Hans Behr

Identidades Locales: Parte de la integración

"A nivel internacional la masiva migración de nuestros hermanos venezolanos, nos obliga a revisar de manera seria las posibilidades de convivencia y aprovechamiento pensado de las formas positivas que podrían darse a futuro, en lo económico, en lo social y porque no en lo cultural".

Cuando se presenta la posibilidad de que alguna persona construya su identidad en relación a un grupo social, lo que sucederá es que se va a permitir que esta persona construya una representación de la realidad social y desee ser parte de ella e intervenir activamente en su construcción. Y las migraciones constituyen un puente para el desarrollo de este proceso, pues socialmente se van deformando las culturas, se van trastocando las identidades de los pueblos que las tenían por años y se comienzan a demandar nuevas políticas o leyes que comiencen a proteger la diversidad cultural, fenómeno que es muy común en aquellos países donde la sociedad se estructura por el conjunto de diversas culturas.

En el caso peruano, hemos hablado del desborde popular que ocasionó el traslado masivo del campo a la ciudad en la segunda mitad del siglo XX de poblaciones de diversas partes del país y que cubre en conceptos la idea expuesta líneas arriba.

Actualmente este fenómeno migratorio vuelve a tomar relevancia para el análisis social, económico, político y cultural considerando su característica masiva, que pone al Perú como país receptor, configurándolo como el centro de un debate que tiene diversos temas que están siendo presentados en diversos artículos y que pasan por la consecución de una regulación migratoria y una deseada integración social  que permita construir en función a la convivencia, tolerancia y aceptación, las bases para un crecimiento y posterior desarrollo económico y social.

La migración es un fenómeno complejo y variopinto, no es nuevo en el mundo, la experiencia de cruzar las fronteras se ha dado a través del tiempo en todas partes, esta movilidad es parte de la humanidad, en el Perú nos sorprendió ese proceso de manera interna por el alto grado de centralismo que se vivía o se vive hasta la actualidad y que marcaba la gran diferencia entre lo rural y lo urbano, y hasta estos días la construcción de una nueva cultura peruana es un reto continuo que construye una mirada intercultural que se da de hecho pero que es deseada para el orden interno. A nivel internacional la masiva migración de nuestros hermanos venezolanos, nos obliga a revisar de manera seria las posibilidades de convivencia y aprovechamiento pensado de las formas positivas que podrían darse a futuro, en lo económico, en lo social y porque no en lo cultural.

Para un emprendedor pensar en la competitividad eleva los parámetros para tener una nueva mirada de llegada al mercado interno y que pueda revisar las estrategias culturales históricas comunales que aterrizan en el fortalecimiento de sus redes sociales y culturales.

Ahora bien, el espacio que se comienza a ocupar por los migrantes, genera tener que hurgar en las definiciones de cultura y de identidad, pues comienzan a ocurrir interacciones que van desde lo conflictivo a lo más amable, o sea convivencia pura, que comienza a construirse. Son tiempos de identidades colectivas, de acercamientos y de construcciones conjuntas, del individualismo que va interactuando para generarse espacios propios.

Esta característica, la construcción identitaria, que se debe comenzar a considerar va a ir retratando relaciones internas, dando fuerza a la construcción de identidades locales con un componente suigéneris de representación social por distritos, cada distrito en función a su grado de aceptación, tolerancia, y convivencia comenzará a definirse, si es que ya no lo está haciendo, notándose las diferencias que marcarán, creo yo, nuevos mercados: mercados de servicios, negocios informales, centros culturales, cada interrelación genera una característica distinta. Las identidades locales cobran fuerza por segunda vez, pero ahora con una nueva característica migratoria. Una cultura que podría considerarse como un bloque, la venezolana, frente a una cultura que busca homogeneizarse desde la diversidad y la construcción histórica, la peruana. Este encuentro, de proceso identitario también podría marcar pautas para el inicio de apuestas emprendedoras. Hacia qué población me dirijo, hacia que constructo identitario dirijo mi empresa, hacia que rango etario me enfoco, son preguntas que surgen desde el análisis de una mirada de la identidad y la cultura.

Por ende, este tema que se está exponiendo, busca de la misma forma que los otros temas tratados, llevar a un debate integrador de la calidad migratoria y de este fenómeno social que no debemos obviar y debemos enfrentar. Identidad emprendedora, parte de la construcción de una gran integración migratoria. Revisemos los hechos.

Tags:

Hans Behr, Identidades Locales, Integración

Mas artículos del autor:

"Emprendedores: Un escalón más en la economía país"
"Integrar conceptos: Emprendimiento y educación"
"Identidades Locales: Parte de la integración"
x