Juan Carlos Tafur

La visita de la OEA será un búmeran para Castillo

“No hay forma de que el presidente Castillo quede bien parado luego de que se produzca la visita de la misión de la OEA, luego de haberla invocado con dramatismo, apelando a la Carta Democrática, cuyo propósito es velar por la institucionalidad democrática supuestamente puesta en riesgo en algún país miembro”

No hay forma de que el presidente Castillo quede bien parado luego de que se produzca la visita de la misión de la OEA, luego de haberla invocado con dramatismo, apelando a la Carta Democrática, cuyo propósito es velar por la institucionalidad democrática supuestamente puesta en riesgo en algún país miembro.

El primer mandatario habló y contó con el apoyo condescendiente de sus pares, señalando que había un golpe de Estado en marcha por parte del Congreso y del Ministerio Público. Claramente, la misión que nos visite verá que el Legislativo actúa dentro de los márgenes de la ley, que no hay tal persecución a ministros (que éstos caen, como anoche el ministro de Salud, por sus propias tropelías corruptas) y que, más bien, peca de torpe y desprolija a la hora de fiscalizar al régimen.

A su vez, imaginamos que los integrantes de la Misión conversarán con la Fiscal de la Nación y leerán las páginas de la denuncia constitucional, donde, con lujo de detalles, se pone en evidencia la participación del presidente Castillo en la cúspide de una organización criminal. Además, apreciarán que el Ministerio Público ha seguido los cauces legales pertinentes.

Finalmente, habrá reuniones con los principales gremios de la prensa y allí quedará claro que hay, sí, una ola de denuncias contra el gobierno, pero quedará asentado de modo diáfano que ello no obedece a un cargamontón de la derecha mediática aún ofendida por la derrota electoral de Keiko Fujimori el 2021, sino a la bárbara comisión de delitos de corrupción del entorno palaciego, tanto político como familiar. Y lo que será bueno subrayar es, más bien, la permanente agresión de Palacio a la libertad de prensa y a los periodistas de a pie en particular.

Cuando todo ello sea comprobado por la Misión de la OEA, deberá concluir que ha sido burdamente engañada por un presidente mendaz y taimado, que recurre a la victimización interna para subir puntos en las encuestas, pero que se ha excedido largamente, de modo temerario, comprometiendo al principal organismo continental en su propio edificio de mentiras.

Como ya ha anticipado el portavoz del Departamento de Estado de Washington, Ned Price: «Estamos dando seguimiento muy de cerca a la situación política de Perú y creemos que la rendición de cuentas es vital para un sistema político democrático«. Probablemente por allí vaya el tenor final del pronunciamiento de la OEA sobre el Perú y el gobierno habrá sumado un papelón internacional a sus dislates domésticos.

Tags:

Castillo, OEA, Pedro Castillo, Presidente del Perú

Mas artículos del autor:

"Por una Amazonía productiva, libre de chantajes ideológicos"
"No habrá choque de trenes"
"Una desgracia, por donde se le mire"
x