Zoraida Avalos y el informe policial perdido de su mentor José Luis Cavassa Roncalla

Zoraida Ávalos y el informe policial perdido de su mentor José Luis Cavassa Roncalla

En las últimas semanas se ha producido un fenómeno particular en diversos medios de comunicación: muchos periodistas que forman corriente de opinión vienen alzando su voz crítica contra los otrora todopoderosos fiscales Rafael Vela Barba y José Domingo Pérez.

Augusto Álvarez Rodrich en su artículo en el diario La República sobre “El Ministerio Público: algo se pudre ahí” del pasado 14 de mayo habla de la “podredumbre en una institución clave como el Ministerio Público para la lucha contra la corrupción, por su uso al servicio del interés particular, subalterno y político”. Mirko Lauer en su artículo “Fiscal Pérez habría, tendría, querría” del 21 de mayo ha señalado que José Domingo Pérez en el caso de la investigación del expresidente Pedro Pablo Kuczynski “luego de tomarse las cosas con exasperante calma, ahora quiere renunciar a su estrado de Lava Jato. Debería quedarse en su puesto hasta terminar la tarea, y no abandonar el bote sin rumbo que ha fletado”. Rosa María Palacios en su programa Sin Guión vaticina “el fracaso de las acusaciones contra Keiko Fujimori y el exmandatario Ollanta Humala, acusados de lavado de activos debido a donaciones económicas en campaña” y recordó que las donaciones en campaña no constituían un delito, sino a partir de agosto del año 2019, por lo que no existe delito.

Sin embargo, el problema del Ministerio Público no se reduce y se centra en los fiscales Vela Barba y Pérez, sino que comprende a la cúspide que hasta hace poco dirigía la institución, como es el caso de la exfiscal de la Nación Zoraida Ávalos Rivera. Ávalos, más allá del poder que amasó en alianza con muchos fiscales de su confianza y de la prensa amiga que siempre la secundó, logró montar un esquema de protección e impunidad para que no se llegará investigar los graves actos delictivos en los que se vio envuelta antes de su designación como Fiscal Suprema el año 2013 por haber utilizado cinco certificados bamba (falsos) para pasar raspando la etapa de la evaluación curricular dispuesta por el Consejo Nacional de la Magistratura en el concurso de nombramiento para Fiscal Supremo. El puntaje obtenido por la postulante Ávalos Rivera en la fase curricular fue de 67.50 puntos sobre un mínimo de 66 puntos como nota aprobatoria y la puntuación asignada a los 05 certificados falsos expedidos por el Instituto Librejur fue de 02 puntos; de tal forma que sin la calificación de los documentos bamba solo hubiera logrado una puntuación de 65.50 y le hubiera faltado 0.50 para alcanzar la nota mínima aprobatoria, es decir, sin la existencia positiva, milagrosa y matemáticamente exacta  de los cinco certificados falsos no hubiera logrado aprobar la etapa de la evaluación curricular del antiguo Consejo Nacional de la Magistratura y hubiera dejado automáticamente el concurso para ser nombrada como Fiscal Suprema, ya que se trataba de fases eliminatorias si es que no se obtenía un puntaje mínimo.

 

Haciendo un poco de historia

Como es de público conocimiento el artífice del nombramiento de Zoraida Ávalos como Fiscal Suprema fue José Luis Cavassa Roncalla, quien desde del año 2011 manejaba las riendas del Consejo Nacional de la Magistratura y era operador en esa época del expresidente Regional de Áncash, César Álvarez Aguilar, dado el control que había logrado con la complicidad de los exconsejeros Vladimir Paz de la Barra, Gastón Soto Vallenas y Luz Marina Guzmán Diaz.

El periodista de investigación Ricardo Uceda en el artículo “Recuerdos de un ascenso” publicado en La República del 22 de septiembre del 2020 sostuvo: “Hasta el momento las indagaciones de la Fiscalía (en el caso Cuellos Blancos) se han concentrado en las influencias ilegales de José Luis Cavassa para copar la ONPE en el 2018, y aún no tocan su incidencia en el Ministerio Público en años anteriores. No es posible anticipar lo que declarará sobre sus presuntas gestiones en favor de Ávalos y Miraval. De ser ciertas, es un imputado con mucho poder de negociación, un poder que se extiende al dueño de Podemos, José Luna, quizá la cabeza más importante de Los Cuellos Blancos. La Fiscal de la Nación ha efectuado recientemente cambios sustantivos: le ha quitado el control de las investigaciones a la fiscal Rocío Sánchez para entregárselo a Sandra Castro. Aunque Castro ha dicho que su intervención será para “reforzar” el trabajo, una interpretación distinta es que Zoraida Ávalos desea que el factor Cavassa sea manejado por alguien de su confianza”. Uceda recordó que “Cavassa está investigado por supuesta intervención dolosa ante el exCNM para favorecer a Podemos en 2018, cuyo líder, José Luna, también es uno de los imputados. Anteriormente fue operador político del ex gobernador de Áncash, César Álvarez, preso por corrupción. En el juicio contra Álvarez, Cavassa está acusado de varios delitos y el fiscal ha pedido en contra suya 30 años de penitenciaría. Sus problemas con la justicia comenzaron mucho antes, por su implicación en una falsificación de firmas para inscribir al partido de Alberto Fujimori, Perú 2000”.

En Sudaca, en el artículo “Zoraida Ávalos: el ejemplo perfecto de impunidad” del 2 de noviembre del 2022 advertimos de la existencia en la Fiscalía de la Nación de la Carpeta Fiscal N° 10800001-2020-87 en la que se investiga a José Luis Cavassa Roncalla, y otras personas, por la elección como presidente del Consejo Nacional de la Magistratura, como consecuencia de un Informe N° 000118-2020 del 31 de julio del 2020 que fue remitido a la Fiscalía de la Nación que dirigía Zoraida Ávalos por la Primera Fiscalía Especializada en Corrupción de Funcionarios que estaba a cargo del Fiscal Jesús Fernández Alarcón y la Fiscal Fanny Quispe Farfán. En este caso, Ávalos Rivera se demoró, inexplicablemente, casi dos años en iniciar diligencias preliminares e investigar un hecho en el que estaba involucrado el autor de su nombramiento como Fiscal Suprema.

Como se sabe, las personas no solo confiesan con palabras, sino con sus acciones  ¿Por qué la exfiscal de la Nación se demoró casi 700 días en abrir investigación a una persona que fue decisiva en su nombramiento como Fiscal Suprema? ¿Por qué recién abrió investigación a Cavassa Roncalla, por increíble que parezca, el último día que estuvo sentada como Fiscal de la Nación? ¿En qué otros casos el despacho de Zoraida Ávalos se demoró dos años en abrir investigación? La respuesta es simple: en ningún otro caso.

Este hecho tan grave, escandaloso y delicado ha pasado completamente desapercibido a la Junta Nacional de Justicia, quien no solo la ha ratificado en el cargo como Fiscal Suprema, sino que ayer ha emitido un comunicado a favor de Zoraida Ávalos pidiendo prudencia al Congreso de la República en la votación de su denuncia constitucional que se llevará a cabo el día 25 de mayo del 2023 y que tiene a la exfiscal de la Nación contra las cuerdas.

La Junta Nacional de Justicia no se ha tomado la molestia de investigar por este hecho a Zoraida Ávalos traicionando sus propios precedentes anteriores. Por ejemplo, la JNJ en una resolución del 31 de enero del 2022 (P.D N° 155-2020) decidió destituir a un juez de Amazonas: José Antonio Bravo Soto por haber demorado 17 meses la redacción de una sentencia condenatoria cuyo fallo había sido leído en una audiencia pública. De modo semejante, la Junta Nacional de Justicia el 13 de agosto de 2021 (P.D. No 032-2020-JNJ) destituyó a un Fiscal provincial por disponer abrir investigación preliminar luego de tres meses de conocido el hecho delictivo.

La Junta Nacional de Justicia está actuando como en las peores épocas del defenestrado y tristemente recordado Consejo Nacional de la Magistratura: blinda y protege a la exfiscal de la Nación que los eligió y votó por su nombramiento y a quien no tocan ni un pelo, pese a que por hechos menos graves han destituido a jueces y fiscales de menor jerarquía.

Zoraida Ávalos y el Informe Policial de Cavassa Roncalla que desapareció del mapa 

El hecho de la demora de más de dos años en abrir investigación al hacedor de su nombramiento como Fiscal Suprema, sin que haya justificación alguna que no sea el mero chalequeo descarado y al más alto nivel del Ministerio Público, no se debe ver como un acto aislado, sino en un contexto más amplio y delicado que explica el proceder de Ávalos Rivera. Veamos:

El 4 de febrero del 2021 la División de Alta Tecnología de la Policía Nacional (DIVIAC) remitió el Informe N° 08-2021-DIRNIC-PNP/DIVIAC-DEPINESP 2 (firmado por SO PNP Norman Valdarrago Soria y con la conformidad del Capitán PNP: Gian Carlo Espinoza Valdivia), mediante el Oficio N° 61-2021-DIRNIC-PNP/DIVIAC-DEPINESP 02 (firmado por el Capitán PNP: Gian Carlo Espinoza Valdivia), a la Fiscalía de Crimen Organizado del Callao, que en ese entonces despachaba la Fiscal Rocío Sánchez Saavedra. En dicho Informe se realizaba un “análisis de contenido de la información existente en diversos audios obtenidos producto de la ejecución de la medida limitativa de derechos (escuchas legales), practicado a integrantes de la Organización Criminal denominada “Los Cuellos Blancos del Puerto”, entre los cuales se encuentra inmerso José Luis CAVASSA RONCALLA”.

En la página 41 del el Informe N° 08-2021-DIRNIC-PNP/DIVIAC-DEPINESP 2 se identifica a José Luis Cavassa Roncalla como titular del celular número 993686608 y se señala que dicha persona es conocida como “Pepe Lucho”. El Informe analiza 21 audios en los que directamente estaría relacionado “Pepe Lucho” Cavassa Roncalla y se comunica con otros miembros de la organización Los Cuellos Blancos del Puerto o simplemente se refieren a él. En las conclusiones del Informe Policial se destaca la intervención de Walter Ríos Montalvo y José Luis Cavassa Roncalla para beneficiar al candidato a la Presidencia del CNM Orlando Velásquez Benites y en el que Cavassa habría influenciado ante sus amistades (Guido Águila Grados y Julio Atilio Gutiérrez Pebe) para que voten a favor de dicho candidato (página 24).

Sudaca se comunicó con la Dra. Rocío Sánchez Saavedra, quien confirmó la autenticidad del Informe N° 08-2021-DIRNIC-PNP/DIVIAC-DEPINESP 2 y nos señaló, para disipar cualquier duda, que en la parte superior del Oficio N° 61-2021-DIRNIC-PNP/DIVIAC-DEPINESP 02 se puede ver el sello de recepción del 4 de febrero del 2021 a las 3.47, de la Fiscalía Supraprovincial Corporativa especializada contra el crimen organizado –Equipo Especial– que en ese entonces dirigía.

Lo grave del asunto es que el Informe N° 08-2021-DIRNIC-PNP/DIVIAC-DEPINESP 2 ha desaparecido de la Carpeta Fiscal en la que se investiga a José Luis Cavassa Roncalla como parte de la organización Los Cuellos Blancos del Puerto. Se ha consultado a algunos abogados y asistentes que han conocido la carpeta principal del caso “Los Cuellos Blancos del Puerto” y ninguno recuerda haber visto incorporado a la Carpeta Fiscal el Informe N° 08-2021.

Resulta sumamente preocupante y escandaloso que dicho Informe, que llegó a la Fiscalía el 4 de febrero del 2021 en horas de la tarde y se comprueba con su sello de recepción, se haya extraviado y nadie lo ubique, luego que Zoraida Ávalos decidiera remover del cargo a la Dra. Rocío Sánchez Saavedra, pocos días después de recibido el Informe. Y justamente, lo extraño es que dicho Informe tenga como objeto exclusivo de análisis la intervención en la Organización Criminal de los Cuellos Blancos de José Luis Cavassa Roncalla, quien fue la persona que se encargó del nombramiento de Zoraida Ávalos Rivera como Fiscal Suprema el año 2013.

La historia oficial del caso “Cuellos Blancos” refiere que la Fiscal Rocío Sánchez fue retirada del caso por haberse reunido con el expresidente de la República, Martín Vizcarra; sin embargo, es absolutamente razonable sostener como lo hizo hace casi tres años Ricardo Uceda en su artículo “Recuerdos de un ascenso” que: “Zoraida Ávalos desea que el factor Cavassa sea manejado por alguien de su confianza”.

Con ello, no solo se comprueba que hay una situación de complicidad e impunidad recíproca entre Zoraida Ávalos y su mentor José Luis Cavassa Roncalla, sino que refleja cinematográficamente la magnitud de cómo se llega a utilizar el poder en la Fiscalía en beneficio propio y de las personas cercanas que en su día fueron claves para la toma del Ministerio Público.

Tags:

informe policial, José Domingo Pérez, José Luis Cavassa Rocalla, Ministerio público, Rafael Vela Barba, Zoraida Ávalos

Mas artículos del autor:

"López Aliaga se dispara al pie"
"La democracia no puede ser inerte"
"Cambio radical de campañas"
x