Emprende

Para empezar una actividad laboral de manera independiente, un negocio propio, alquilar un inmueble, o pagar impuestos por ventas, es necesario que el emprendedor esté inscrito en Registro Único de Contribuyente (RUC) en SUNAT. Recuerda que el RUC es el número de once dígitos y único, que te identifica como contribuyente, seas persona jurídica o persona natural.

Desde mayo del 2020 es posible realizar la inscripción o reactivación del RUC desde una plataforma web, así como obtener o recuperar la Clave SOL, entre otros trámites, sin salir de casa, ingresando al Centro de Servicios Virtual (CSV).

Requisitos para la inscripción

Puedes hacer tu registro por Sunat Virtual o el App Personas, y necesitarás:

-DNI, número de celular y correo electrónico.

-Fecha de inicio de actividades económicas. Si es por APP Personas, esta fecha será la misma que la de inscripción.

-Domicilio fiscal indicado en DNI. Si es distinta, Sunat podrá verificar posteriormente la veracidad de esta información.

-Actividad económica principal en función a la lista CIIU.

-Código de Profesión u oficio, si eres contribuyente de renta de 4ta categoría.

-Régimen tributario, si eres persona natural con negocio: NRUS, Régimen Especial, Mype Tributario o Régimen General. Puedes revisar también un afiche resumen de estos regímenes.

Antes de iniciar con el registro ten a la mano tu documento de identidad y tu smartphone con el app Personas Sunat abierto. Ingresa a Sunat Virtual tu número de DNI e indica para qué necesitas inscribirte en el RUC. La plataforma te guiará hasta un código QR que deberás escanear con Personas Sunat. En tu celular, sigue las instrucciones del app para validar tus huellas dactilares. Finalmente, declara en Sunat Virtual los datos solicitados en los requisitos de este trámite y genera tu Clave SOL. Al concluir, Sunat te enviará la constancia del trámite realizado al correo electrónico que declaraste. Ten presente que puedes acceder directamente desde el Personas Sunat, accediendo a la opción ‘Inscríbete en el RUC’ y siguiendo las mismas instrucciones que para Sunat Virtual.

Esta herramienta está disponible las 24 horas del día, los 7 días de semana, ingresando a www.sunat.gob.pe; luego de lo cual el usuario debe “dar clic” en la opción Centro de Servicios Virtual, que lo llevará a un menú con los principales trámites que antes eran presenciales y que ahora pueden realizarse en línea.

Tags:

RUC, RUC digital, Sunat

Para los empresarios de la micro y pequeña empresa (mypes), su negocio es una fuente de empleo, pero también su patrimonio personal. De allí la importancia de buscar formas de protegerlo frente a cualquier imprevisto como un incendio, un robo o desastres naturales.

De acuerdo a información del Emergency Management Forum, de cada 100 empresas que atraviesan un desastre sin estar preparados, 43 no podrán reabrir y solo seis conseguirán sobrevivir a largo plazo.

Teniendo en cuenta esta proporción, los especialistas del Consultorio Financiero de Mibanco consideran importante contar con ahorros de emergencia, que estén seguros en una cuenta en alguna entidad financiera y que puedan estar disponibles en todo momento.

“Si ocurriera un suceso inesperado, el dinero guardado podría estar disponible para reponer mercadería dañada, robada o cualquier otra eventualidad. No hay acuerdo acerca de cuánto dinero debe ahorrar una mype porque depende de la actividad, de la necesidad de efectivo”, precisan. Explican que, si nunca se ahorró, se puede empezar con una meta modesta de 10% de las ganancias, y ver si esta puede aumentarse gradualmente.

Cobertura de seguros

La segunda alternativa para contar con una protección ante imprevistos es la contratación de un seguro, que para las mypes puede ser de tipo multirriesgo, que brinde garantías al empresario ante incendios o robos, a cambio de un pago mensual o prima.

El Consultorio Financiero de Mibanco recomienda evaluar el aseguramiento del local, que puede servir si se enfrenta a un incendio o una inundación, pero también se puede contratar coberturas adicionales, como seguro para el transporte de mercadería o la responsabilidad civil, que son las consecuencias de algún accidente que ocurra como parte de la actividad.

En general, aconsejan contratar un seguro que se adapte a los riesgos del negocio. “Al pagarse mensualmente un seguro se notará que es posible destinar un dinero al mes a un propósito específico. Es finalmente, un ahorro. Ambos caminos, aunque distintos, son efectivos para resguardar la inversión”, comentan.

Lo ideal, agregan, es optar por ambos, pero si no es posible en este momento, se puede empezar con uno y luego, cuando se tenga control sobre los recursos, continuar con el segundo.

Recuerde que un seguro repone el 100% de la pérdida sobre la base de lo que se ha declarado durante la inspección previa a la contratación del seguro. La cobertura que pueden ofrecerle puede ser solo para el negocio o también para pérdidas que sus clientes tengan con el incidente. El costo de la prima dependerá de la evaluación que se haga del nivel de riesgo.

Tags:

imprevisto, MYPE, seguro

En un esfuerzo por acercar a los jóvenes universitarios al mundo empresarial y al mercado laboral, en el 2012, un grupo de estudiantes sanmarquinos fundó el Centro de Altos Estudios de Negocios y Economía (Caene).  En un principio la iniciativa tenía forma de movimiento estudiantil y ahora, de acuerdo a lo que comenta Franco Orellana, vicepresidente administrativo de la organización, se ha convertido en una empresa social con más de 600 embajadores de distintas carreras profesionales y se ha extendido a universidades públicas y privadas, así como a institutos.

A seis años de su fundación y próximos a realizar una nueva edición de su encuentro anual de líderes, Orellana considera que han logrado que los jóvenes conozcan el aporte de la empresa a la sociedad y que también eleven su nivel de empleabilidad. Sin embargo, teme que el escenario de inestabilidad política afecte negativamente el desarrollo y la generación de empleo.

Entiendo que Caene nació en San Marcos, ¿cómo así surgió la idea?

Nació como un proyecto universitario en la facultad de Ciencias Administrativas en el 2012, como una iniciativa de jóvenes universitarios que fue escalando a diversas facultades de la universidad. Luego, decidimos dejar de ser movimiento universitario para constituirnos como empresa y hemos logrado tener una presencia y participación activa en más de 100 universidades e institutos públicos, donde tenemos jóvenes que interactúan con las actividades que tenemos.

Inicialmente ¿qué querían conseguir y cómo se convirtió en Caene?

Cuando estábamos en San Marcos veíamos siempre que la universidad tenía ciertos matices negativos respecto al tema empresarial. Había grupos minoritarios con un activismo bastante constante y generó una imagen negativa de la universidad. Buscamos desde un inicio mostrarles a las empresas que, en las universidades públicas, lo que los jóvenes realmente quieren son oportunidades de crecimiento y para crecer tienen que estar conectados con las empresas, y fue lo que hicimos. Al convertirnos en una empresa, hemos logrado visibilizar las acciones que las empresas tienen y que los universitarios conozcan el rol de la empresa en la sociedad, el gran aporte generado en los últimos 20 años.

¿Cómo se adaptaron a la pandemia?

Si bien es cierto el grueso de actividades las realizamos en Lima. Un promedio de 6 meses nos dedicamos a viajar por todo el Perú y hacer actividades de regiones. Hemos tenido presencia muy fuerte y constante en Puno, Cajamarca, con mil a dos mil personas. Si bien el esquema digital impactó un poco en el inicio, luego supimos adaptarnos y con la gran red de jóvenes que tenemos, digitalmente, hemos logrado tener jornadas de capacitación de más de 32 mil conectados.

Algunas empresas se limitan a contratar a jóvenes que son solo de algunas universidades, ¿cómo dificulta eso el acceso al mercado laboral?

Los problemas del mercado laboral para los jóvenes tienen un trasfondo económico. En la medida en que la economía no crezca, las oportunidades van a ser siempre limitadas. La falta de competitividad de algunas universidades, la mala formación a los jóvenes, lleva a que las empresas encuentren talentos en universidades que de una a otra forma tienden a ser más competitivas. De otro lado, las empresas no se han preocupado en atacar las causas del problema, la falta de competitividad en los talentos universitarios, y lo que Caene hace es justamente eso.

En lo que reciben de los jóvenes, ¿ven voluntad de participar?

Lo que los jóvenes siempre van a querer son oportunidades, pero una gran cantidad cree que por estar en la universidad ya van a conseguir un excelente trabajo. Lo que realizamos es un proceso de concientización para hacerles entender que no solamente necesitan una formación universitaria, tienen que estar conectados con empresarios, gerentes, emprendedores y líderes. Por su parte, las empresas a veces no entienden la heterogeneidad que hay en el país. El estudiante de San Marcos es distinto al de la UNI, al de la UNSA de Arequipa, aunque tengan coyunturas similares.

Al tener contacto con empresas y líderes de opinión, ¿cómo ven las proyecciones que hablan de un crecimiento nulo el próximo año para la inversión privada?

Nosotros que trabajamos con jóvenes vemos con muchísima preocupación esta situación de inestabilidad económica y política en el país. En los jóvenes con los que dialogamos constantemente, a la preocupación que tenían por la pandemia, se ha generado una crisis muy dura. Hay muchos jóvenes que están por acabar la universidad, por iniciar su búsqueda de prácticas preprofesionales, y no encuentran estas oportunidades que están relacionadas con lo que han estudiado. La preocupación del joven es que no haya esa estabilidad necesaria para impulsar el crecimiento y la generación de empleo.

¿Qué objetivo les gustaría alcanzar el próximo año?

Lo que apuntamos es a tener un mayor respaldo de las empresas para que las iniciativas vinculadas a la mejora de la empleabilidad de los universitarios, al empoderamiento femenino, la promoción de la sostenibilidad corporativa, tengan un impacto mucho mayor, involucrar a más empresas y consolidar nuestra presencia internacional en siete países de América Latina. Durante el 2020 tuvimos un proceso de expansión en lo cual logramos tener alianzas con universidades de distintos países como Colombia, Ecuador, México, Uruguay, Paraguay, Panamá e incluso con estudiantes en Venezuela.

Tags:

Caene, Centro de Altos Estudios de Negocios y Economía, Empresas, Franco Orellana, Jóvenes

El 73% de colaboradores peruanos afirma querer cambiarse de trabajo o dejar su actual empleo, según la encuesta realizada por la consultora Dench. La principal razón de ello son el agotamiento y estrés al ejercer sus labores con más intensidad que antes de la pandemia.

En ese sentido, es importante que los líderes sepan tener un buen manejo de sus equipos para evitar este tipo de situaciones. Un informe de Mensalus, centro de coaching, brinda algunos consejos para reducir el estrés:

Desconectarse al finalizar la jornada

El trabajo es necesario para nuestra vida y es esencial para el bienestar, pero algunas personas se vuelven adictas al trabajo y ellos mismos son los causantes de su situación de estrés. Anima a tu equipo a desconectarse al finalizar la jornada laboral y evita usar tu tiempo personal a tareas pendientes. El descanso es sinónimo de bienestar y el trabajo no debería de comprometer la salud psicológica.

Además, la falta de sueño puede interferir con la productividad, la creatividad, las habilidades de resolución de problemas y la capacidad de concentración. Cuanto más descansada esté una persona, más capacitada estará para hacer frente a sus responsabilidades.

Hacer ejercicio

Si bien descansar es importante, lo es también tener hábitos saludables. El ejercicio físico reduce los niveles de cortisol, la hormona relacionada con el estrés, e incrementa la producción de norepinefrina, un neurotransmisor que puede moderar la respuesta del cerebro al estrés. Además, ejercitarse produce endorfinas que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Gestión del tiempo

La mala gestión del tiempo es una de las causas más habituales de estrés. Por ejemplo, no tener planificada la agenda del día que permita culminar con los pendientes, generará estrés en el equipo en general. Una correcta organización del tiempo es una de las mejores estrategias para prevenir esta situación. Aprovecha los lunes durante las mañanas para alistar los pendientes de la semana y que todo el equipo pueda alinearse.

Practicar Mindfulness

Esta puede considerarse una filosofía de vida que ayuda a afrontar las experiencias de una forma más adaptativa y saludable. Gracias a la meditación y otras técnicas, la persona que practica Mindfulness o atención plena, consigue desarrollar la habilidad de ser consciente, compasiva y de estar en el aquí y el ahora con una mentalidad no enjuiciadora.

Tags:

equipo de trabajo, Estrés, Liderazgo

Una tarjeta de crédito es una de las formas más comunes de empezar un historial crediticio y por consiguiente acceder a mayores beneficios financieros, siempre y cuando sea manejada de manera responsable y con toda la información posible a la mano.

Un informe del Banco Azteca recuerda algunas claves a tomar en cuenta antes de aceptar o solicitar una tarjeta de crédito para asegurarte de que es la más indicada para ti.

1.-Tu capacidad de pago

Una tarjeta de crédito no es una extensión de tus ingresos, pues luego deberás pagar el dinero consumido. Para un buen uso de este producto, lo mejor será que el monto utilizado no supere el 25% de tus ingresos mensuales. Si deseas tener mayor claridad sobre tu capacidad de pago, descuenta tus gastos fijos y ahorro a tus ingresos.

2.- Diferencia entre tarjetas

Compara cuál es la mejor opción tomando en cuenta tus necesidades y tu capacidad de pago, así como la comisión anual, la tasa de interés y los beneficios y otros servicios que te ofrece la tarjeta:

-TCEA: La Tasa de Costo Efectiva Anual es un indicador del costo total de todo tipo de crédito, por lo que es posible comparar el costo entre créditos, aunque sean de plazos y productos diferentes. Este concepto incluye el monto del crédito, los intereses, el IGV, las comisiones y cualquier otro cargo que deba pagar el cliente.

-TEA: La Tasa de Interés Efectiva Anual es el interés que cobra el banco por prestar dinero.

-Fechas claves: Ten clara la fecha de corte, que es el día en que empieza un nuevo ciclo de facturación y la fecha de pago que es el último día en que puedes pagar la cuota mensual.

-Membresía: Es el monto anual que se paga por tener una tarjeta de crédito y poder acceder a los beneficios que esta ofrece. Cada banco y tipo de tarjeta pone sus propias condiciones para evaluar una exoneración de membresía.

-Línea de crédito: Es la cantidad de dinero asignada a tu tarjeta. Es importante entender que este no es un monto extra de dinero del que dispones, sino la cantidad que el banco está dispuesto a prestarte cada mes. Evita consumir toda tu línea si es que tu capacidad de pago no te permite deshacerte de esa deuda rápidamente.

3.-Extensión de línea

Tras un año de uso, y dependiendo de tu historial crediticio, el banco puede ofrecerte una extensión de tu línea de crédito. Antes de aceptarla, considera si tus ingresos crecieron a la par de tu crédito, si tus gastos fijos se han mantenido o, en todo caso, si ya eres un experto en administrar tus compras.

4.-Beneficios

Cada tarjeta de crédito ofrece distintos beneficios como acumulación de millas para viajes, puntos para compras, atención preferente en ciertos establecimientos y otros. Evalúa el costo beneficio del producto que te interesa.

Tags:

Deudas, Primera tarjeta de crédito, Tarjetas de crédito

La denominada segunda reforma agraria ha puesto en agenda el impulsar el agro tradicional. El agro tradicional es el de menor productividad en zonas rurales con baja cobertura y calidad de servicios. Está ligado a la población más vulnerable y con altos niveles de pobreza. Desarrollar mejores políticas públicas para este sector debe ser una prioridad. Comparto varios puntos para el debate de qué debería contener la reforma que se implemente.

En primer lugar, el foco no puede ser solo el agro tradicional, sino el desarrollo rural. La generación de ingresos en el territorio está asociado a múltiples actividades. La productividad del agro tradicional y otros está influenciado por el ecosistema productivo y la presencia de servicios e infraestructura en el territorio.

El desarrollo rural enfrenta retos por la baja densidad poblacional, la baja conectividad y los altos costos unitarios de entrega de cualquier servicio. Por ello, se requiere que la entrega de servicios sea multisectorial e itinerante. Estrategias como las Plataformas Itinerantes (PIAS), los locales multipropósito (Tambos) o Unidades Ejecutoras Multisectoriales son necesarias.

Para el desarrollo productivo es clave priorizar las actividades económicas con mayor potencial de un territorio. Es conveniente que se fomente la escala productiva alrededor de pocos productos de modo que surjan mini clústeres de producción. Así se desarrollan los servicios y capacidades que se requieren para ser exitosos.

Entre estas diferentes actividades económicas, la agricultura tradicional ocupa un lugar importante junto a actividades como turismo, trabajo en construcción, trabajo en ciudades cercanas y algunos servicios básicos en el territorio como el transporte. Se debe promover el desarrollo de todo el conjunto de actividades, no solo de la agricultura.

La agricultura tradicional necesita en primer lugar de agua y de su uso adecuado para incrementar su productividad. Sin agua suficiente, la actividad agrícola genera una campaña al año y con rendimientos bajos que no permiten generar ingresos suficientes para el agricultor. Con agua y un sistema de riego tecnificado la productividad puede multiplicarse. Infraestructura que permita la gestión del agua a gran escala como a pequeña escala es fundamental.

Escoger adecuadamente el cultivo definirá los ingresos y riesgos de los agricultores. Los de mayor potencial son los de exportación. Es clave entender la valoración y demanda de los cultivos en los mercados. Diferentes opciones demandan diferentes inversiones por hectárea y también diferentes tiempos de recupero de la inversión. En el caso de zonas de agro tradicional, la capacidad de invertir y de esperar para recuperar la inversión es muy baja. Se requieren intervenciones que reduzcan las barreras y costos de invertir como por ejemplo el desarrollo de viveros y mercado de semillas certificadas.

Cada cultivo tiene y requiere buenas prácticas agrícolas tanto para la pre-siembra, siembra, cultivo y cosecha. El aplicar adecuadas prácticas influirá en la calidad del producto, el rendimiento y en la posibilidad de certificar y acceder a mercados más sofisticados.

Para manejar la logística de venta y acceso a los mercados se deben promover alianzas con los agroexportadores modernos de la costa. Estas empresas ya tienen contacto con los mercados y conocimiento de la logística para atender los pedidos. Además, pueden brindar o facilitar financiamiento y conocimiento sobre buenas prácticas agrícolas. También hay una red de mayoristas y minoristas para atender los mercados de las ciudades. Si bien los intermediarios se quedan con un alto margen del precio de venta final, brindan un servicio y cumplen un rol. Se debe estudiar adecuadamente las opciones para promover la competencia y eficiencia de la cadena logística de modo que el productor en campo reciba una proporción mayor del precio de venta final. No creo recomendable reemplazar a la cadena de distribuidores por entidades estatales puesto que generaría muchas ineficiencias y pérdidas. Ese presupuesto puede ser mejor usado en otras intervenciones.

La implementación debe ser flexible para reconocer las características y potencialidad de cada territorio y de sus actores. Impulsar el desarrollo del agro tradicional es clave para seguir mejorando el bienestar de la población.

Tags:

agricultura tradicional, Agro tradicional, Nathan Nadramija

Si hay un área en las empresas que sufrió más que ninguna otra con la pandemia esa fue el área de logística. Tanto para las materias primas como para los productos intermedios y los terminados, las cadenas globales de suministros se vieron fuertemente presionadas por las restricciones ante la covid-19.

De acuerdo al Informe Multicliente de Operadores Logísticos de MAXIMIXE, en el 2020, el nivel de exportaciones peruanas en valor registró una caída de 12,3%, explicado por los menores envíos de los principales productos tradicionales, como petróleo y gas natural (-52,7%). Para el 2021, la publicación prevé que el movimiento de carga a granel sólido crezca un 7,9% por efecto estadístico, reflejo del menor dinamismo durante el 2020.

Para las empresas, esta nueva normalidad representa una oportunidad de identificar las partes más sensibles de su cadena logística y reforzarla ante alguna nueva amenaza. Roberto Delgado García, docente de Administración de Empresas de CERTUS, considera que, si las empresas se adaptan, podrán hacer de la logística una ventaja competitiva.

“Las empresas crearon nuevos sistemas de distribución basados en tecnología, por medio de apps, páginas o incluso redes sociales, potenciaron estos canales ante la necesidad de sus negocios y también con las restricciones presenciales propias de la pandemia, muchos expertos dicen que esta pandemia nos hizo evolucionar hasta cinco años en temas de gestión”, indicó.

Las lecciones de la crisis

Dentro de los principios que Agustí Martí, ingeniero industrial con experiencia en este sector, recomienda para tener una cadena de suministro resiliente en este contexto, se encuentra la previsión mediante una planificación logística previa que incorpore un estudio de las actividades de la competencia, de los proveedores y, sobre todo, de las expectativas del cliente.

Además, en un artículo para IEBS Business School, plantea que se aplique una estrategia de digitalización para compartir información con todos los eslabones de la cadena e introducir una cultura de gestión de riesgos con mejora continua.

En el corto plazo, Gonzalo Fornos, director de Supply Chain Transformation de KPMG en España, propone asegurar las comunicaciones con los principales clientes y revisar los contratos activos con los proveedores críticos. Entre las acciones de mitigación considera importante revisar los impactos en la cadena de valor según el sector. Para el mediano y largo plazo aconseja:

  • Comprender e implementar la automatización digital y de procesos.
  • Desarrollar e implementar mejores prácticas en la relación con los proveedores.
  • Replanteamiento de estrategias de “make or buy” y “re-shoring” (fabricación en casa)
  • Mayor alineamiento con áreas financieras para el cuidado de la caja a través de la gestión eficiente de inventarios y condiciones de pago.

Tags:

Comercio internacional, Pandemia
x