Juan Carlos Tafur - Pie Derecho

La reconquista de la derecha

“Keiko debería haber empezado la segunda vuelta con un nivel de votación del 50.37%, muy por encima de la cifra que maneja hoy”

 

La convocatoria del equipo técnico de Keiko Fujimori tiene una evidente connotación política. Se trata de reconquistar el voto derechista que aún -increíblemente- le es esquivo.

Si uno suma la votación en primera vuelta de Fuerza Popular (13.4%), Renovación Popular (11.7%), Avanza País (11.62%), Alianza para el Progreso (6.02%), Victoria Nacional (5.65%) y PPC (1.98%), Keiko debería haber empezado la segunda vuelta con un nivel de votación del 50.37%, muy por encima de la cifra que maneja hoy (y a ello habría que sumarle una parte de la votación de Somos Perú y de Acción Popular).

Norma Yarrow (Renovación Popular), Francisco Tudela (Avanza País), Carlos Bruce (Alianza para el Progreso), Andrea Lanatta (PPC), entre los convocados de ayer, claramente apuntan a consolidar nichos partidarios que naturalmente no le deberían ser ajenos.

Ya se había estado produciendo esa migración. El IEP pregunta a la gente que se autodefine como derechista por quién va a votar y pasa de 39.5% a 54.6% la que se inclina por Keiko (no han incluido esa pregunta en la última medición, pero el porcentaje debe haber ido incrementándose). Pero en anterior encuesta se apreciaba que un sorprendente 23.6% de los votantes de López Aliaga se habían ido con Castillo y un 18.3% de los que se habían inclinado por De Soto hacían lo propio.

Las primeras líneas de acción de Fuerza Popular han pasado por esa tarea política y el proceso continúa. Como se ve, hay todavía concolón en la olla. A la par, se marcha a la disminución del antivoto y finalmente a la conquista del D y E y los indecisos, donde también el panorama se le muestra más propicio que a Pedro Castillo, quien si bien tiene un piso duro, infranqueable a toda contracampaña, parece haber llegado a su techo. No ha subido nada en ninguna de las mediciones efectuadas por las diversas encuestadoras desde que empezó la segunda vuelta.

Va a ser una batalla estratégicamente fina la que corresponderá a estas tres semanas restantes. La diferencia fundamental, sin embargo, entre ambos candidatos, es que Keiko Fujimori sigue al pie de la letra un guión trazado, y Castillo confía más en su instinto, navegando en una radicalidad de la cual -como ha quedado demostrado esta semana- no puede desprenderse, y que si bien le asegura un nicho irreductible, le puede costar -como ya lo han advertido diversos analistas de izquierda-, la elección.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Mas artículos del autor:

"La obligada censura a Maraví"
"La obligada censura a Maraví"
"Jugando a la casita en Palacio"