Cristian Rebosio

¿Sunedu sin filtros?

La insólita contratación en Sunedu de un periodista al que su pareja denunció por violencia física.

El organismo encargado del licenciamiento y fiscalización de la educación superior en el Perú habría pasado por alto una grave denuncia por violencia de género al contratar a un exdecano del Colegio de Periodistas del Perú.

La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria viene enfrentando lo que, indiscutiblemente, es su periodo de mayor cuestionamiento desde la fecha de su creación en el año 2014. La decisión del Congreso para cambiar la estructura del consejo directivo de la Sunedu y la posibilidad de un regreso del modelo que representaba  la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) encendieron las alarmas sobre lo que podía representar un golpe letal a la reforma universitaria.

Sin embargo, además de las críticas relacionadas estrictamente al ámbito educativo, dentro de Sunedu también han estado ocurriendo situaciones que exponen un deterioro considerable de este organismo. Sudaca ha encontrado que, a los pocos días de haber sido denunciado públicamente, Sunedu contrató a un personaje denunciado por violencia de género.

UNA HISTORIA DE TERROR

En noviembre del año pasado, el programa “Al estilo Juliana” emitió un informe periodístico que relataba la tormentosa relación de una pareja compuesta por Max Obregón Rossi, quien entonces había sido electo como decano del Colegio de Periodistas del Perú, y la comunicadora Mercedes Ayala Machado.

Este vínculo había comenzado cuatro años atrás, pero el historial de violencia empezó tras el primer año de la relación cuando decidieron convivir. Fue desde ese momento que, tal como relató Ayala Machado, iniciaron los malos tratos de Max Obregón en su contra. Uno de estos episodios quedó registrado en un parte policial de febrero del 2020 en el cual se detalla que Mercedes fue encontrada por la policía con un corte en la mano luego de un episodio de violencia en el que Obregón Rossi, además de insultarla, le habría arrogado excremento de perro, según relató la propia Mercedes Ayala.

Cristian Rebosio

Sin embargo, y tal como se detalló en el programa de la periodista Juliana Oxenford, fue hasta octubre del 2023 que Mercedes decidió denunciar a Obregón Rossi por violencia psicológica y agrega que, en tres oportunidades, vivió episodios de violencia física a manos de su entonces pareja.

“Agarró la correa y me dio correazos en las piernas”, relata Ayala sobre las agresiones que padeció durante su relación y agrega que también la agarró de los cabellos y la arrastró de la cama al piso. Pero, además, en su testimonio relata que Obregón Rossi la amenazó con expulsarla del Colegio de Periodistas del Perú si ella se animaba a denunciarlo.

Cristian Rebosio 

En su descargo, Obregón Rossi descartó haber agredido a Mercedes Ayala y señaló que “todo lo que está diciendo es falso”. Además, indicó que esta situación era producto de una relación tóxica. En el informe presentado por ATV se explica que, hasta el momento de la emisión del programa, el Colegio de Periodistas del Perú no había emitido pronunciamiento alguno sobre esta denuncia. 

No obstante, tras la emisión de este programa y la difusión de un video de estos episodios violentos, el entonces electo decano, pese a haber negado las agresiones, decidió apartarse del cargo para el que había sido electo, tal como se puede leer en la siguiente carta que le envió el presidente del Comité Electoral Nacional.

Cristian Rebosio

El mismo 4 de noviembre, el Colegio de Periodistas del Perú emitió un comunicado en el cual había anunciado que citarían a Obregón Rossi para escuchar su descargo por esta denuncia en su contra. Además, en el mencionado comunicado manifestaron su rechazo a cualquier acto de violencia contra la mujer.

Cristian Rebosio 

BIENVENIDO A SUNEDU

Pero lo que había sido un hecho lo suficientemente grave como para que Obregón Rossi se deba apartar del cargo para el que había sido electo y que el propio Colegio de Periodistas del Perú aborde de forma inmediata tras hacerse pública la denuncia, no fue visto de la misma forma por la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

No había pasado ni un mes de la difusión de la denuncia y Sunedu ya estaba emitiendo una orden de servicio para Obregón Rossi por ocho mil soles. Tal como se puede observar en la información publicada en el sitio web de proveedores del Estado, esta orden de servicio data del 1 de diciembre del año pasado.

Cristian Rebosio 

Paradójicamente, Sunedu intenta mostrarse en favor de campañas, como la que se observa en la siguiente imagen, contra el hostigamiento sexual. Sin embargo, en los filtros usados al momento de contratar personas parecen haber pasado por alto situaciones tan graves como las denuncias por violencia física y psicológica.

Cristian Rebosio

Si bien la situación de la Sunedu ha causado más escándalo por el perjuicio a la educación superior en el Perú y la grave crisis que puede ocasionar, la falta de interés por cuidar los filtros al momento de contratar personas también expone que la crisis también está dentro de la propia Sunedu.

Mas artículos del autor:

"De fiscal adjunto a ministro"
"La costosa cuota Acuña en el Minsa"
"El nuevo vacunagate"
x