Juan Carlos Tafur

El Congreso en defensa de la democracia

“Sendero Luminoso ha perdido ayer en el Congreso. Y junto con él un gobierno que se presta al juego radical y no le importa avasallar las normas constitucionales de defensa de la propiedad privada, con tal de lograr sus objetivos políticos”

En el pleno del Congreso de anoche, se acordó por 65 votos a favor, 46 en contra y seis abstenciones, derogar el decreto supremo 009, del Ministerio de Educación, que intervenía arbitraria e inconstitucionalmente en la Derrama Magisterial, una empresa de derecho privado. Era un abuso en todas sus líneas que felizmente, ayer, el Legislativo ha corregido.

Como bien ha señalado la congresista Gladys Echaíz: “Interpretar lo contrario implicaría afirmar que el Estado puede intervenir en cualquier entidad de derecho privado y modificar sus reglas de funcionamiento, previsto en el artículo 76 del Código Civil”.

Echaíz añadió que la Derrama Magisterial fue creada como una persona jurídica de derecho privado, esto es que “no puede ser regulada, modificada o intervenida por leyes de la República o normas de rango infralegal”.

Como también lo advirtieron en su momento diversos gremios privados, la norma derogada violaba los principios de la libre empresa, ya que se permitía entrometerse en los asuntos internos de una entidad privada, no pública. Si se dejaba pasar por alto semejante despropósito, mañana podía dictarse una norma similar para cambiar los estatutos de un banco o de una empresa minera. Una barbaridad desde todo punto de vista.

El Movadef y sus representantes en el Congreso, han recibido un portazo en la cara, porque su propósito no era mejorar la Derrama Magisterial -que funciona muy bien y con todas las regulaciones de la SBS a cuestas-, sino destruirla. Es un viejo sueño del magisterio radical, hoy bajo la denominación del Fenatep, gremio al que el propio presidente Castillo respalda, con el torvo propósito de afectar al gremio magisterial histórico, como es el Sutep.

Sendero Luminoso ha perdido ayer en el Congreso. Y junto con él un gobierno que se presta al juego radical y no le importa avasallar las normas constitucionales de defensa de la propiedad privada, con tal de lograr sus objetivos políticos. La mayoría democrática del Legislativo se ha comportado a la altura de las circunstancias.

Hay que estar prevenidos, sin embargo, porque volverán a la carga y buscarán subterfugios legales para lograr sus metas de afectar a una institución conducida de manera ejemplar por el Sutep. Los remanentes del senderismo no cejarán en su empeño destructivo. Los congresistas que anoche dieron una lección de institucionalidad deben estar atentos para impedirlo nuevamente.

Tags:

Congreso de la República, Gladys Echaíz

Mas artículos del autor:

"Cerrón: ¿y tu marea roja?"
"¿Fraudistas a la vista?"
"¿Qué nos espera hasta el 2026?"
x