sociedad no informal

Construir una sociedad no informal

“Por otra parte, la capacidad de interacción social, la soberanía de una nación, dependen de la existencia de instituciones legítimas, que garanticen continuismos en la construcción constante de liderazgos para el mando, leyes que permitan generar tranquilidades y una justicia operante y ejecutiva que respete lo trazado en el constructo.”

Para desarrollar políticamente a una nación, el camino directo se da a través de la construcción de un Estado, donde las instituciones comienzan a ordenarse y a operar articuladamente en beneficio de un interés común y general. Se suman las opiniones de los ciudadanos que en mayoría y por democracia buscan atender problemas y asuntos prioritarios para una sociedad única y particular, considerando su base cultural y el desarrollo de su historia. Para este fin, el desarrollo político de una nación tiene que constituirse con fortalezas y con objetivos comunes que conlleven a cerrar una fuerte relación entre el estado y la sociedad. Las naciones tienden a ordenarse.

Por otra parte, la capacidad de interacción social, la soberanía de una nación, dependen de la existencia de instituciones legítimas, que garanticen continuismos en la construcción constante de liderazgos para el mando, leyes que permitan generar tranquilidades y una justicia operante y ejecutiva que respete lo trazado en el constructo.

Los temas que configuran un buen desarrollo de Estado, y que permite la libertad de los gobiernos a dirigirlo, pasa por una constante revisión de los elementos de análisis políticos, económicos y sociales, y como siempre digo, consideración exhaustiva del componente cultural, sobretodo en un país como el nuestro.

El ser humano, en el sentido más general, es por naturaleza un ser social; la satisfacción de sus necesidades es un desafío constante y la interacción natural y que se da de hecho, permite que pueda desarrollarse en comunidad, originando por default diferentes grupos sociales que en diversos ámbitos conforman la sociedad. El Estado surge de la sociedad y la relación que surge desde el individuo, la sociedad y el estado, es tema de la política propiamente y del derecho. Para ello, existen otros componentes que coadyuvan a la optimización del concepto y es la educación un instrumento a ser considerado como muy necesario para el circulo. Entre otros temas que surgen como aristas de atención prioritaria. Es la realidad misma en todo Estado construido y operante.

Es entonces que toda sociedad en su concepto más amplio abarca todas las interrelaciones humanas y el desarrollo de los grupos sociales, lo que conlleva a la construcción de un conjunto de principios y normas, que van asociados a una clara precisión de justicia y orden, que permiten regular estas relaciones humanas en toda la sociedad y el Estado es fundamental para observar este desarrollo. Estas sociedades además comienzan a construir patrones de comportamiento, en todo sentido, y consideran algunas acciones o los mismos discursos como aceptables o inaceptables, constituyendo patrones de comportamiento que al final se constituyen en las muy reconocidas normas sociales.

Esas denominadas normas sociales son las que marcan el camino para el desarrollo y crecimiento, en lo social y en lo económico, pasando por una mejor lectura en lo político, y está en la sociedad misma hermetizar los constructos que como grupos humanos se han desarrollado, teniendo la valla social en un nivel aceptable, donde el respeto y el sentido de pertenencia a un territorio, permita la viabilidad del éxito social y conlleve a un Estado fuerte y respetado. La realidad puede decir lo contrario, no soy iluso, pero como análisis y punto de debate creo que es necesario exponerlo.

Dicho todo esto, en un artículo anterior consideré importante que las mentalidades de los emprendedores debían ajustarse a una mirada más empresarial, y ese punto, por demás importante, cambiaría el desarrollo y fortalecería los emprendimientos. Pero considerando lo que expone este artículo, no solo es una tarea de los empresarios, es una tarea global, donde la sociedad tiene que mirar distinto el desarrollo país. Repito que la capacidad de interacción social, la soberanía de una nación, dependen de la existencia de instituciones legítimas, que garanticen continuismos en la construcción constante de liderazgos para el mando, leyes que permitan generar tranquilidades y una justicia operante y ejecutiva que respete lo trazado en el constructo y por ende formalice su pensamiento, sus acciones, quizás su mirada al mercado, y conlleve a tener claro la importancia de poder fortalecer los mercados internos, las salvaguardas lo tangibiliza la sociedad misma, al tener claro, un sentido de pertenencia, como nación, como sociedad, como estado. Si nos comenzamos a definir como una sociedad informal el problema continuará y seguirán siendo reducidas la productividad de las economías, seguiremos distorsionando la asignación de recursos, seguiremos limitando la efectividad de los esquemas de protección social, seguiremos viendo nuestro entorno desordenado, tendremos siempre la informalidad en nuestra mente y el orden social del cual siempre se habla, sería solo un discurso que a la larga compromete la calidad de vida. Ilusión, deseo o una realidad que los lideres pueden comenzar a cambiar.

Tags:

Informalidad, sociedad

Mas artículos del autor:

"Mega puerto Chancay: Reto social también"
"Crecimiento: ¿Social? ¿Económico?"
"Entre la dependencia y la autogestión"
x