Emprende

Lisette Crespo es fotoperiodista y ha sido editora de fotografía en prestigiosas revistas del Perú. Tenía una vida tranquila y un trabajo estable. Eso que llamamos una vida profesional lograda. Pero un día lo dejó todo: cambió el bullicio de la ciudad, el estrés de Lima y las correrías agobiantes de las redacciones periodísticas para mudarse a un rincón perdido de la selva peruana, en la región Junín. En este espacio verde y espeso de nubes pomposas viene levantando su casa-taller. Un lugar desde donde impulsa el emprendimiento de su vida: Machina.

“Machina es un taller de diseño y fabricación de artesanía contemporánea con productos fabricados en madera certificada o reciclada”, cuenta Lisette a través del Zoom. Detrás de ella se observan algunos de sus trabajos: candelabros, portarretratos, revisteros, pero también nos precisa que fabrica repisas, sillas, mesas, todo tipo de muebles que construye como piezas únicas. “Mi objetivo es hacer piezas hermosas y duraderas que le den soporte y realce a cada aspecto de la vida cotidiana que resalten en los espacios que ocupamos diariamente”.

Machina fue fundado en Lima en el 2016. En su momento era un trabajo paralelo mientras Lisette editaba las imágenes de reconocidas revistas, entre ellas una dedicada a la arquitectura, decoración y el diseño de interiores.

“Trabajé más de 10 años para medios impresos y la mayor parte de ellos para una revista de decoración. Me había empapado demasiado de las tendencias de diseño mundial. Todos los días consumía diseño, mañana, tarde y noche”, cuenta la comunicadora convertida en artesana de la madera.

“Saliendo del colegio había estudiado en la Escuela de Bellas Artes. Aprendí las técnicas de las artes plásticas y la fotografía. Luego estudié ciencias de la comunicación y me gradué en producción audiovisual. Aunque me alejé de las artes plásticas, por un tiempo, el trabajo artístico con las manos nunca dejó de reclamarme”, afirma.

   

La vida en la montaña

Sin querer todo se iba alineando para su futura vida en la selva peruana. A la par de su trabajo periodístico, compró un par de máquinas que instaló en un cuarto de su casa, el instinto la hizo dibujar sus primeros diseños y de pronto su hogar se llenó de aserrín: ya estaba cortando, lijando y taladrando la madera. Todo lo hacía después de su trabajo como fotógrafa.

“Poco a poco fui implementando más el taller y aprendiendo la técnica con bastante facilidad. Era bastante cansado pues era como tener dos trabajos y la carpintería es físicamente demandante”, recuerda.

Por su trabajo como comunicadora, pronto Lisette, entendió que si quería dedicarse a esto debía trabajar su marca, la visión y el propósito de su negocio. “Fue en ese momento que me di cuenta que estaba en un camino sin retorno”. Vivir en la selva ya no era una idea fantasiosa. Comenzaba a palparse como una realidad. Pronto llegó la pandemia, el encierro, hubo quienes fueron en la búsqueda de espacios abiertos para vivir huyendo de una cuarentena que nos destruía. En ese contexto ¿Por qué no mudar su vida a un espacio donde pueda estar en contacto con la madera, la materia prima de su negocio? Total, Machina ya era una realidad, los productos se ofertaban por internet, se vendía bien, había que entender aún más el origen del producto: la madera, in situ. Entonces tomó la oportunidad y se marchó. Machina tenía nuevo hogar: un lugar perdido en la selva de la región Junín.

“Hace poco mudé el taller a una montaña en la selva. Esta fue una idea que concebí hace algunos años atrás”, cuenta. “Cuando aún trabajaba como editora y empezaba a preguntarme qué era lo más importante para mí. La respuesta fue aprender de lo más básico y esencial acerca de la vida”, explica. “En medio de este contexto en el que vivimos, tan bullicioso y cargado de mensajes desalentadores y superficiales, de distracciones y paliativos, esta fue mi manera de buscar el silencio necesario para que la vida se manifieste tal cual es, sin maquillaje”, insiste Crespo. “Por eso quise acercarme a la naturaleza, para absorber de ella lo que deseo plasmar en mis creaciones. Salir de Lima fue el primer paso y había que llevar el taller”.

Para Crespo Machina es un reencuentro con el trabajo hecho a mano. Hace el diseño de los productos, el packing, los fabrica, los fotografía y comunica su valor a través de las redes sociales. “Al principio, pensaba que al trabajar la madera la estaba transformando, pero ahora me doy cuenta de lo mucho que ella me ha transformado a mí”, reflexiona sobre sus piezas fabricadas de madera y de  manera artesanal. Entonces ahí aparecen los libreros, collares, tarimas modulares, y demás muebles.

“Uno de nuestros objetivos es alejarnos de la cultura de lo descartable y contribuir a cambiar esa predisposición del consumidor actual. Esa de comprar cosas económicas, pero débiles que pronto se deterioran y deben cambiarse produciendo más basura y un mayor desperdicio de recursos”. Su idea, nos cuenta, es tener productos duraderos, como los muebles de los abuelos.

Antes de terminar la entrevista le preguntamos a Lisette Crespo qué recomendarles a los emprendedores que buscan entrar en esta piscina sin agua que es iniciar un negocio en el Perú. Y su respuesta fue sencilla: animarse, lanzarse y encontrar en lo que hacen la pasión necesaria para hacer su negocio sostenible. Sin importar el dónde estés, ya sea en la bulliciosa ciudad o en el silencio de la selva. Aquel lugar que inspira a Crespo, para crear, para seguir adelante… para tener madera para emprender.

Dato:

Puede contactar a Machina a través de su Instagram y Facebook. También revisar su catálogo.

 

Tags:

Lisette Crespo, Machina, Madera

El estudio “Proyecciones para una reactivación empresarial sostenible en 2021” elaborado por Centrum PUCP y Avanza Sostenible reveló que el 76% de las empresas peruanas aumentó su interés por temas de sostenibilidad. Sin embargo, en el Perú son los aspectos sociales los de mayor relevancia frente al económico y ambiental.

En la variable social se prioriza la seguridad y salud ocupacional y la flexibilidad laboral. En segundo lugar, están los aspectos de gobernanza, donde la ética y la anticorrupción, será la prioridad. Respecto a la agenda ambiental, las áreas de mayor interés serían la gestión de residuos y la economía circular.

Ser sostenibles implica una responsabilidad con las nuevas generaciones, promover relaciones sociales sanas y cuidar los recursos naturales. En ese sentido, ¿cómo pueden las empresas empezar a desarrollar una cultura de sostenibilidad? Miguel Varela, CEO de TEIMAS, empresa que desarrolla productos tecnológicos orientados a reducir el impacto ambiental de las empresas, y entidades públicas, explica algunas claves para lograrlo:

Economizar recursos energéticos

Esta estrategia, que es la mejor forma de mejorar la productividad, comienza haciendo un análisis del lugar de trabajo y de los flujos energéticos existentes. Las medidas más comunes están vinculadas al aislamiento y la temperatura del espacio: antes de usar electricidad o gas, aprovechar la luz solar. Es importante evitar cualquier pérdida de energía provocada por desperfectos en la infraestructura, pues son muy comunes y sus costos a largo plazo pueden llegar a ser extensos. En algunos casos, es necesario hacer grandes cambios, como sucede con las fuentes energéticas. Pero, en la mayoría de las ocasiones, pequeños ajustes generan diferencias significativas.

Aprovechar los recursos cercanos

Este segundo punto está estrechamente vinculado al anterior. En un mercado globalizado, utilizar las ventajas del territorio particular en el que se desempeña la actividad es esencial. Por ejemplo, si la empresa realiza actividades en un lugar soleado, será buena idea implementar placas que absorban la energía, o si hay mucho viento, convendrá considerar parques eólicos.

Es necesario conocer lo mejor posible del área cercana, ahorrar en transporte, asegurarse de conocer a los proveedores y saber qué materias primas y qué talentos existen alrededor. Es recomendable comprar a proveedores locales, pues se genera menos daño ambiental y se mejora la confianza entre las redes cercanas.

Implementar los principios de la economía circular

Para ello es importante asumir que la materia es limitada y que el entorno es abierto. Esta estrategia busca reducir el ingreso de componentes y reutilizar aquellos que ya han entrado en la economía empresarial. Los residuos deben ser gestionados internamente o reciclados. Una empresa ya no puede ser una máquina de desechos. Así como se han prohibido las bolsas de plástico y se promueve el uso de las reutilizables, estos principios son extrapolados a todos los productos necesarios. En el caso del papel es fácil reciclarlo, pero debe hacerse también con envases y maquinaria informática.

Tags:

Avanza Sostenible, Centrum PUCP, Empresas peruanas, Sostenibilidad

El efectivo es el medio de pago más usado entre los peruanos conectados (92%), según una encuesta de Ipsos. Le siguen la tarjeta de débito (36%), la banca digital (18%) y la tarjeta de crédito (12%). Este último producto financiero resulta bastante útil pues puede salvarnos en alguna emergencia. Sin embargo, es importante saber cómo usarlas adecuadamente para evitar problemas al momento de pagar las deudas, señala la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc).

Por ello, la organización que representa a las instituciones financieras privadas de nuestro país, brinda algunas recomendaciones para no sobreendeudarse con las tarjetas de crédito:

Conocer las características de la tarjeta: Las condiciones de estos productos son fácilmente encontrados en la página web, banca telefónica y en las oficinas de las entidades financieras. Las más importantes a tomar en cuenta son el costo de membresía, las condiciones de exoneración, las fechas de pago del estado de cuenta, y en caso de optar por un financiamiento de compras preguntar por la TCEA.

No verla como extensión del sueldo: Lo mejor es realizar consumos de acuerdo a la capacidad de pago y presupuestar los gastos que se realice. Si no se puede pagar el monto total del mes es recomendable que se abone el pago mínimo, de esta manera se evita el deterioro de la calificación crediticia.

Evitar tener muchas tarjetas: Con una o dos es suficiente. Esto ayudará a controlar mejor los gastos y no pagar tantas comisiones y gastos.

Evitar disponer del efectivo: Utilizar la disposición de efectivo de la tarjeta solo en casos de emergencia, pues los intereses son más altos que los de los préstamos personales.

Estado de cuenta virtual: Solicitar el envío virtual del estado de cuenta para evitar el pago de la comisión por envío físico.

Pagar en una sola cuota: Cancelar los consumos en una sola cuota es la mejor opción para tener un buen récord y evitar el sobreendeudamiento pues se evitará pagar intereses compensatorios. Si se decide financiar las compras en más de una cuota hay que recordar que a mayor número de cuotas, más intereses se pagará.

Evitar el pago mínimo: De hacer esto, iremos acumulando grandes intereses. A esta opción se debe recurrir solamente en circunstancias excepcionales.

Tags:

ASBANC, Sobreendeudarte, Tarjetas de crédito

Esta semana se inauguró la edición número 42 de la Feria del libro Ricardo Palma. Se viene desarrollando de manera presencial en el Parque Kennedy de Miraflores y va hasta el 13 de setiembre. Sudaca conversó con Willy del Pozo, presidente de la Cámara Peruana del Libro, quien recuerda la necesidad de la permanencia de la Ley del Libro para acercar la lectura a los peruanos, así como sostener la industria editorial, en tiempos de pandemia.

Llevamos año y medio de pandemia. ¿Cómo se ha visto afectada la industria editorial en este tiempo?

Definitivamente el año 2020 ha sido complicado. Difícil para todos en general, pero sobre todo para industrias como la nuestra, que tiene al libro como motor. Sin embargo, hemos contado con ciertos apoyos como del Ministerio de Cultura a través de los estímulos culturales y económicos que tienen que ver con la creación literaria y la producción editorial. También desde la Biblioteca Nacional y el apoyo de un Decreto de Urgencia que se generó el año pasado desde el Gobierno para la compra de libros. Por otro lado, todos han tenido que aprender este sistema nuevo, implementar el e-commerce, no solamente para la comercialización de libros, sino también para la propuesta de programas culturales.

En octubre del año pasado se aprobó la Ley del Libro, que es una norma que plantea exoneraciones tributarias y un aumento en el presupuesto destinado al sector. ¿Hasta el momento han visto algún avance?

Participamos activamente, conjuntamente con el Ministerio Cultura, con la Biblioteca y demás entes vinculantes en la industria del libro, en sacar adelante esta ley. Incluso cuando fue promulgada, estuvimos presentes en el Congreso de la República y tuvimos la suerte después de conversar con varios congresistas que nos apoyaron. Sin embargo, consideramos que tenemos que seguir trabajando porque son tres años [en que la ley es válida], esta exoneración del IGV siempre tiene fecha de caducidad. Siempre tendremos que hacer campañas y negociaciones con los congresistas. Otra vez plantearles que el libro es un bien de primera necesidad, llegar al fondo de su conciencia y sentimiento para que realmente comprendan que un país con situación de emergencia lectora es como un país con una situación de emergencia en la salud. Los libros son vitales y necesarios. Esta ley debería ser permanente.

Por otro lado, otro tema que también se podría seguir peleando es una dotación mayor para la adquisición de libros. Es vital que las bibliotecas regionales y bibliotecas distritales tengan la oportunidad de contar con una mayor oferta de libros.

Y por último, otro punto que podríamos seguir trabajando es el sesgo para la retribución tributaria, para que te devuelvan el dinero, ese que tú soportaste, si no lo pudiste repercutir, ese IGV, ese retorno. No solamente sea para la microempresa, sino que sea para todos.

Desde la Cámara Peruana del Libro, ¿hay alguna medida que ustedes vengan impulsando para que se pueda ya concretar con el Gobierno?

Es un Congreso joven, recién están en el Gobierno. Hemos pedido ya nuestra cita con el ministro de Cultura para conversar sobre estos puntos. Hemos tenido algún alcance con miembros de la Comisión de Cultura en el Congreso. Entonces tenemos estos dos avances, pero de momento falta que se concrete la charla, las entrevistas y volver a retomar la conversación. Ahora estamos con la feria Ricardo Palma.

¿Cómo ven que finalmente ya se pueda realizar esta feria? ¿Cuál va a ser el objetivo final de realizarla?

Lo importante es haber experimentado el año pasado de la virtualidad para rescatar todo lo positivo. La Feria Ricardo Palma el año pasado fue virtual. Esta es nuestra feria más antigua. Son 42 años que lleva desarrollándose y está presente ininterrumpidamente en el distrito de Miraflores. Hemos conseguido retomar el espacio tradicional que es el Parque Kennedy, un espacio donde confluye mucha participación vecinal. Vemos con mucho optimismo la recuperación de este escenario. Son más de 50 expositores los que están participando y la afluencia del público será con todos los protocolos de bioseguridad, en un ambiente completamente oxigenado, completamente aireado y con distanciamiento entre un stand y otro.

¿Cómo fue realizar una feria completamente virtual el año pasado?

Al inicio, había que aprender escenarios en los que no nos movíamos. Sabíamos que, por ejemplo, las actividades presenciales eran siempre por las tardes y noches. Sin embargo, en la virtualidad puedes trabajar desde la mañana, puedes trabajarla a la hora de almuerzo. Ese tipo de experiencias son enriquecedoras. También saber que paralelamente, como estás haciendo una actividad presencial, la puedes transmitir a través de tus redes, cosa que antes, por ejemplo, se tomaba algunas fotos o se grababa tres minutos. Ahora no.

Ahora, con todo lo que aprendimos el año pasado, podemos tener la oportunidad de transmitirlo. También podemos contar con participación de extranjeros sin necesidad de que ellos vengan acá. Dentro de este aprendizaje y dentro de esta experiencia, se puede seguir trabajando con mayor empeño para que esta parte virtual se concrete y se posicione de una forma más directa con el posible lector por el posible comprador.

Para conocer el programa de la Feria del Libro Ricardo Palma, puedes dar clic AQUÍ

Foto de portada: Tomada del blog de Teodoro J. Morales 

Tags:

feria del libro, Ricardo Palma, Willy del Pozo

Formalizar la economía y el empleo debería ser una política de Estado de interés para políticos de izquierda y derecha. Todos deberíamos estar interesados en incrementar la formalidad en nuestro país. 

La pandemia desnudó la fragilidad de nuestra sociedad. A pesar de nuestra reciente historia de logros macroeconómicos, tuvimos uno de los peores desempeños en la región (y el mundo) tanto en lo sanitario como en lo económico en gran medida por la alta informalidad (además de la deficiente gestión). Empresas informales no podían acceder a medidas de apoyo del sistema financiero ni con apoyo del Estado. Tampoco a medidas laborales excepcionales como subsidios al empleo formal o suspensión perfecta de labores. Trabajadores informales no cuentan con una red robusta de protección social. No tenían otra opción más que seguir trabajando para generar ingresos para el día a día. 

Las recientes elecciones demuestran un hartazgo de gran parte de la ciudadanía y demandan un cambio. Demandan que el crecimiento y logos macroeconómicos se traduzcan en bienestar para la mayoría. Si bien el impulso a los programas sociales ayudó en este sentido, es una solución complementaria. La formalidad es la verdadera inclusión en el bienestar del crecimiento. A mayor formalidad, los beneficios del crecimiento se distribuyen sobre mayor parte de la población. Allí no hemos avanzado en términos relativos. Si bien el número de empresas formales y trabajadores formales crece en términos absolutos, no lo hace como proporción del total. 

¿Qué debemos hacer para formalizar? Pues se requiere un conjunto de reformas en las que cada una de ellas por separado puede generar costos mayores a beneficios a diferentes grupos de interés pero que en conjunto permitirían que todos estemos mejor. Esta es la razón por la que muchos grupos pueden tener resistencia a medidas aisladas que ayudan a formalizar. Es un equilibrio perverso en el que nos encontramos que requiere de varias reformas coherentes para pasar a un mejor equilibrio.

Múltiples reformas son necesarias para la formalización. Una reforma tributaria que incluya incentivos y beneficios para la formalidad y para hacer negocios con formales. Debemos repensar el sistema de protección social. Una reforma laboral que reduzca los incentivos de las empresas, en especial las pymes, para la informalidad. Una reforma pensionaria que considere la capacidad de los trabajadores de pagar sus costos y los subsidios necesarios. Una reforma de salud que cambie la fuente de financiamiento de las empresas hacia el presupuesto público y las familias. Medidas para mayor inclusión financiera que faciliten las transacciones de todos con la economía formal. Medidas de gobierno electrónico como la universalización de los comprobantes electrónicos que incrementan la trazabilidad y trámites on-line interoperables. Políticas de desarrollo productivo y políticas educativas que incrementen la productividad de empresas y trabajadores como beneficio por el cumplimiento de la formalidad. Reformas regulatorias que técnicamente resuelvan fallas de mercado sin generar trámites innecesarios o más complejos de lo que deberían ser. Finalmente es clave sensibilizar a todos sobre la importancia de ser parte del sistema, de un sistema que funciona.

La izquierda no se preocupa de la formalización porque defiende los beneficios laborales para los trabajadores formales.  Nota aparte, esto es contradictorio pues los trabajadores en los que concentran su defensa son en promedio los de mayor bienestar y dentro del 50% de mayores ingresos de la población y no ven al 50% de menores recursos. La derecha no entiende que se requiere ampliar la protección social y el gasto público y que esto demanda tener una mayor presión tributaria. En sumas y restas, los diferentes actores tendrán elementos de las múltiples reformas que los beneficien o no, pero en el neto, todos deberían poder estar mejor. 

Para alinear estas reformas se requieren algunos principios rectores que deben convivir y encontrar un balance: Incrementar y universalizar la protección social de la población, promover el crecimiento y la productividad de la economía, promover la redistribución de bienestar e incluir a todos. Formalizar es prioritario y es posible. Todos debemos poner la formalización en agenda: El gobierno, el Congreso, los políticos en general, el sector académico, los medios, el sector privado y la sociedad civil.

Tags:

Debate, Formalización, Protección

Así como se perdieron empleos durante la pandemia, también fueron surgiendo emprendimientos. De acuerdo a un estudio de Kantar Perú, el 43% de hogares a nivel nacional tiene un miembro que inició su negocio durante la pandemia, siendo este fenómeno transversal a todos los niveles socioeconómicos.

En entrevista con Gestión, Francisco Luna, country manager de la consultora, reveló que en los segmentos A y B existe una preferencia por la venta de diversos productos a través del delivery, después se encuentran las iniciativas centradas en los kits de protección y los productos de belleza vendidos por catálogo, que son más predominantes en los niveles C y E.

Para garantizar su crecimiento, es indispensable una buena administración financiera. Según Stefano Denegri, co-fundador de Qualus Manager, sistema que automatiza la gestión para las micro y pequeñas empresas (mypes), muy pocas mypes llevan un control adecuado de sus finanzas. “Esto impide que tengan las herramientas adecuadas para tomar las mejores decisiones y aumentar su rentabilidad”, comentó.

Reglas básicas a cuidar

Denegri y Carlos Eduado Pomarino, también cofundador de la empresa, coinciden en que tener un buen control financiero desde el inicio ayuda a tener el orden y la claridad necesaria para lograr los objetivos, superar las metas y alcanzar el máximo potencial del negocio.

Con la finalidad de que las empresas puedan tener éxito en el manejo de sus finanzas, los especialistas compartieron cinco hábitos financieros que pueden aplicar las mypes:

Control de Ventas. Ello permitirá almacenar información de cada transacción que se realice. Como mínimo se debe registrar fecha, monto, cuenta a la que ingresó el dinero, tipo de pago, etc. Así, se podrá analizar la información y tomar decisiones correctas para la empresa.

Control de Gastos. Igual que en las ventas, es importante registrar todos los gastos con los mayores detalles posibles. Esto permitirá saber cuánto se gastó por concepto en cada mes y se podrá comparar con otros periodos. Además, se podrá evaluar si los gastos son realmente necesarios o se puede reducir alguno para mejorar la rentabilidad.

Manejo de inventario. Tener un control adecuado del inventario permite conocer el stock disponible y en tiempo real. Asimismo, las empresas pueden identificar cuándo deben abastecerse y brindar un mejor manejo de las producciones para controlar los costos.

Facturas electrónicas. La emisión de facturas electrónicas permite automatizar procesos que representan costos escondidos para la empresa, como el envío automático a los clientes, evitar errores de digitación manual y tener un mejor control tributario.

Elaborar un presupuesto. Con el presupuesto se busca proyectar cuáles van a ser los futuros ingresos y egresos de la empresa. Para ello, se utiliza la información generada antes como referencia para armar una lista de ingresos, costos y gastos estimados para los meses futuros.

Foto de portada: gamarramayoristas.pe

Tags:

Emprendedor, Habitos financieros, Negocio
x