Juan Carlos Tafur

¡Aníbal a su casa!

“El Premier es una piedra en el zapato de la ya escasa gobernabilidad que este régimen mantiene a duras penas. Cada minuto que este personaje pasa despachando como tal, se sigue deteriorando un régimen al que apenas uno de cada cinco peruanos aprueba”

El premier Aníbal Torres no debería durar un día más en el cargo que ostenta. La pertinente respuesta del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas -ante la pusilanimidad de los ministros de Defensa y del Interior, que solo quieren flotar sin comprarse ningún pleito-, luego de las ofensivas declaraciones de Torres respecto de las FFAA y la Policía Nacional, pone de relieve el grado de descomposición política al que ha llevado al Premierato un sujeto cantinflesco, lengualarga, inimputable políticamente hablando.

Ojalá no se le ocurra al presidente Castillo efectuar una purga en los altos mandos militares a consecuencia del comunicado. Lo que corresponde es que tome nota del despropósito cometido por su Premier -que se suma a una larga lista de gazapos de alguien que definitivamente desacredita al Ejecutivo en lugar de fortalecerlo, como correspondería a la investidura de su cargo-, y obrar en consecuencia precipitando la salida del sujeto de marras de Palacio.

De paso, es buena ocasión para que se tomen cartas en el asunto en este tema de las “rondas campesinas”, que alentadas por el discurso propicio del propio presidente parecen sentirse imbuidas de un mandato y de prerrogativas que claramente exceden su muy específica función (como ha sucedido con el secuestro del periodista de Cuarto Poder).

De paso también, haría bien el Congreso en derogar esa malhadada norma que les permite utilizar armas de fuego a los comités de autodefensa (es increíble que el propio ministro de Defensa les llame la atención sobre el desmadre que ello podría generar). Fue una grave irresponsabilidad legislativa que debe ser corregida cuanto antes.

Corresponde institucionalizar y respetar los fueros de las FFAA y la Policía, no perpetrar el intento de domeñarlas e infiltrarlas, como pretende antidemocráticamente este gobierno, bajo la influencia nefasta que aún ejerce sobre el presidente Castillo, el inefable Vladimir Cerrón.

 

La señal más clara de que esos fueros se van a respetar pasa, en estas horas, por hacer que Aníbal Torres renuncie al Premierato. Es una piedra en el zapato de la ya escasa gobernabilidad que este régimen mantiene a duras penas. Cada minuto que este personaje pasa despachando como tal, se sigue deteriorando un régimen al que apenas uno de cada cinco peruanos aprueba.

 

Tags:

anibal torres, FFAA y la Policía Nacional, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"Ejecutivo-Legislativo: una dupla destructiva"
"Un Congreso lamentable, que solo tiene una salida"
"Lima cada vez más horrible"
x