Carbone sobre vacunas de la Embajada China: “No tenemos nada que pedir o preguntar o indagar al respecto”

“Hay una solicitud de la Embajada china de 1.200 dosis”, dijo ayer la premier Violeta Bermúdez frente al Congreso. Pero de esas, no tenemos lista. La Comisión investigadora del Ministerio de Salud no está tras ella. Tampoco la Contraloría. Es una caja negra a la que el gobierno aún no ha intentado asomarse.

Por Luisa García y Paolo Benza

En conversación con Sudaca, el médico Fernando Carbone, presidente de la Comisión del Ministerio de Salud encargada de investigar el escándalo del #VacunaGate, explica su negativa a investigar el rol de la Embajada china, dice que los funcionarios de Digemid vacunados irregularmente ya concurrieron al ministerio y que se ha inhibido de participar en las entrevistas a ex colegas suyos de la cartera.

En cuanto a las listas que están manejando, queríamos hacer un recuento para tener la mayor claridad posible. Entendemos que el Instituto Nacional de Salud (INS) le solicitó una primera lista a la Universidad Cayetano Heredia (UPCH) y esa es la que les llegó en un sobre lacrado, ¿fue así?

Esa lista llegó en un sobre lacrado al Ministerio de Salud el día quince [de febrero] e igualmente llegó al Presidente de la República y a la jefa del gabinete ministerial. Lamentablemente, esa lista, no sabemos quién [la filtró], y es la que luego aparece en los distintos medios. La que todos conocemos por la forma cómo se ha difundido.

A parte de las listas del INS, de la Cayetano, de la UNMSM y del Minsa, ¿hay ahora otra lista que estén cruzando?

En este momento no.

¿Van a pedir a la Embajada de China que les envíe la lista de lo que hizo con las seiscientas vacunas que recibió?

No, ese es un tema extraterritorial al Perú y diplomático. Ahí nosotros no podemos intervenir. Ni debemos.

Cuando usted dice que es un tema extraterritorial y diplomático, ¿significa que a través de Cancillería se podría solicitar o que no se puede solicitar?

No, es que el territorio de otro país lo tienes que respetar. No cabe. Si gustan, lo que pueden hacer es una consulta en términos formales a Cancillería sobre la posición desde la diplomacia en esta materia, pero desde ya nosotros hemos hecho una consulta breve y, claro, ese es un tema de otro país. No podemos intervenir en los asuntos internos de otro país.

¿Qué respondió Cancillería en esa ‘consulta breve’?

Lo mismo que ya pensábamos, que era tema que tiene que ver con otro país y no corresponde que nosotros hagamos absolutamente ninguna indagación en ese caso.

Entonces, para tenerlo claro, ¿la embajada China puede hacer lo que quiera con esas vacunas, incluso utilizarlas de forma irregular o ilegal, y el Perú no puede preguntar ni siquiera qué se hace con ellas?

Discúlpame, eso lo has dicho tú, eso no lo digo yo. La Embajada china recibió esas vacunas en fase experimental y ellos, por lo tanto, disponen su uso. Nosotros no tenemos más que decir al respecto. Acuérdense que la embajada de un país es territorio del país al que representa. O sea, no tenemos nada que pedir o preguntar o indagar al respecto, no corresponde.

Al respecto, Sudaca consultó con Oscar Schiappa-Pietra, magíster en Derecho Internacional y Comparado por la George Washington University. Él sostuvo: “Discrepo radicalmente de esas declaraciones. […] No se trata de propiciar un conflicto con el gobierno de China, que está ayudando al Perú a enfrentar la pandemia, pero sí de, en el marco de relaciones de amistad, poner las cosas en su justo punto”.

Explicó (textualmente):

  • La Embajada no es un territorio extranjero. La sede de la embajada goza de prerrogativas legales, lo que se llama inmunidad jurisdiccional, pero de ninguna manera constituye un pedazo de otro país dentro del nuestro.
  • Las autoridades chinas y los funcionarios diplomáticos tienen ciertamente un conjunto de privilegios e inmunidades, pero ello no significa que tengan licencia para violar las normas peruanas.
  • La aplicación de un producto del que no se tenía la certeza de que fuera completamente beneficioso para la salud en ese momento, sino que más bien podía generar eventualmente efectos perniciosos, es algo que podía tener efectos más allá de la Embajada china. Inmediatamente podía haber tenido efectos negativos sobre el conjunto de la población peruana. […] Ciertamente, la inmunidad diplomática de ninguna manera justifica ni permite que otro país aplique productos que pueden ser dañinos para la salud pública del país anfitrión.
  • Las 1.200 dosis no llegaron por valija diplomática a la Embajada china, en cuyo caso habría tenido un régimen de protección oficial. Llegaron dentro del paquete de las vacunas que fueron liberadas por la autoridad aduanera peruana.

Sobre las vacunas que están en stock, ¿les han confirmado que hay vacunas que todavía no se utilizan de ese grupo de 3.200 dosis?

Sí, sí, el término es que están inmovilizadas. Se han inmovilizado vacunas que hasta ahora no han sido utilizadas y están inmovilizadas en las dos universidades.

¿Y tienen un número?

No lo puedo decir.

¿Cómo se organizan para realizar las entrevistas agendadas como parte de la investigaciòn?

Depende, en algunos casos, sobre todo con actores institucionales o responsables de equipos, la entrevista es conjunta [con toda la comisión]. Pero cuando se trata de usuarios que han recibido la vacuna, por el número de personas nos hemos dividido en tres grupos. Y cada grupo entrevista a un determinado número de personas, siempre de a dos.

Yo en este último caso me he inhibido de participar y han sido los demás miembros de la comisión los que han participado.

¿En qué casos se ha inhibido de participar?

En entrevistas a personas que han recibido la vacuna experimental. Han sido equipos de dos personas de la comisión que han estado entrevistando a los que han venido.

¿Y cuál ha sido la razón por la que se inhibió de estar en esas entrevistas?

Porque correspondía hacerlo. Es decir, yo me guío por un código de ética, hemos firmado una declaración sobre conflicto de intereses. Para que todo sea más transparente, no solo por la imposibilidad física de partirme en tres, sino porque como son personas a las que conozco en algunos casos, con las que he trabajado, con las que he estudiado, lo correcto era inhibirme y no participar.

Ha pedido que no mezclemos el tema del ensayo clínico y sus resultados, pero también surge la pregunta de ¿por qué tendríamos que confiar en las conclusiones de un ensayo si este depende en gran parte de la ética de quienes lo conducen?

En primer lugar, no es el único ensayo que se ha hecho. Hay ensayos que se han ido desarrollando en otras partes del mundo y que han demostrado esta alta eficacia de más del 79% que tiene la vacuna para impedir que hagas una forma grave de la enfermedad. Eso es muy importante.

Lo segundo es que hay que tener mucho cuidado en distinguir a todos los que han tenido acceso a esta vacuna experimental en este grupo de 3.200 dosis. Por ejemplo, está el personal que desarrolla la investigación, que tenía derecho a recibir la vacuna y es altamente calificado. Quién ha dirigido el trabajo de los equipos, esa es otra persona. Quién ha fungido como cabeza patrocinadora del estudio, quiénes son funcionarios del Ministerio de Salud. Son otras personas. Entonces, por favor, no mezclemos. Algunas expresiones están afectando el honor y la vida de personas a quienes sí correspondía recibir las dosis en el contexto en que fue enviada. Y estas personas [pueden] enjuiciar al Estado o al periodismo o a quien sea. Y le van a ganar.

El doctor [Alfredo] Guerreros de la Clínica Internacional, que lleva el estudio de otra vacuna, dijo que no es práctica [usual] que los investigadores y el personal vinculado se inoculen la vacuna con la que están experimentando. ¿Cuál de los dos está en lo correcto, usted o él? ¿Sí se debe vacunar a los investigadores o no?

No es práctica, no es práctica que eso ocurra en los ensayos. Por ejemplo, tú haces ensayo de un medicamento para la tuberculosis y no necesariamente el fármaco lo utilizas para proteger a la persona que está haciendo la investigación. Y la tuberculosis es súper contagiosa. En este caso, es un contexto de pandemia, esto ha sido inusual, se han tomado decisiones. Estamos recibiendo, analizando y sobre eso sacaremos conclusiones o recomendaciones.

¿Ustedes ya han podido determinar si esas vacunas ingresaron al país con el permiso para ser inoculadas fuera del espectro clínico?

Esas vacunas entraron al país con la indicación de ser utilizadas para las personas que participaban de los equipos del ensayo clínico y personas relacionadas. Ese debió ser su uso y eso es muy claro. Está establecido en el protocolo con el cual les fue dada la autorización de ingreso. Estas vacunas [experimentales] no tenían registro sanitario, pero sí permiso de ingreso para uso de carácter experimental en las personas.

En cuanto a los funcionarios de la Digemid que accedieron a estas vacunas irregularmente, ¿los han entrevistado?

Sí, sí. Y hasta ahí llego.

Respecto al INS, que también tiene un rol importante en la inspección de los ensayos clínicos, ¿cómo ha sido la dinámica de investigación en su caso?

Hemos entrevistado a su director, al responsable de los equipos de ensayos clínicos, al del comité de ética, y a otra funcionaria más.

Entiendo que hay un comité de monitoreo de datos (Data Safety Monitoring Board) que se encarga de determinar, por ejemplo, en caso una persona del ensayo se muere, si fue por el ensayo o por otra cosa. Si alguien de ese comité se hubiera vacunado, ¿los resultados quedarían inválidos dado que ellos tienen que ser sí o sí imparciales?

Lo primero que hay que decir es que no ha sucedido. La única persona que en el ensayo tuvo una reacción adversa [murió], fue alguien que luego, se reveló, había recibido placebo. Y en este caso no ha habido nada.

¿Qué va a contener exactamente el informe que van a entregar?

Explicará antecedentes, en qué condición llegó [el lote de vacunas experimentales], quién lo recibe, quién lo almacena, quién lo gestiona, quién lo distribuye, quién lo administra, cuánto queda, qué se ha hecho con él, y a partir de eso: conclusiones y recomendaciones.

En las recomendaciones, ¿va a incluir usted, por ejemplo, denunciar a tal funcionario?

Lo que recomendamos, de ser necesario, es que haya acciones. El Congreso ha tomado ya la decisión de hacer tal o cual cosa, y no es que nosotros vayamos a llegar tardíamente, sino que esa es la conclusión a la que se llega. Pero el Congreso tiene sus mecanismos. Nosotros no cuestionamos nada. Por ejemplo, tienes Ministerio Público, la Contraloría General de la República, la Procuraduría del Estado que han decidido desarrollar X, Y, Z. Si nosotros llegamos a la conclusión de que eso [también] es pertinente, lo expresaremos así. Lo digo para que no se interprete después: «Pero han dicho lo mismo que… [esas otras entidades]». Es que esa es la conclusión a la que llegas a partir de los hechos.

¿Siente que el Congreso está superponiendo funciones con su comisión?

No, en absoluto. Y no creo que el Congreso no sienta lo mismo. El ámbito de la jurisdicción de la Comisión que estoy presidiendo es el Ministerio de Salud, y del Congreso de la República es el Congreso. Este puede decidir lo que considere pertinente.

¿Espera que su informe llegue a las mismas conclusiones del Congreso o está pendiente de que eso pueda ser un riesgo?

No, no, no. Cada institución tiene un foro distinto, una finalidad distinta, una forma de trabajar, de analizar la información. Eso no es algo que quepa esperar, es el tema de la diferencia de cada uno.

 

Fue el Congreso, ciertamente, el que cuestionó ayer a la premier Violeta Bermúdez el haber dicho días atrás: “el Gobierno chino no tiene que explicar nada”. En respuesta, Bermúdez repuso ante la Comisión investigadora del #VacunaGate: “Sobre las dosis solicitadas por la embajada china, creo que se les puede solicitar que compartan la información [la lista de inoculados] y me imagino que no van a tener ningún problema en hacerlo por transparencia y por la relación de cooperación que tenemos”.

Por su parte, Contraloría respondió a Sudaca que su facultad investigativa solo abarca entidades públicas, y que “las delegaciones diplomáticas están fuera de nuestro ámbito legal”.

 

 

 

 

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Mas artículos del autor:

"Pesadilla en el BBVA: una clienta estafada y una carta amenazante"
"América Latina: A dónde va mi pensión"
"Esperanza en el avance de la vacunación de adultos mayores"