Portada

Emprende

¿Es bueno tener tarjetas de crédito sin usar?

Observa la cantidad de tarjetas de crédito que manejas y pregúntate si todas te traen la misma cantidad de beneficios o en realidad alguna representa una responsabilidad que no necesitas en el momento.
Por David Gavidia

Un análisis realizado por Scotiabank en 2020 reveló el aumento de uso de tarjetas de crédito en el último periodo. Hasta agosto se registró un crecimiento de esta vía de pago en 46% en supermercados, 42% en artículos para el hogar, 36% en telecomunicaciones, 29% en medicina y 25% en comida y abarrotes, frente al uso de tarjetas en 2019.

 

Si bien nos encontramos en un constante crecimiento del dinero plástico, muchas personas cuentan con tarjetas de crédito en desuso debido al poco movimiento físico permitido dada la pandemia por COVID-19. Por ello, el economista y asesor financiero Juan Carlos Delgado nos da algunas recomendaciones sobre las tarjetas de crédito.

 

Tener la cantidad necesaria

El economista recomienda un máximo de 3 tarjetas de crédito. “Tener una o diez tarjetas depende de cada uno y su capacidad de pago, pero la realidad es que se trata de un producto bastante caro”, indica Delgado. Por ello recomienda, en caso que deseemos tener más de una tarjeta de crédito, contar con la cantidad justa que se acomode a nuestro presupuesto de endeudamiento.

 

Atención al cobro de membresías

 

Muchas tarjetas requieren un pago de membresía para continuar usando este servicio financiero. “Si nuestra tarjeta se encuentra en desuso y venimos pagando una membresía por ella, no nos resultará rentable”, precisa el economista. En ese sentido, será mejor quedarnos con aquellas tarjetas a las que les damos uso frecuente o nos dan la mayor cantidad de beneficios como acumulación de puntos o pagos sin intereses.

 

Cuidado con el sobre endeudamiento

 

Contar con más de una tarjeta de crédito puede hacernos olvidar cuál es nuestra verdadera capacidad de pago. Administra de forma eficiente el tipo de compras o gastos que harás con cada una de ellas y limita la cantidad de dinero con la que te endeudarás.

 

Historial crediticio

Si bien las tarjetas de crédito son la vía más común para empezar a tener un historial crediticio, el economista explica que otro tipo de productos pueden cumplir la misma función, tal como un préstamo personal, crédito hipotecario o crédito vehicular. “Como la tarjeta de crédito es un producto costoso, genera una buena imagen en el historial siempre y cuando paguemos correctamente”, sentencia.

 

Por su parte, Patricia Willstatter, jefa del departamento de servicios al ciudadano de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) aseguró que las tarjetas de créditos sin usar perjudican la capacidad de endeudamiento de las personas a la hora de calificar para un préstamo.

 

“Cuando otra entidad financiera evalúa a una persona para un crédito hipotecario, por ejemplo, esa línea de crédito (de las tarjetas) que no se usa, afecta la capacidad de endeudamiento para calificar a ese tipo de crédito”, sostuvo.

 

Por ello, señaló, señaló, no es recomendable que las personas tengan tarjetas de crédito que no utilicen, porque, además, existen cargos inherentes a estos productos financieros, como el pago de membresía.

Aunque, desde agosto del año pasado, entró en vigor la norma de la SBS que modifica el Reglamento de Gestión de Conducta de Mercado del Sistema Financiero, que establece la obligación a las empresas emisoras de contar como mínimo con una tarjeta que no cobre la comisión de membresía anual con la finalidad de brindar mayores alternativas a los usuarios en la contratación de tarjetas de crédito.

Por otro lado, hay que ser responsables con el uso del dinero plástico para tener saludable nuestras finanzas personales.