Marcas

Marcas: ¿Cómo se llega a perder un auspicio?

Entre las razones más fuertes para acabar con un contrato comercial de patrocinio está el riesgo reputacional, pero no mostrar resultados también puede ocasionar la desvinculación.

Dentro de las estrategias de marketing de las empresas, el auspicio o patrocinio de alguna figura pública o de algún evento de relevancia se ha vuelto frecuente, y en el mundo deportivo, es un negocio que se cuenta en millones. Por ello, la aportación termina siendo una inversión estratégica para que la marca se vincule al público de forma emocional, teniendo un impacto mucho mayor al de la publicidad tradicional.

Como en esta alianza el deportista o el evento deben compartir los valores de la marca o institución, la compañía de investigación y mercadotecnia, Ideas Frescas, recomienda investigar el historial de la figura a auspiciar como persona y tratarlo personalmente para identificar sus fortalezas y debilidades para saber qué riesgos tomar antes de hacer el trato.

“La disciplina y atención son claves dentro y fuera de la cancha. Los valores del deportista o la entidad deportiva se transfieren a la marca hasta llegar a niveles del subconsciente. El problema surge cuando se ensucia la reputación de alguno de los patrocinados”, advierten.

Existen casos donde falló el desempeño profesional y otros, el ámbito personal. Es el caso del ciclista Lance Armstrong que perdió el auspicio de grandes marcas tras conocerse un escándalo de dopaje. Recientemente, también se conoció de la decisión de Nike de cancelar su contrato con el futbolista brasileño Neymar por una acusación de agresión sexual.

Ponerle fin a la relación

Si bien la mayoría de contratos están en el mundo deportivo, los artistas, los eSports y otros eventos populares también trabajan con este sistema. Es así que Nick Lawson, cofundador de SQWAD Sports, firma que conecta a los equipos deportivos con las marcas, identifica cuatro formas, fuera de la crisis reputacional, por las que se puede perder un patrocinio.

Falta de comunicación. Comunicarse solo cuando sea el momento de vender algo. Lo mejor es construir una relación con el patrocinador, felicitarlo por los hitos de la empresa, enviar mensajes para las vacaciones o fechas especiales.

No conocer el objetivo. Otra forma de perder un patrocinador es no saber qué espera de la relación. Para resolverlo, consulte cuál es el mayor problema comercial que tienen.

No mostrar el valor generado. Al final de la asociación, debe haber un número de oro que muestre el valor indiscutible creado para el patrocinador. Si no puede mostrar este número, será difícil que sigan gastando dinero.

Falta de innovación. Comprender los cambios que se tienen en el mundo. Por ejemplo, utilizar TikTok, como una de las plataformas de referencia para llegar a los consumidores.

Por otro lado, renovar un auspicio en un momento crítico también es rentable. En el plano local, Arnaldo Aguirre, consultor asociado de Arellano Marketing, recordó el caso de la caída a segunda división del club Alianza Lima y cómo a pesar de ello, las marcas mantuvieron el patrocinio. “Las empresas decidieron no abandonar el barco cuando se hunde y ese mensaje es potente para este sector de consumidores”, dijo.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Emprendedor, Marcas, Publicidad

Mas artículos del autor:

"¿Cuántas formas hay de utilizar el bitcoin y otras criptomonedas?"
"¿Cómo planificar la campaña navideña que se viene?"
"¿Cómo aprovechar cuando su marca se hace “viral” involuntariamente?"