Misipa Wasin: casitas para gatos “que duran siete vidas”

Malena Jara ofrece casitas para gatos en forma de cubo y de contenedores, este último, incluso puede servir como mesita de centro, mientras el minino descansa. Emprendimiento emociona a los 'cat lover'.

En Lima Norte nació Misipa Wasin, un negocio que lleva un nombre quechua y que traducido al castellano se llama: “Casas de Gatos”.

“En Misipa Wasin existimos para darles la mejor vida que se merecen tus gatitos”, afirma Malena Jara, impulsora de este emprendimiento dedicado a los felinos.

Misipa Wasin es un negocio en donde se diseñan y venden casitas para gatos, valga la redundancia. Son hechas de triplay fenólico y vienen en dos presentaciones: en forma de cubo, cuyas dimensiones son 40 de largo por 40 de alto y 40 de ancho. También los hay en forma de contenedor, que además puede colocarse como mesa de centro en una sala, mientras los gatos -ronroneo de por medio- descansan casi todo el día: ¡vida de gatos!

La dimensión de esta presentación es de 30 de alto por 30 de ancho y 50 de largo.

“Nuestros productos duran siete vidas”, bromea Malena, en conversación vía Zoom con Sudaca, y que pueden ver en nuestro portal.

¿Pero cómo nace la idea de Malena Jara para crear casita para gatos? Pues la respuesta es la siguiente: desde la necesidad y el instinto de emprender.

 

Contenedor
Casita para gato tipo contenedor. También puede servir como mesa de noche.

 

“Soy arquitecta y culminó el contrato en mi trabajo en diciembre del 2020. Los primeros meses del 2021, mandé mis CVs a varias empresas y llamé a mis contactos, pero no conseguí empleo. Así que comencé a trabajar como independiente”, cuenta sobre esos primeros meses del año.

Previo a este acontecimiento por el que han pasado miles de peruanos, en la familia de Malena adoptaron dos gatitos hermanos de 3 meses. Los llamaron Inti y Killa. Les habían comprado su árbol para gato alfombrado de color beige que -cuenta la emprendedora- no fueron un gran diseño para su hogar. Pronto le quedó chico a sus mininos. Entonces pensó: “Por qué no le hago yo sus casitas”. Por ese entonces, venía trabajando en el diseño y creación de unos closets con un carpintero que pronto se convertiría en su aliado: el señor Elmer Julca. Ella le comentó su idea de hacer casitas para gatos. Él la oyó y comenzaron con el emprendimiento.

“Hice planos, tomé medidas de mis gatitos para crear las casitas que luego se venderían. Con las dimensiones adecuadas, las pasé al Autocad, y junto a Elmer se materializó el emprendimiento”, cuenta.

Misipa Wasin - CUBO
Casita para gato tipo cubo y con balcón.

El poder de las redes

Su emprendimiento lo lanzó por Twitter, pues era la red social que usaba con frecuencia para mantenerse informada. Luego vino Instagram. Pero fue en Twitter donde encontró el nicho para su negocio.

“Mi primer cliente fue el dramaturgo Eduardo Adrianzén. Le gustó mi emprendimiento, me escribió por DM (mensaje directo) del Twitter y materializamos. A él le estoy agradecida”. Pero no quedó allí, Adrianzén la etiquetó y su tuit fue observado por sus más de 300 mil seguidores.

Entendió, Malena, que para salir adelante debía apoyarse y apoyar a otros emprendedores, crear una red de contactos que se ayuden en comunidad. Fue que se unió a #LaNacionEmprendedora, una legión de emprendedores que se apoyan en Twitter. Quienes le dieron su respaldo fueron Don Rancherito, Gloren y la actriz Laly Goyzueta con MufFit. Ellos retuitearon a Misipa Wasin. Pero no solo eso, posteriormente le dieron consejos. Malena debía crear mensajes cortos y potentes y lanzarlos como publicidad en sus redes, jugar con los memes y adaptarlos a su emprendimiento, “arrobar” a otros emprendedores y retuitear las ideas de negocios de otros empresarios. “Siempre, en el camino, encontrarás personas que te ayudarán, que te harán crecer en comunidad”, reflexiona.

¿Qué lecciones le dejó emprender? Le preguntamos.

“Nosotros empezamos con el carpintero Elmer Julca y entendimos que cuando uno tiene productos de calidad y una buena marca, tu producto se venderá. Así se pasan la voz. A nosotros nos adoptó la comunidad de cat lover”, cuenta.

Pero también superó dificultades, como cuando subido el Dólar y pasó la barrera de los cuatro soles. En aquel entonces el precio de los materiales se fue al alza. “Eso nos afectó”, señala. Pero también entendió que para que sus casitas para gatos se vendan debían de llegar a todo lado: “Hacemos delivery y llegamos a todo Lima y a las regiones que nos soliciten”.

Y ¿qué les recomendaría a los emprendedores?

“Si tienen una idea, láncense. Yo hasta el año pasado trabajé para alguien. Imagino que, si hubiera seguido trabajando en obras de lunes a sábado, quizás no hubiera podido emprender. Les digo: no pierdan el tiempo. Busquen y encuentren la oportunidad. Siempre encontrarán quién los ayude. En mi caso fueron los ‘cat lover’”, dice sobre este emprendimiento que hoy, como nos dijo líneas arriba: tiene más de siete vidas.

Dato:

Para comunicarse con Misipa Wasin pueden hacerlo al WhatsApp o Telegram: 972 221 078. También pueden seguirlos en TwitterInstagram.

Tags:

Cat Lover, Malena Jara, Misipa Wasin

Mas artículos del autor:

"5 claves para identificar si vives en una edificación ecoamigable  "
"¿Qué es la innovación financiera y cuáles son sus beneficios?"
"“La oportunidad de la transformación digital se pierde sino la capitalizamos con formalidad”"