Conflictos en el trabajo: ¿por dónde empezar a cambiar?

Directrices poco claras, cambios en la empresa, despidos o falta de liderazgo, algunos de los conflictos que debemos superar en el trabajo

Los conflictos en el ambiente laboral son normales, tras estar expuestos a constantes estímulos de estrés y discordancias con el equipo o superiores. Lo importante es aprender a identificar estos conflictos y resolverlos, de modo que el ambiente pueda mantenerse lo más estable posible. De lo contrario, nuestro rendimiento y motivación se verán afectadas.

En ese sentido, el psicólogo organizacional Juan Armando Corbin ha identificado conflictos comunes del entorno de trabajo y brinda algunas recomendaciones para encontrar soluciones:

Falta de comunicación

Cuando un empleado o superior falla a la hora de comunicar a otros trabajadores, los problemas pueden aparecer. La mala comunicación puede presentarse como desinformación o mala información. En el primer caso, la información no llega; en el segundo caso, la información llega mal. Las fricciones por falta de comunicación dan paso a situaciones ambiguas. Lo mejor es hablar con claridad y honestidad.

Competitividad

Es habitual que muchas empresas paguen a sus empleados en función de los logros conseguidos. Algunas empresas reparten comisiones entre los miembros de un equipo, y otras compensan a los empleados de manera individual en función de las ventas o los objetivos marcados. Este tipo de incentivos pueden provocar roces entre los trabajadores, lo mejor será motivarlos a que alcancen los objetivos para que puedan recibir una mejor retribución.

Choques de personalidad

A veces las personalidades simplemente no encajan, pero ese no suele ser el problema de fondo entre compañeros de trabajo. La gran mayoría de conflictos son de tipo organizacional y colectivo y son erróneamente atribuidos a la personalidad o características de la otra persona.

Cambios en la empresa

Pueden generar conflictos de distintos tipos. Por ejemplo, los recortes de personal pueden llevar a los empleados a sentirse incómodos y desmotivados; o los cambios en la directiva pueden conducir a políticas nuevas que no sean bien vistas por los empleados. Los líderes deberán encargarse de generar calma y mostrar la situación de la empresa con transparencia.

Directrices poco claras

Un tipo de comunicación que debe ser tomada en cuenta y a la que debe darse un trato cuidadoso son las directrices poco claras. La falta de comunicación en la normativa empresarial o en los objetivos que se espera de un empleado, pueden causar “conflicto de rol”. Esto significa no tener claro lo que un trabajador debe hacer ni lo que se espera de él. Esta es, además, una de las causas más comunes de estrés laboral o burnout.

Mas artículos del autor:

"2022: ¿Cuáles serán las tendencias en redes sociales?"
"Madre trabajadora: ¿cómo desconectar y lograr descansar?"
"Claves para neutralizar a un jefe tóxico"