Pese a la pandemia, Perú es uno de los países con mayor rotación laboral

Nuestro país cuenta con uno de los índices de rotación más altos de la región, alcanzando la cifra de 20,7%. Además de mejores sueldos, los jóvenes también buscan incentivos, flexibilidad y nuevos retos.

Cuando uno o varios puestos de trabajo necesitan ser cubiertos de manera constante, estamos hablando de una alta rotación de personal en la empresa. Esto trae consigo efectos negativos en la productividad de los equipos y costos económicos que la empresa deberá asumir para lograr capacitar al nuevo personal una y otra vez.

 

Según un estudio de Indicadores Saratoga de PricewaterhouseCoopers, el índice promedio de rotación laboral en el Perú alcanza el 20,7%. Se trata de uno de los índices más altos en la región Latinoamericana, cuya media es de 10.9 %.

 

Disminuir el nivel de rotación es un reto que tienen las organizaciones en general, sobre todo en el Perú. Aunque vale decir que, debido a la coyuntura, la rotación se ha desacelerado. Pero -como se vio durante la primera cuarentena- a medida que los distintos sectores económicos se van activando, este fenómeno vuelve a presentarse. Sobre todo, entre los jóvenes que suelen moverse de un trabajo a otro buscando nuevos puestos, que se muestran más atractivos, donde les den la posibilidad de asumir nuevos cargos y retos, sin esperar quedarse por muchos años en una compañía. Más aún si esto está motivado por un mejor salario, un buen ambiente laboral, beneficios extra, flexibilidad laboral, incentivos, entre otros.

 

"La rotación puede originarse por una necesidad relacionada con la etapa de vida profesional, un desequilibrio entre las expectativas, la oferta de la empresa o problemas netamente personales o profesionales", explica Rosana Patricia Vargas Masías, docente del Programa de Alta Especialización de la Universidad ESAN.

 

¿Cómo evitamos la alta rotación?

La especialista recomienda algunas estrategias a poner en funcionamiento para evitar que la rotación de nuestra empresa sea alta:

 

  • Involucrar a los trabajadores: Al hacerlos partícipes de la toma de decisiones en la empresa, los trabajadores podrán sentirse valiosos y considerados, pues notarán que su opinión es importante.

 

  • Sistema de recompensas: Si establecemos un sistema que consista en reconocer o beneficiar los logros de nuestros trabajadores, se sentirán instantáneamente compensados y los demás podrán motivarse a conseguir los objetivos con prontitud. Muchas empresas se centran solamente en los líderes de cada sector sin apuntar a los trabajadores de todos los niveles del negocio para las premiaciones en caso de cumplimiento de objetivos.

 

  • Definir perfiles por tareas: Cuando tenemos un nuevo proyecto, es importante determinar quién es la persona correcta para hacerse cargo. Esto le permitirá al trabajador desenvolverse de forma óptima y alcancemos los resultados requeridos.

 

  • Mejorar el clima laboral: Contar con actividades de integración esporádicas es correcto para darle un respiro a los trabajadores, pero es importante que nuestro trabajo sobre el clima laboral sea constante. Se necesita monitorear cómo se encuentra la motivación y la satisfacción de cada uno de nuestros trabajadores y los equipos. Esto permite establecer cambios en cualquier momento u oportunidad requerida.

Mas artículos del autor:

"Violencia de género: ¿cómo empezar a erradicarla en las empresas?"
"Campaña de Navidad: 4 consejos para realizar compras en línea sin temor a robos"
"Violencia de género: ¿cómo empezar a erradicarla en las empresas?"