Rappi pedidos prime delivery

Rappi ‘prime’, engaño a domicilio

Sudaca ha comprobado que Rappi infla el valor de los “descuentos” que, por pagar una membresía mensual, obtienen sus usuarios prime. Los clientes también reportan cobros fantasmas y quejas sin resolver. Especialista explica que se trata de publicidad engañosa y que el Indecopi puede intervenir de oficio. A todo ese maltrato se exponen quienes deciden suscribirse a la aplicación de delivery.

«Esperamos mejorar la calidad de vida de los usuarios y generar experiencias únicas», afirmaba Simón Borrero, CEO de Rappi, cuando la app de origen colombiano aterrizó en Perú en noviembre del 2018. Llegó con una inversión de US$10 millones que dio frutos en poco tiempo. Con más de tres años en el país, sin embargo, numerosos usuarios manifiestan estar viviendo una experiencia que ha resultado ser “única”, pero por lo desagradable. Hablamos de la membresía prime de este servicio de reparto a domicilio.

En diciembre del 2021, Rappi lanzó novedosos planes de suscripción que eran presentados como una opción de ahorro para sus clientes más asiduos. Por un pago mensual de entre S/16,90 y S/26,90, el usuario recibiría descuentos exclusivos, eliminaría el costo de envío de un determinado número de pedidos y hasta podría acceder al contenido de HBO Max durante el tiempo en que su cuenta esté activa.

Tras hacer sumas y restas, convertirse en una cliente prime le resultó atractivo a Gabriela Cockburn Flores. Pero en poco tiempo se dio cuenta que algo olía mal. Alertada por comentarios negativos del servicio en redes sociales, decidió comparar el valor de los supuestos descuentos entre una cuenta prime y una regular. Se topó con un irritante engaño.

Para empezar, la “tarifa de servicio” −un cargo que cubre el costo de usar la plataforma− era mayor en la cuenta ‘exclusiva’ que en la normal. Pero encima, el app le indicaba que estaba ahorrando S/4,38 en el “costo de envío” −es decir, el delivery en sí mismo− cuando no era realmente así. Al observar la cuenta común, el costo de envío era sólo de S/3.85. Es decir, Rappi le estaba inflando el monto que supuestamente dejaba de pagar por tener una suscripción VIP.

Rappi delivery prime
Pese a tratarse del mismo pedido, el costo de envío y la tarifa de servicio aparecían con un precio mayor en la cuenta prime de Gabriela Cockburn.

Cockburn también se encontró con cobros inexplicables que no figuraban en los detalles de los pedidos, pero que aumentaban el monto final a pagar. De acuerdo a su pedido, por ejemplo, la tarifa por distancia le salía S/14,06 y el costo a su domicilio era de S/6. El total debía sumar S/20,06. La compañía, sin embargo, le estaba cobrando dos soles más, según un pantallazo que hizo de la orden.

Rappi Delivery Prime
La tarifa por distancia y costo de domicilio sumaban S/20.06, pero Rappí agregaba dos soles extra sobre los que no ofrecían explicaciones a Cockburn.

“Me dijeron que era un error en mi cuenta, pero no tiene sentido porque pedí [para hacer la prueba] de cuentas diferentes”, explica sobre la respuesta que recibió de Rappi. Su denuncia se hizo viral en redes sociales y eso llevó a que la empresa la contacte nuevamente, pero una vez más no le dieron una respuesta satisfactoria. “Me pidieron información de contacto, yo les dije cuál era mi consulta y no volvieron a responder”, relata.

 

 

Sudaca ha corroborado el engaño. El autor de este informe comparó la diferencia entre el “costo de envío” que figura para los usuarios regulares y el de los prime. Usando una cuenta Rappi simple y otra con el plan pagado, procedimos a realizar el mismo pedido: un combo de 12 donuts −con gaseosa incluída− de Dunkin’ Donuts.

Mientras que la cuenta regular mostraba S/4,27 como costo de envío; la cuenta prime, por ese mismo concepto, señalaba que el ahorro era de S/5,24. Como a Cockburn, nos estaban inflando el monto del beneficio.

Rappi Delivery Prime
En la comparación hecha por el autor del informe, el costo de envío aumentó cuando se intentó hacer el pedido a Dunkin´ Donuts desde la cuenta prime.

Para seguir corroborando las irregularidades, este reportero ordenó un combo de cuatro sánguches y cuatro gaseosas de la franquicia Subway. La diferencia aumentó: al usuario prime le indicaban que el ahorro en envío era de S/4,90 cuando el costo de envió al usuario regular era de sólo S/2,49. Todo esto, pese a que el pedido se realizaba en el mismo horario, al mismo domicilio, y era exactamente igual.

Rappi Delivery Prime
En una segunda prueba con un pedido a Subway, la diferencia entre el costo de envío entre la cuenta prime y la regular fue de S/2.41 pese a tratarse de la misma orden.

CARNE PARA EL INDECOPI

Situaciones similares han reportado otros clientes. El último martes −por dar un ejemplo− un usuario en Twitter de nombre Mariano compartió un pantallazo de un pedido que hizo a través de su cuenta prime. El costo incluía S/1,12 por la tarifa de distancia, S/6,49 por el costo de envío y S/0,19 por concepto de “protección”. En total: S/7,80. Pero el aplicativo le estaba cobrando dos soles más.

Gustavo Rondón Ramírez, quien pagó la suscripción ‘prime plus’ hace un par de meses, también padeció el servicio. “Con mi novia no tenemos tiempo para cocinar por el trabajo y usamos Rappi para pedir almuerzo y otras comidas. Al usarlo tantas veces al mes, pensé en probar Rappi prime”, relata a Sudaca.

Seducido por el “ahorro” en los costos de entrega y la posibilidad de acceder al contenido de una plataforma de streaming, Rondón pagó sin mayor objeción los S/26,90 que costaba el plan más caro de Rappi. Hasta que un comentario de su novia sobre una denuncia en redes sociales lo llevó a dudar de los beneficios que supuestamente recibía.

“Hicimos la comparación entre su cuenta de Rappi, que no es prime, y la mía. Su cuenta le salía como S/30 menos pese a que pedimos lo mismo. Eran los mismos productos, a la misma dirección y casi a la misma hora”, comenta Rondón, todavía sorprendido, y nos muestra las capturas de pantalla de los pedidos. Eran productos totalmente idénticos de McDonalds, pero en su caso simplemente era más caro.

 

 

Rappi Delivery prime
Luego de pagar S/77.43 desde su cuenta prime, Gustavo Rondón comprobó que el mismo pedido apenas costaba S/54.10 para el usuario regular.

Rondón reclamó y Rappi alegó que se trataba de un error del sistema. Tuvieron que devolverle el dinero con crédito. Pero casos similares siguen apareciendo en redes y lo llevan a desconfiar del servicio. «Cada vez que pido Rappi, comparo los precios con mi novia. Es incómodo, como consumidor, estar pendiente de que no te engañen», señala y no descarta dejar de usar la aplicación si sigue observando situaciones irregulares.

Martín Cuellar, abogado especialista en defensa del consumidor, dice a Sudaca que este caso podría catalogarse como publicidad engañosa y que Indecopi podría poner una sanción. «En el caso específico de la publicidad engañosa es cuando el beneficio que ofrece el proveedor no es el que realmente recibe el cliente. No se cumple en la práctica lo que se ofrece», explicó.

Además, Cuellar señala que Rappi no estaría libre de una sanción a pesar de que se trata de un app. La empresa funciona en nuestro país bajo la razón social de Rappi SAC. «Para el derecho basta que se identifique al producto, servicio y consumidor y ya estamos en territorio de Indecopi. La normativa está para interpretarla y aplicarla al caso concreto», comenta. El abogado asegura que el Indecopi puede iniciar una investigación de oficio o recoger las denuncias de los usuarios y se podría sancionar al responsable del aplicativo.

Susaca se comunicó con Rappi Perú para pedir explicaciones ante estos reclamos. Pero, luego de solicitar detalles sobre el informe que se estaba realizando, dejaron de responder los mensajes sin brindar descargos al respecto. Rappi es una de las aplicaciones de reparto más populares de Sudamérica y más de un restaurante ha prescindido de su propio servicio de delivery para trabajar sólo con ellos. Sin embargo, hoy queda claro que sus clientes VIP −al menos varios de ellos− han sido engañados.

 

**Fotoportada: Darlen Leonardo

 

Tags:

delivery, Empresas, Rappi

Mas artículos del autor:

"Las dos caras de Esdras Medina"
"Telesup a Palacio Municipal: el preocupante elenco de Daniel Urresti"
"Una cuestionada contratación por 48 millones de soles en Miraflores"
x