alimentos

Alimentación: ¿Cómo cuidarla para mejorar mi desempeño laboral?

Es distinto trabajar en alguna actividad que requiere constante movimiento, que trabajar sentado en el escritorio. Por ello es importante planear la dieta de acuerdo a nuestro desgaste calórico.

Apoyar a los trabajadores de una empresa mediante la implementación de una cultura de alimentación saludable, así como comedores amplios en las oficinas, puede beneficiar a la productividad hasta en un 20%, indica un estudio publicado en el Journal of Occupational and Environmental Medicine.

Más allá de buscar vernos saludables, cuidar de nuestra alimentación debe ser un hábito pues esta afecta diversos aspectos de nuestra vida, incluyendo el ámbito laboral. En ese sentido, un informe de Sodexo indica algunos consejos prácticos para que nuestra alimentación sea beneficiosa para nuestro desempeño laboral.

Organiza tu dieta de acuerdo al desgaste

No es igual trabajar en alguna actividad que requiere constante movimiento, que trabajar sentado en el escritorio. Por ello es importante planear la dieta de acuerdo al desgaste calórico que se tiene durante el día. Los trabajos sedentarios requieren menos calorías, por lo que es recomendable seguir una dieta baja en carbohidratos como pastas, arroz o comidas altas en azúcar.

Nunca te saltes el desayuno

Es importante que no pase más de una hora u hora y media desde que despertamos hasta que ingerimos el primer alimento. Procura que esta comida incluya diferentes grupos de alimentos como cereales, leguminosas, proteína, verduras, frutas, grasas buenas y azúcar. Esto impacta directamente en el resto de tu alimentación y tu rendimiento durante las primeras horas del día.

Evita el exceso de grasas

El cuerpo tarda más tiempo y usa más energía para procesar las grasas. Tu cuerpo usa la energía que tiene en la digestión, restando fuerza para el resto de las actividades. Incluso la concentración se ve comprometida, por lo que te sientes cansado, con sueño y sin ganas de trabajar. Opta por alimentos más saludables, de preferencia altos en proteínas, de modo que te sientas satisfecho y con energía.

No pases largas horas de ayuno

Esto puede perjudicar tu humor y concentración durante el día, haciendo que disminuya y te vuelvas menos productivo. Además, puedes llegar a sentir cansancio o sueño debido a la falta de comida en tu sistema, mientras ocasionas problemas fisiológicos, como gastritis.

Come por lo menos 5 veces al día

Esto ayuda a que siempre tengas la energía necesaria en tus tareas diarias, además de ayudarte a mantener el peso adecuado y un metabolismo óptimo.  Comer varias veces y evitar el ayuno prolongado ayudan a evitar que comas de más por exceso de hambre, o incluso por ansiedad.

Mas artículos del autor:

"Violencia de género: ¿cómo empezar a erradicarla en las empresas?"
"Campaña de Navidad: 4 consejos para realizar compras en línea sin temor a robos"
"Violencia de género: ¿cómo empezar a erradicarla en las empresas?"