Emprende

La retroalimentación o ‘feedback’ es una comunicación que se realiza dentro del equipo de trabajo para hacer evaluaciones y mejorar el desempeño de un área. Palabras como “es mejor hacerlo de este modo” o “buen trabajo” son ejemplos claros de que estos comentarios pueden ser positivos y deberíamos realizarlos y recibirlos con frecuencia.

Uno de los problemas con el ‘feedback’ según Galia MacKee, Consultora Senior at Cambridge International Consulting, es que es el receptor el que decide si lo acepta o no, y esta habilidad no es innata, hay que cultivarla.

“Si bien las personas estamos orientadas al aprendizaje, aprender sobre nosotros mismos no es un proceso fácil ni necesariamente placentero. Junto con nuestro deseo de aprender está nuestro deseo de ser apreciados, aceptados y respetados, tal como somos”, explicó en una columna para el portal Infocapital Humano.

Claves para hacerlo bien

En líneas generales, una retroalimentación eficaz es oportuna, porque se realiza lo más cerca posible a la acción por mejorar, es objetiva, porque apunta al comportamiento y no a la persona en sí, y su intención es positiva, no busca castigar. Como en estos casos la forma es tan importante como el fondo, Pilar Jericó, empresaria, conferenciante y colaboradora de El País, aconseja seguir estas recomendaciones:

Buscar el momento adecuado. Lo ideal es esperar a que la otra persona puede estar más receptiva, pero tampoco espere semanas, meses o años.

Escoger el mejor canal. El texto escrito es muchísimo más frío que una llamada y que una comunicación cara a cara. Si el tema es importante, es mejor quedar con la otra persona para tener esa conversación en persona.

Un mensaje que sea aplicable. Por ejemplo, decir “no me gusta tu manera de hablar” deja a la otra persona sin saber qué cambiar. Es diferente de “tu tono de voz es muy alto”, al menos ya sabe que podría descender algunos decibelios su tono de voz.

Cuidado con las palabras prohibidas. Evite palabras como “siempre” o “nunca”. Por ejemplo, “nunca sacas la basura”. Otra palabra peligrosa es “pero”. Si dice “Cuánta iniciativa tienes, pero qué mal trabajas en equipo”, seguramente, la persona recordará solo lo último.

Específico y útil. Evite dar mil y una vueltas con una gran cantidad de datos, sin hacerle ver qué puede hacer para resolverlo.

Por último, Julián Torres, administrador de empresas de la Universidad de los Andes, comenta en un artículo para Forbes Colombia que lo más sano para las organizaciones es mostrar que todos pueden dar ‘feedback’. Si esto se desincentiva, se corre el riesgo de estar en la oscuridad sobre los problemas reales de la compañía y que se produzcan fugas de talento porque prefieren irse de un lugar donde no pueden dar su opinión.

Tags:

Feedback, Transparente

A pesar de que aspectos personales, como el estado civil o los hijos a cargo, no determinan el desempeño de un profesional, algunas empresas todavía realizan preguntas de índole personal durante sus procesos de reclutamiento. Según una guía de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para promover el enfoque de género en la gestión de recursos humanos, las entrevistas de trabajo se deben realizar sin prejuicios de género.

Por lo tanto, el documento considera que existen preguntas que no deberían de formularse. Por ejemplo; “¿cuál es su estado civil?”, “¿está usted casado o casada?” o “¿piensa tener hijos pronto?”. Estas consultas pueden sesgar la decisión de contratación.

En cambio, se recomienda exponer las condiciones del puesto, es decir, si se trabaja fines de semana o se hacen labores en ciertas épocas del año. “En esos casos, las personas tendrán que decidir si las condiciones les convienen y no discriminarlas a priori”, refiere.

Para César Cáceres Danigno, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Piura, si es que resulta necesario conocer las circunstancias personales de cada candidato, conviene que el reclutador explique por qué se hace este tipo de preguntas.

“Si bien no se puede obligar a responder una pregunta, sí se debe explicar el motivo de la pregunta, asegurando la confidencialidad en el manejo de la información que se dé”, precisa.

¿Responder o no responder?

Resaltó que, aún con toda la explicación del caso, el postulante o la postulante tienen el derecho a no responder. Incluso, consideró importante fundamentar la negativa, algo que los reclutadores pueden valorar positivamente.

“Si el postulante está incómodo y se lo comunica al entrevistador, y este es un entrevistador calificado, lo agradecerá. Generalmente, acciones como esta incrementan la atractividad del postulante en el proceso de selección”, sostiene.

Consideró también que la primera instancia de la responsabilidad social de la empresa se vive con los trabajadores y sus familias. “No se podrá tratar adecuadamente a un trabajador que no se conoce”, advierte. En su opinión, también se debe considerar que los trabajadores con dependientes tienen más incentivos para quedarse en la compañía.

“Muchas veces se piensa que las responsabilidades familiares restan oportunidades; sin embargo, está probado que las incrementan. Las personas con mayor carga familiar suelen ser más leales, estables y productivos; más rentables para la organización, en términos económicos”, asegura.

Por último, animó a los postulantes a preguntar por todas las dudas que tengan sobre la empresa y el puesto de trabajo.

Tags:

Entrevista de trabajo, Preguntas

En Youtube:

En Soundcloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​ #SamantaAlva​​​​ #Coaching #Marketing #Finanzas

Tags:

Banca, Crédito

A muchas personas les ha sucedido alguna vez que logran algo muy ansiado y tienen la sensación de que el mérito es en realidad una casualidad o cuestión de suerte en lugar de considerar el esfuerzo realizado. Este es un ejemplo muy claro de cómo funciona el Síndrome del Impostor.

El psicólogo David Espinoza explica que aproximadamente, siete de cada diez personas han sufrido de este síndrome en algún momento de sus vidas. El Síndrome del Impostor se define como el disgusto psíquico y emocional que ha sido directamente relacionado a la emoción individual de no ser merecedor del lugar y/o reconocimientos que se encuentra ocupando o gozando por fruto de sus habilidades personales en los niveles laboral, académico y social.

Este síndrome suele aparecer en estudiantes con excelentes notas y, en mayor medida, en profesionales exitosos. Su aparición tiene una alta correlación con la baja autoestima y el pobre autoconcepto de la persona. Otro factor importante para su aparición suele ser la actitud despectiva o crítica por parte de personas que comparten el entorno del sujeto trastornado que envidian sus logros.

La persona que se encuentra sufriendo esta condición siente que nunca está a la altura de aquello que goza fruto de su éxito y capacidades. El individuo tiene la constante sensación de no ser lo suficientemente bueno en lo que hace, además de catalogarse como inútil o incapaz. Además, puede llegar a acusarse a sí mismo de ser un impostor, un completo fraude en todo lo que realiza. A esto se debe el nombre de esta condición.

¿Cuáles son los síntomas?

El psicólogo explica que algunos de los síntomas más comunes de este síndrome son:

-Recurrente falta de confianza en las propias competencias.

-La constante creencia de que los logros y éxitos no son merecidos.

-Considerar que los aciertos son debido a la suerte, al azar, o a que otras personas involucradas son más poderosas y han ayudado a conseguirlos.

-Miedo permanente a que las demás personas que pueden estar siendo “engañadas” por el individuo descubran su “fraude”.

-Constante inseguridad y falta de confianza en el ámbito académico, laboral y social.

-Persistentes expectativas de fracaso seguro ante situaciones similares las cuales han sido superadas con éxito por el propio individuo en eventos anteriores.

Baja autoestima. Sin razón aparente aparecen cuadros sintomáticos de corte negativo tales como: ansiedad, tristeza, desesperanza.

¿Cómo superarlo?

Esta sensación de no estar lo suficientemente preparado o ser suficiente desaparece a medida que pasa el tiempo y la persona obtiene más experiencia en el campo en el que se desenvuelve.

Para superar el Síndrome del Impostor, es importante que la persona no rechace ni ignore cumplidos o felicitaciones, pues son fruto de su esfuerzo. Así se empezará a moldear los pensamientos y empezar a desarraigarse poco a poco de la falsa idea de que el éxito es por causa del azar.

Tags:

Síndrome impostor

De acuerdo a Infocorp, la deuda morosa en el 2020 cerró en S/ 33 543 millones, 4.2 % más que el registrado en el 2019. Esto implica importantes cambios en el score crediticio de los peruanos que podría estar alejándolos del acceso a mejores productos y condiciones financieras.

Arturo García Villacorta, docente de la Universidad ESAN, explica que el sistema de evaluación financiera plasmado en el score financiero predice el riesgo de impago de un préstamo por parte del posible cliente, y gestiona el riesgo crediticio pues distingue a los clientes «buenos» de los malos», filtrando así a los clientes con sobreendeudamiento. Este sistema puesto en marcha por centrales de riesgo, permite tomar en tiempo real la decisión de otorgar un crédito o no a una persona, mejorando el tiempo de atención a los clientes, descentralizar la concesión del crédito y desarrollar una mejor relación con el cliente al otorgarle productos que se adecúan a sus posibilidades.

Este sistema financiero es aplicado para la cartera minorista: personas (créditos de consumo y créditos hipotecarios) y mypes (micro y pequeñas empresas). Sin embargo, es importante mencionar que para la cartera no minorista, es decir, empresas medianas, grandes y corporativas, el sistema de calificación de créditos utilizado es el rating.

Aprender a tener un buen historial crediticio

Tener un buen historial crediticio es sumamente importante, sobre todo para los emprendedores y sus negocios, pues esto facilitará que las entidades financieras confíen en su capacidad de pago, permitiendo el acceso a créditos o reprogramaciones con mejores tasas de interés.

Los especialistas de Caja Piura explican cómo mantener saludable el historial crediticio en época de pandemia por el COVID-19:

Investigar: Buscar opciones que permitan sacar adelante el negocio sin sobreendeudarse. En el mercado existen diversos créditos de reactivación económica que impulsan las entidades de microfinanzas.

Buscar asesoría formal: Consultar de manera directa a las empresas financieras información sobre alternativas de créditos e identificar la mejor opción. En caso de tener un crédito y de necesitar facilidades de pago, se puede solicitar información sobre reprogramaciones.

Ajustar los gastos: Reinventar el negocio acorde a la nueva normalidad, analizar si es necesario minimizar gastos innecesarios para ser más eficiente con los ingresos en el corto plazo y afrontar el pago de todas las cuentas a fin de mes.

Tags:

Deudas, Historial crediticio, Pandemia

Un informe de la consultora KPMG reveló que a raíz de la pandemia por COVID–19, cerca del 80% de las empresas en el mundo han acelerado sus procesos de transformación digital, lo cual ha generado una mayor necesidad de contratación de profesionales expertos en tecnologías de la información. Además, según el Foro Económico Mundial, se calcula que en el mundo se generarán cerca de 150 millones de nuevos empleos tecnológicos durante los próximos 5 años.

Un estudio de IT-Talent Research reveló, además, que existe un porcentaje aceptable de profesionales con grado de magíster (26,6%), una especialización necesaria para cargos ejecutivos. En ese sentido, Marco Muñoz, CEO de IT-Talent, indica que “normalmente los profesionales TI que proyectan seguir un camino más ejecutivo que técnico, buscan integrar conocimiento mediante un magíster”, y que estos profesionales reciben un 30% más de ingresos que sus pares.

Además, según Certus, los sueldos de los profesionales de Tecnologías de la Información pueden superar los S/ 7,000, lo cual depende también de la especialidad. Para Muñoz, mantenerse estudiando es necesario, porque «en esta profesión es dinámica y cada cinco años se reciben nuevos grandes cambios tecnológicos».

Dominio de otro idioma

En cuanto al dominio del idioma inglés, más allá de su conocimiento técnico, los profesionales de las tecnologías de la información deben de manejar el inglés conversacional. Esto se debe a que las empresas necesitan profesionales capacitados, pero también capaces de tomar liderazgos en reuniones y presentar ideas.

«En estas instancias traducir los correos electrónicos no sirve. Además, y muy especialmente en las grandes compañías, el inglés cotidiano es fundamental para entablar comunicaciones con personas de todo el mundo, estadounidenses, indios, brasileños, alemanes, etcétera; entonces es necesario tener un idioma universal”, puntualiza Marco Muñoz y agrega que un profesional con un buen nivel de inglés, idealmente certificado, puede percibir entre un 30% y 50% más de ingresos que alguien que no lo domine.

Respecto a la rigurosidad de los headhunters tecnológicos al evaluar el dominio de este idioma, IT-Talent indica que estas evaluaciones suelen ser realizadas por profesores nativos para asegurar un nivel óptimo, mediante pruebas de gramática, habla y escucha. “No es lo mismo defenderse que entablar una conversación o hacer una presentación frente a un directorio que no habla el mismo idioma que uno”, indican.

Tags:

inglés, Tecnicos, TI

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) según los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del año 2019, señala que el grupo etario de 18 a 29 de la Población Económicamente Activa (PEA) ocupada, es del 21.13% que son los que participan en el mercado laboral como trabajadores independientes. El 64.8 % son trabajadores asalariados (obreros, empleados y practicantes), el 10.97% son trabajadores asalariados no remunerados y el 1.45 % son empleadores o patronos, mientras 1.66 % son trabajadores del hogar. En los últimos casi 15 meses la PEA ocupada en sus diferentes categorías se ha visto afectadas cuarentenas establecidas para enfrentar la pandemia del COVID-19; y también por situaciones económicas propias de esta coyuntura. Esto pone como resultado que gran parte de los empleos de trabajadores independientes se redujo casi casi a cero.

En este contexto, observamos que se ha dado un impacto desigual en las categorías de ocupación de la (PEA) Ocupada (72,5% según el último Censo del INEI, 2017), perjudicando en mayor grado a los trabajadores independientes llamados informales, que debido a la paralización económica han reducido sus ingresos afectando su ya deteriorada calidad de vida.

Ante esta situación, el escenario se presentó y se presenta desolador para nuestro país, y se va incrementando el inicio de estrategias de subsistencia por parte de las familias y también de los jóvenes, generándose el autoempleo en todas sus manifestaciones, y sumando un alto porcentaje de trabajadores independientes informales (autónomo o trabajador por cuenta propia) y que son más vulnerables a las situaciones de pobreza, y sobre todo en este contexto de crisis que estamos viviendo producto de la pandemia mundial COVID-19.

Es necesario entonces entrar al análisis profundo y serio de esta realidad innegable y necesaria como modelo de subsistencia y buscar fortalecer o recuperar aquellas iniciativas que permitan y reactivar la situación laboral.

Pienso que no es suficiente (pero no es menos importante), capacitar o proponer políticas que apunten al trabajo dependiente como cuando capacitas para reinsertar laboralmente a la población y sobre todo aquella se encuentra el rango de las dos o tres décadas en edad, ya que la demanda siempre va estar por encima de la oferta laboral;

Es por eso, que considero muy necesario buscar las formas de construir espacios de fortalecimiento, recuperación y apuesta por un resurgimiento económico que no le dé la espalda al tema del autoempleo, que, como una necesidad, podría permitir la consolidación y sostenibilidad de las personas que buscan individualmente hacer frente a una crisis que es inminente.

El autoempleo muchas veces y casi todas, se va a dar por necesidad extrema, sin embargo, es labor de las instituciones, evaluar éstas situaciones extremas y convertirlas en oportunidades de crecimiento y desarrollo  en todos los ámbitos, ya sea rural o urbano. Muchas experiencias rurales con categorías de autoempleos pasan por la oportunidad de desarrollos autosostenidos muy importantes. Ni que decir de las experiencias urbanas, estrategias utilizadas para subsistir, creando oportunidades de desarrollo y crecimiento parejo, es por eso muy necesario el apoyo del Estado, creando los espacios para fortalecer de alguna forma el mercado interno.

Fortalecer las habilidades y capacidades del autoempleado, va a permitir, en un buen porcentaje, mirar la necesidad y convertirla en una oportunidad. La informalidad dejará de serlo si sumado a esto, se dan las condiciones de apoyo a la generación de futuros emprendimientos serios y sostenibles, dándole la categoría real a este sustantivo, tan utilizado en todos lados.

HANS BEHR LESCANO
ANTROPÓLOGO

Tags:

Autoempleo, Oportunidades

Esta historia se desarrolla en un pequeño y lejano pueblo, donde existía una casa que había estado abandonada por muchos años. Sin embargo, cierto día, un perrito que estaba buscando refugio del sol, logró meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa. El perrito, comenzó a olfatear todo, moverse por todo el lugar. Finalmente, encontró unas escaleras muy viejas, y a pesar del rechinar de la madera y el susto que le producía, logró subir lentamente.

Cuando por fin consiguió llegar al segundo piso, se topó con una puerta que se encontraba semiabierta; lentamente se adentró en el cuarto. Para su sorpresa, al asomar el hocico, se dio cuenta que dentro de ese cuarto, habían mil perritos, que al mismo tiempo asomaban el hocico. Estos perritos, lo estaban observando tan fijamente como él los observaba a ellos. El perrito, que miraba a todos estos con actitud agresiva, vio que al mismo tiempo, a él lo veían también con actitud amenazante, lo cual hizo que se sintiera muy amenazado, porque quizás, no eran más grandes que él, pero si eran muchos y lo estaban viendo de una manera muy agresiva. Entonces, les empezó a gruñir, pero al mismo tiempo, obviamente los mil perritos le comenzaron a gruñir a él en respuesta. Poco a poco, todo fue empeorando porque comenzó a ladrarles ferozmente, a lo que los otros mil perritos le ladraron también a él. El perrito se asustó tanto al escuchar cómo le ladraban todos esos perros, que cuando salió disparado, pensó: “Qué lugar tan desagradable y horrible es éste, que mal me sentí, que mal me trataron, nunca más volveré por aquí”.

Tiempo después, otro perrito callejero entró a la misma casa, la recorrió también hasta que finalmente llegó al mismo cuarto que había entrado el primer perrito. Pero a diferencia del primero, cuando este asomó la cabeza al cuarto, el perrito comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco. Los mil perritos hicieron lo mismo. Posteriormente sonrió y les ladró alegremente a todos y cada uno de ellos. El perrito se quedó sorprendido al ver que los mil perritos también le sonreían y ladraban alegremente a él.

Finalmente, cuando el perrito salió del cuarto, se quedó pensando para sí mismo: “Qué lugar tan agradable, qué experiencia tan feliz, hace tiempo no me sentía tan bien recibido, voy a venir más seguido a visitarlo”. Ambos perritos, que obviamente no sabían leer, no vieron un letrero fuera de la casa que decía: “La Casa de los mil Espejos”.

Y tú ¿qué cara le pones al mundo?, ¿con qué actitud interactúas con las personas, las conozcas o no las conozcas?, ¿con qué actitud te recibe el mundo y tú qué das de vuelta? ¿cómo estás actuando – reaccionando o respondiendo – a los espejos de tú vida?

En la vida, en el mundo, constantemente estamos recibiendo “feedback” – retroalimentación – de lo que estamos entregándole. Sin embargo, en muchos casos no nos hacemos cargo, no queremos ver, no queremos darnos cuenta y más bien echamos las culpas al “mundo”, como que el “mundo” es el que ha hecho que nos comportemos como lo hacemos y reaccionemos como lo hacemos. Nosotros podemos reaccionar e ir en contra de lo que recibimos, o podemos responder y alinear nuestras acciones y actitudes a lo que queremos lograr, conseguir, alcanzar.

Reaccionar te pone en actitud de “efecto” (tú no generas lo que pasa, sólo eres parte del problema o la situación). Pasó algo y tú vas en contra, sin pensar, sin reflexionar si es lo mejor para obtener tus resultados. En realidad, tú no estás decidiendo, la situación decide por ti, y tú reaccionas de acuerdo a patrones preestablecidos aprendidos en tu pasado. Responder en cambio, requiere que estés presente, que estés claro del resultado que quieres lograr, de tener claro tu propósito, y entonces decidir conscientemente cuál es la actitud, cuál es la acción, de qué manera vas a enfrentar la situación y de qué manera te vas a desenvolver y finalmente actuar. Te conviertes en la causa, en el generador del resultado, creador del presente para ti.

Te invitamos entonces a estar presente a los espejos de tú vida, a no reaccionar sino por el contrario a responder, a estar en real control de las situaciones y alinear tu accionar a los resultados que estés comprometido a generar. Como decía Ghandi: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Cada uno de nosotros puede ser ese cambio y crear un mundo donde valga la pena vivir, comenzando por nosotros mismos. Te deseamos una vida abundante y feliz.

Nos encantaría leer tus comentarios y si te ha servido que lo compartas en tus redes sociales.

Tags:

Creciendo entre amigos, Germán Díaz, Recibes
x