Portada

Opinión

Conspiradores no se rinden

“El país democrático debe reaccionar. Hay fuerzas vivas enormes en la ciudadanía que en los últimos años han sabido activarse para impedir el triunfo de estas fuerzas oscuras. Es hora de que lo vuelvan a hacer”.
Por Redacción

¿A alguien le queda alguna duda de que existe una coalición mediática y política que se ha trazado el objetivo de desestabilizar al país y en el caso extremo provocar un cambio del presidente Sagasti?

Son dos los intereses turbios detrás de esta operación desestabilizadora. Uno, más antiguo, Afincado básicamente en el Congreso, que a toda costa quiere hacerse del poder “así sea dos semanitas”, para tirarse abajo el proceso de la reforma universitaria (para ayudar a los poderosos propietarios de las universidades bamba), y los procesos judiciales anticorrupción, en los que muchos de sus aliados están comprometidos. Lo quisieron hacer con el inefable Merino y felizmente la protesta ciudadana impidió que se quedase en el poder para poder cometer las tropelías que sus encargantes le habían encomendado.

Pero a este grupo de conspiradores se han sumado otros, más recientes, que simplemente apuestan a incendiar la pradera por objetivos electorales. Y en ese juego se halla involucrado particularmente el candidato Rafael López Aliaga, a quien parecen haber convencido de que a mayor caos, mayor su cosecha electoral. El fustán se le ha visto en las últimas horas y ojalá, una vez decantados los hechos, la ciudadanía alerta lo castigue en las urnas.

Lo peor que le podría pasar al Perú, en estos momentos de crisis, es que estos sectores turbios del poder lleguen a Palacio de Gobierno. Tiempos oscuros sobrevendrían si los electores, llevados de las narices por las noticias falsas y el escándalo gratuito, terminan por premiar a quienes se han empeñado en arrasar con todo lo que esté a su alcance con tal de lograr sus propósitos de aumentar su cuota de poder político.

El país democrático debe reaccionar. Hay fuerzas vivas enormes en la ciudadanía que en los últimos años han sabido activarse para impedir el triunfo de estas fuerzas oscuras. Es hora de que lo vuelvan a hacer. Esta campaña electoral, crucial para el futuro republicano del Perú, debe servir, desde ya, como matriz de activismo de quienes no queremos un país sumido en la mentira, la matonería y el oscurantismo como métodos cotidianos aceptados.