Juan Carlos Tafur

Congreso debe ponerle el pare a Sendero

“Hoy el Congreso tiene la oportunidad de ponerle coto a las pretensiones del Fenate-Movadef, Sendero Luminoso, quien, de la mano del gobierno, pretende destruir la Derrama Magisterial”

Este gobierno ha fracasado en la ejecución de buenas políticas públicas y es un desastre administrativo por donde se le mire. Pero en lo que es campeón invicto es en su paso destructivo por cuanta institución toca. Hoy quiere, llevado de las narices por el radicalismo extremo de las huestes magisteriales del Movadef, destruir una entidad de previsión social, rescatada de la quiebra por sus actuales administradores y que funciona supervisada por la Superintendencia de Banca y Seguros, aportando bienestar a sus afiliados, quienes ven con justificado temor que la garra gubernativa destruya sus propios fondos construidos en décadas.

Hoy el Congreso tiene la oportunidad de ponerle coto a las pretensiones del Fenate-Movadef, Sendero Luminoso, quien, de la mano del gobierno, pretende destruir la Derrama Magisterial, viejo anhelo del ala radical del magisterio a la que pertenece el presidente Castillo.

En claro abuso del poder, el régimen emitió un decreto supremo, que, bajo la apariencia de querer democratizar la Derrama, lo que anhela es su destrucción y la apropiación de sus fondos acumulados en base a los aportes voluntarios de los maestros.

En primera votación, el Legislativo ya derogó dicho decreto. Hoy debiera ratificarlo, haciendo gala de una férrea defensa del orden constitucional y del Estado de Derecho. Porque la intervención en la Derrama es abiertamente inconstitucional y atenta contra los principios básicos del respeto a la libertad de empresa.

El gobierno no puede entrometerse en los asuntos administrativos de una empresa privada, pretender modificar sus estatutos, y hacerlo impunemente. Es exactamente equivalente a que mañana pretenda hacer lo propio con un banco, una empresa minera, o una cooperativa. Sería un claro abuso estatista, írrito e ilegal, que no puede ser tolerado.  Ha hecho bien el Congreso, por ello, en poner en su sitio las cosas y cabe esperar que hoy ratifique dicha conducta democrática y jurídica.

Las huestes senderistas están vivas en el magisterio y corresponde continuar su proceso de extirpación, para bien de la educación peruana. Parapetados detrás de las banderas de Perú Libre llegaron al gobierno y controlan el Ejecutivo, además de tener una bancada congresal. Ello no les da, sin embargo, patente de corso para hacer tabla rasa del ordenamiento legal del país y mucho menos carta libre para hacer realidad viejos anhelos de venganza política frente a quien ellos consideran un adversario sindical, como es el Sutep.

Tags:

sendero luminoso

Mas artículos del autor:

"Por una Amazonía productiva, libre de chantajes ideológicos"
"No habrá choque de trenes"
"Una desgracia, por donde se le mire"
x