Juan Carlos Tafur

El trío tempestad de la derecha

“Ese candidato único de derecha tiene que ser disruptivo. Romper los cánones tradicionales. No puede ser un vocero del statu quo”

¿Son las únicas opciones de la derecha peruana para las venideras elecciones presidenciales, Keiko Fujimori, Rafael López Aliaga y Hernando de Soto? Ojalá que no sea así y este amplio sector ideológico del país -mayor que la izquierda, según las encuestas-, encuentre algún otro representante, más solvente, más empático, más liberal, más moderno, y que aglutine esfuerzos antes que dispersarlos.

Se necesita que la derecha presente un solo candidato, para empezar. Si no, le sirve en bandeja al país la terrible eventualidad de que la segunda vuelta la disputen un candidato de centro mediocre versus uno de izquierda radical (toda la izquierda peruana, antes que centrarse, se está radicalizando). Sería una calamidad y una injusticia, porque está probado históricamente que la derecha asegura un mejor gobierno y, por ende, un mejor porvenir al país.

Ese candidato único de derecha tiene que ser disruptivo. Romper los cánones tradicionales. No puede ser un vocero del statu quo. Tiene que dedicarse a ofrecer no sólo la manutención del modelo macroeconómico sino, además, desplegar un programa de gobierno audaz y agresivo para brindar salud pública de primer nivel a los pobres, educación gratuita de calidad, seguridad ciudadana (el desborde de la delincuencia está llegando a un punto que solo va a reforzar propuestas cada vez más autoritarias).

No basta con ser proinversión privada o con prometer el destrabe del flujo capitalista en el país. Eso es urgente y necesario, pero ya la fallida transición post Fujimori demostró que si no se siguen haciendo reformas estructurales en muchos ámbitos –no sólo económicos– se abona la tierra de las opciones radicales de izquierda, por naturaleza antiestablishment.

Quizás sea el fujimorismo –por su mayor arraigo popular y protagonismo histórico– el llamado a dar el primer paso, anunciando que Keiko Fujimori no volverá a postular a la presidencia y, en cambio, asegurar su aporte a la búsqueda de un candidato del perfil señalado (que no encaja, por cierto, tampoco, con los de López Aliaga y De Soto, quienes también deberían dar un paso al costado).

Hay en la sociedad civil personajes que podrían ocupar ese lugar. Ninguno tiene aún la figuración necesaria, pero es buen síntoma el activismo derechista de los últimos meses. Es, “simplemente”, cuestión de esperar que se alineen los astros y la base social propicia concilie con la aparición de un candidato nuevo, capaz de hacerle frente al centro aguachento y a la izquierda ideológicamente desquiciada que lamentablemente predomina en el Perú de hoy.

Tags:

derecha peruana, Gobierno, Hernando De Soto, Keiko Fujimori, Rafael Lopez Aliaga

Mas artículos del autor:

"¿Tregua y diálogo en las alturas?"
"Las tremendas culpas de la centroderecha"
"Papelón de la OEA y del gobierno"
x