Bolívar en Cajamarca.

Grupo Alimenta y La Calera. El Grupo Alimenta es un conglomerado de empresas que se fundó en 1997. Encontraron una forma de aplicar la economía circular cuando, según el director del grupo, Vasco Masías, lograron reutilizar los desechos que dejaban las gallinas de la empresa La Calera, el mayor productor de huevos del país, como fertilizantes.

Son un elemento importante en las estrategias de marketing y según Roxana Tutaya, docente de Pacífico Business School, puede ser muy favorable siempre que se investigue bien cuál es la marca personal del ‘influencer’ y cómo puede relacionarse con la marca corporativa.

En el marketing digital, la contratación de ‘influencers’ es una de las prácticas que las marcas utilizan más para acercarse a sus consumidores y darse a conocer. Con la pandemia, los usuarios de redes sociales que siguen al menos a un ’influencer’, en el Perú, han pasado de 19% a 48%, según un estudio publicado recientemente por Datum Internacional.

De acuerdo a una guía sobre el tema, publicada por Indecopi, un ‘influencer’ viene a ser una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema determinado y que, dada su capacidad de convencimiento o llegada a sus seguidores, puede convertirse en un componente determinante en las decisiones que los consumidores.

Debido a esta conexión especial que los ‘influencers’ tienen con sus seguidores, Roxana Tutaya, docente de Pacífico Business School, consideró muy importante que las empresas investiguen bien la marca personal del ‘influencer’ con el que quieren trabajar y no se dejen llevar solamente por el personaje.

“Primero hay que revisar quién es mi público objetivo, si está más Instagram, en Tik Tok o en LinkedIn. Todo eso es parte de la marca personal del ‘influencer’ y hay que ver si esa marca guarda relación con nuestra marca corporativa. Esa es una tarea de investigación y de eso depende el éxito de nuestra campaña”, explicó.

Situaciones contraproducentes

Señaló que revisar las publicaciones anteriores del ‘influencer’ permitirá detectar, entre otras cosas, si anteriormente trabajó con una empresa que consideramos como competencia, o si lo que publica no va con los valores que deseamos proyectar. Por ejemplo, una persona con malos hábitos alimenticios no es creíble como embajador de comida saludable.

También ocurre que los ‘influencer’ no llegan a experimentar con la marca y la estrategia fracasa rotundamente. Tutaya recordó el caso del tenista David Ferrer que fue contratado por Samsung para promocionar el Samsung Galaxy S4 y su tuit reveló que la publicación se estaba haciendo desde un iPhone.

“El tenista español no vivió la experiencia, él estaba aferrado a su iphone y por más que la marca invirtió muchísimo dinero en eso, él no llegó a probarlo porque se quedó en su iphone. La idea es que experimenten el servicio para que lo digan con convicción”, indicó.

Por ello, consideró que es mejor establecer una relación previa con el ‘influencer’, donde este pruebe los servicios de la marca y los comunique a partir de su experiencia. Incluso si no se trata de ‘influencers’, los clientes contentos tienen un muy buen efecto para la marca.

“Actualmente, hay una crisis de valores y falta de credibilidad. Puede haber muchos artistas que recomiendan un producto como publicidad y por más buenos actores que sean, se nota que no usan el producto. Por eso, es preferible un embajador de marca que, aunque no sea tan conocido, lo diga con más credibilidad”, precisó.

x