¿Un mal jefe puede hacer que los trabajadores piensen en renunciar?

Ante un liderazgo tóxico, a veces, la única solución es dejar la empresa, incluso durante una crisis económica. Ahora, con el teletrabajo, José Torres-Llosa, socio de Amrop Perú, recomienda a los jefes evitar las jornadas largas, que saturan al equipo innecesariamente.

Por María Claudia Medina

Dejar un empleo nunca es una decisión sencilla, pero con una crisis económica de por medio, es todavía más complicado. En un artículo de The Muse, Rachel Montañez, career coach, explica que son muchos los que se sienten infelices en sus puestos de trabajo tras la pandemia. Para resolverlo, considera importante hallar la causa de esta insatisfacción.

“Para sentirse satisfecho en su carrera, el trabajador querrá experimentar lo que llamo los cinco valores comunes y los resultados deseados que normalmente se derivan del trabajo: pertenencia, logros, propósito, creatividad y crecimiento a través del aprendizaje”, explica.

Entre las barreras que dificultan alcanzar estos valores, la gente y la cultura empresarial son de los más comunes. Asegura que una relación complicada con el jefe antes de la pandemia puede hacerse incluso peor y si no hay forma de reestablecer los vínculos, es mejor irse que mantener un empleo tóxico.

Prevenir antes que lamentar

En un contexto como el actual, donde el trabajo se está compartiendo con las tareas del hogar, José Torres-Llosa, socio de Amrop Perú, sugiere a los jefes no acostumbrarse a tener largas jornadas de trabajo, este exceso puede tener efectos negativos en la productividad.

“Hay situaciones en las que trabajar fuera de hora es necesario, pero dependerá de los jefes no hacer de ella una constante y evitar sus efectos tóxicos sobre trabajo. Está comprobado que esta cultura de ‘trabajar hasta tarde’ destruye la productividad y nos aparta tanto de nuestras familias, como de la posibilidad de crear mejores relaciones con nuestros colaboradores”, comenta.

En cambio, recomendó aplicar medidas de desconexión para disminuir los niveles de estrés, por ejemplo, dejar de revisar el correo desde las 6 de la tarde hasta el día siguiente. Si el líder empieza a hacerlo, los demás se sentirán más libres de aplicarlo. También es útil evitar el exceso de reuniones virtuales porque comunicar demasiado puede ser igual de contraproducente que no comunicar.

En cuanto a los valores que debe tener el líder, es importante ser empático, pero también reconocer los logros de los miembros del equipo. El quinto estudio anual State of Workplace Empathy” de Businessolver destaca que el 93% de los empleados aumenta su productividad cuando sus jefes reconocen su trabajo. Entonces, si se trata de un logro importante, es positivo hacerles saber que hicieron un buen trabajo.

Mas artículos del autor:

"Genera más ventas: palabras que cautivarán a tus clientes"
"Sudaca se une al Consejo de la Prensa Peruana"
"La lista completa de las 487 personas que recibieron la vacuna de Sinopharm fuera del ensayo clínico"