vaso de leche

Del Vaso de Leche al vaso de la mezcla láctea

Una reciente ley aprobada por el Congreso amenaza con desnaturalizar el emblemático programa de asistencia alimentaria que beneficia a millones de niños peruanos. La norma, que no fue observada por el Ejecutivo y ya está vigente, abre la puerta a repartir mezclas lácteas en lugar de leche de verdad. Las más indignadas son las dirigentes de base del Vaso de Leche. A ellas, ni siquiera se les consultó su opinión.

La Ley Nº 31554, que modifica las características del programa social “Vaso de Leche”, ha dejado descontentos a prácticamente todos los actores involucrados en la industria láctea. A excepción, tal vez, de la gran industria que vende sustitutos de la leche.

La norma propone algunos cambios que han sido considerados como positivos, pero también uno bastante polémico: replantea la ración alimentaria. Con la modificación, el Congreso permite que el Vaso de Leche entregue mezclas lácteas, es decir, composiciones enriquecidas con productos vegetales, que son menos nutritivos que la leche fresca.

Esta nueva realidad fue posible gracias al silencio cómplice del Ejecutivo encabezado por Pedro Castillo. Pese a que el Ministerio de Economía y Finanzas opinó en contra de este proyecto, cuando la autógrafa llegó a su despacho, optó por no observarla y dejó pasar el plazo establecido por ley. Ante esta situación, fue promulgada por el Congreso durante la breve gestión de Lady Camones como presidenta del legislativo.

Como parte del análisis también se recibió la opinión desfavorable de la Municipalidad de Lima Metropolitana. El Ministerio de Agricultura (Midagri) evitó opinar. A las dirigentes de los Comités de Vaso de Leche ni siquiera se les consultó. Indignadas, pedirán su derogatoria. “Si no se puede, probablemente iremos a la calle y pediremos el cierre del Congreso”, es ahora su advertencia.

Puerta abierta

La ley Nº 31554 fue aprobada con los votos de 116 congresistas el pasado 6 de julio, y enviada al Ejecutivo para su promulgación el 15 de julio, durante la gestión de María del Carmen Alva como presidenta del Legislativo. Dado que el Ejecutivo no la promulgó, ni la devolvió al Congreso con observaciones, fue promulgada el 10 agosto, ya con las firmas de Lady Camones y Martha Moyano en su calidad de presidenta y primera vicepresidenta del Congreso.

La norma nació a partir de un dictamen previo de la Comisión de Inclusión Social, que agrupaba tres proyectos de ley relacionados con el Vaso de Leche. Uno de ellos proponía declarar de interés nacional la actualización del programa y otro la modificación de un solo artículo, sobre las normas complementarias para la ejecución del programa.

Las dos propuestas anteriores fueron presentadas por los congresistas José Arriola y Miguel Ciccia. Pero la tercera, la que ahora es objeto de controversia, fue presentada por Norma Yarrow. La legisladora de Avanza País propuso la modificación de seis artículos de la ley que establece normas complementarias para la ejecución del Programa Vaso de Leche.

El cambio más polémico está contenido en el artículo 4. En su primer inciso, la ley aprobada propone que, en lugares donde no se pueda distribuir de manera óptima leche de vaca, se ofrezca “leche en cualquiera de sus formas [evaporada, en polvo, etc] u otra mezclas enriquecidas de cereales con productos lácteos”. 

Con esta modificación se estaría desnaturalizando un programa social que desde su nombre tiene como objetivo brindar alimentos altamente nutritivos. “Una mezcla láctea es un producto que tiene la posibilidad de estar mezclado con productos de origen vegetal, algo que podría disminuir la calidad nutricional del producto. A diferencia de la leche fresca, que es un producto de origen animal en su totalidad”, advierte Jessica Huamán, regidora y presidenta del Frente del Consejo Municipal contra el Hambre de Lima.

Sudaca se comunicó con el despacho de la congresista Yarrow para conocer las razones detrás del cambio del artículo 4. Sin embargo, no contestó nuestras preguntas. Su despacho se limitó a remitirnos una copia del proyecto original de la congresista, el dictamen de la comisión y la ley promulgada finalmente por Camones. 

norma yarrow
De un proyecto presentado por la congresista Norma Yarrow nació la modificación de la ración alimentaria del Vaso de Leche. La legisladora formaba parte de la comisión congresal que aprobó la norma. En este nuevo año legislativo ya no lo es más.

Una revisión de los tres documentos deja saber que la congresista de Avanza País propuso que la ración alimentaria incluya “otros productos” complementados con insumos locales para igualar los valores nutricionales de la leche de vaca. El agregado de “mezcla láctea” fue agregado durante el debate de la comisión, al entender que a eso se refería la congresista. El grupo de trabajo estaba presidido por Abel Reyes, congresista de Perú Libre. 

Las mezclas lácteas existen en diferentes versiones en el mercado nacional. Gloria, la empresa con mayor participación, la ofrece con el nombre de Bonle. Pura Vida es otro producto que hoy se vende bajo esa denominación, luego de la polémica que despertó hace unos años por su composición. Laive y Nestlé, las otras empresas del sector, también la tienen en su catálogo. 

Oídos sordos

La norma también tiene agregados positivos. Por ejemplo, el artículo 2 incluye a los nutricionistas dentro del Comité de Administración del Vaso de Leche, un organismo que debe crearse en cada municipalidad del país, entidades encargadas de implementar el programa social. Esta decisión ha sido saludada por el Colegio de Nutricionistas de Lima. 

Sin embargo, el cambio del artículo 4 ha dejado descontentos a los diversos sectores involucrados en el Vaso de Leche. No solo por la modificación, sino porque no fueron consultados al respecto. 

El enojo más evidente es de las mismas dirigentes. “En ningún momento a nosotras nos han informado que querían modificar la ley. Como la mayoría de peruanos nos hemos quedado sorprendidas”, dice tajante Pilar Brito, presidenta de la organización en Lima y Callao. 

Esa propuesta [el artículo 4] nos parece descabellada porque los niños de 0 a 3 años no pueden tomar mezcla láctea. Está hecha de azúcar con grasas, vitaminas y saborizantes. A las personas mayores también les hace daño”, agrega Brito. El Vaso de Leche, vale recordar, atiende –como primera prioridad– a niños de 0 a 6, madres gestantes y lactantes, entre otros grupos vulnerables. 

La Ley 31554 tampoco tiene respaldo entre los ganaderos peruanos. Nivia Vargas, cabeza de la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (Agalep), recuerda que días antes de la publicación de la norma se reunió con Lady Camones para pedirle que no la promulgue. 

“Le pedí que no procediera, incluso le dije el número de los proyectos y lo apuntó. Para mí fue una burla. Estuve con ella días antes”, asegura la presidenta de Agalep. La reunión señalada fue compartida por la asociación en sus redes el 2 de agosto, 8  días antes de que la ley en cuestión fuese realidad.

Quienes sí opinaron en contra del proyecto de ley fueron el MEF y la Municipalidad de Lima. Ambas entidades señalaron lo mismo: que no era recomendable abrirle la puerta a otros productos sustitutos de la leche. 

El informe de la MunLima fue enviado el 4 de marzo a la Comisión de Inclusión Social. “[Se] deja en libertad a las municipalidades para que entreguen cualquier otra cosa, sin precisar que ese “otro producto” sea equivalente al valor nutricional de la leche y que contenga la cantidad de calcio por el que se ha elegido el producto ‘leche’ como alimento”, dice el documento firmado por la Gerencia de Desarrollo Social del municipio. 

Más adelante, el informe de la comuna limeña es todavía más contundente: “Yendo a un extremo, podría ser té o cualquier otra bebida, pues con la modificación propuesta, esos ‘otros productos’ a fin de alcanzar el valor nutricional mínimo, serían complementados con alimentos que contengan un mínimo de 90% de insumos de la localidad”, agrega el texto. 

Para el MEF, la norma era inabordable financieramente. “Contraviene el principio de equilibrio presupuestario y la prohibición de iniciativa de gasto congresal para crear o aumentar gastos públicos”, concluye el informe remitido por la Dirección General de Presupuesto Público del ministerio también el 4 de marzo. 

Un ministerio al que se le solicitó fijar una postura, pero decidió mirar hacia otro lado fue el Midagri. La comisión le solicitó su opinión a esta cartera, pero el expediente revela que decidieron no hacerlo porque “no se encontraba dentro del ámbito de sus competencias”. 

De acuerdo a Crisólogo Cáceres, presidente de la presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), la razón para abrirle la puerta al uso de mezclas lácteas en el programa Vaso de Leche es una excusa antigua. “Se aduce lo mismo de siempre: la falta de logística al interior del país. En lugar de repartir productos de origen natural, se distribuye a los beneficiarios productos industrializados”, considera Cáceres. 

Además, agrega el presidente de Aspec, esta ley es contraproducente. “El único beneficiario es la gran industria láctea. Lo mínimo que puede hacer un programa llamado Vaso de Leche es guardar armonía con la legislación vigente: el reglamento de la leche. Las mezclas no lo son, se le introducen otros insumos para generar uno nuevo”, asegura el también abogado de profesión.

Como reportó previamente Sudaca, el reglamento de la leche fue modificado a principios de abril por el Midagri. El decreto supremo que lo hizo posible privilegiaba el uso de leche fresca sobre la leche evaporada, principal presentación del alimento que se consume en el país. Hoy, la ley 31554, parece ir en sentido contrario al abrirle la puerta a las mezclas lácteas. 

En el Congreso ya saben que metieron la pata. Martha Moyano, primera vicepresidenta del Legislativo y hoy presidenta en funciones por la censura de Camones, se reunió con más de 100 dirigentas del programa social el último 26 de agosto. La fujimorista también había firmado la norma junto a Camones. 

En esa cumbre estuvo Pilar Brito. “Quedamos en trabajar la derogatoria de esta ley. Si no se puede, probablemente iremos a la calle y pediremos el cierre del Congreso”, asegura ofuscada la presidenta de los comités en Lima y Callao. 

La propuesta de Brito ya está, de hecho, en ejecución, aunque no desde la bancada fujimorista. La congresista Jessica Córdova presentó un proyecto de ley que nuevamente modifica la ejecución del programa Vaso de Leche.

vaso de leche
Martha Moyano, hoy presidenta en funciones del Congreso, se reunió con más de 100 líderes de los Comités del Vaso de Leche el último 26 de agosto en la sala Raúl Porras Barrenechea del Palacio Legislativo.

Su iniciativa tiene como único punto la modificación del artículo 4. Esta vez priorizando el uso de leche fresca, siguiendo la línea del Midagri. Lo anecdótico es que Córdova pertenece a Avanza País, es decir, la misma bancada de Norma Yarrow. El proyecto de Córdova actualmente espera ser discutido en la Comisión Agraria y la de Presupuesto, luego de ser presentado el último 8 de julio, solo dos días antes de que la ley 31554 fuese aprobada en el Pleno. 

Es claro que esta no será la última vez en este periodo gubernamental que se hablará de la leche, sea desde el Ejecutivo o Legislativo. Antes de avanzar en cualquier reforma estaría bien recordar que somos el país con la inseguridad alimentaria más alta de Sudamérica, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Tal vez una correcta ejecución del Vaso de Leche nos ayudaría a cambiar esa triste realidad.

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

Congreso, Leche, Minedu, Vaso de Leche

Mas artículos del autor:

"Elecciones distritales en Lima: ¿Quiénes son los candidatos con mayor patrimonio declarado?"
"Un emprendedor defraudado por Niubiz"
"Gas natural: la vía para mejorar la matriz energética peruana"
x