Nathan Nadramija

Algunos puntos para la reforma laboral

"Mientras el trabajador genere más valor, estará dispuesto a pagar una mayor remuneración. Más aún, si es difícil encontrar el mismo valor en otros trabajadores del mercado o es difícil identificarlos."

Es importante recordar que una empresa necesita contratar trabajadores para operar y crecer. Mientras mejor le va, es probable que necesite más trabajadores. Mientras el trabajador genere más valor, estará dispuesto a pagar una mayor remuneración. Más aún, si es difícil encontrar el mismo valor en otros trabajadores del mercado o es difícil identificarlos.  

Por su lado, el trabajador tendrá más opciones laborales mientras tenga más competencias demandadas y valoradas en el mercado. Dada la información asimétrica, es clave que el trabajador aprenda a dar señales con certificados, recomendaciones y referencias que tiene estas capacidades. Los trabajadores menos diferenciados tienen menor poder de negociación con sus empleadores. 

Las empresas también tienen subidas y bajadas en el ciclo de negocios que generan expansiones o contracciones en su demanda de trabajadores. El no poder despedir cuando las ventas van a la baja o las inversiones no tienen los resultados esperados desincentiva el crecimiento de las empresas y la creación de empleos. 

El valor que genere un trabajador para una empresa debe ser mayor a los pagos que recibe en los que la remuneración mensual es un componente junto a otros pagos que en el Perú incluyen gratificaciones, CTS, vacaciones, EsSalud además de los vinculados al puesto de trabajo. Estos otros pagos equivalen a casi 50% de la remuneración mensual. Si la productividad por trabajador es baja en una empresa, no podrá costear los otros pagos que implican la formalidad. Más aún, no podrá pagar la remuneración mínima establecida según la ley. 

Tenemos un gran déficit de empleos de calidad que presiona en general los salarios a la baja para los trabajadores de menores competencias. Es prioritario formalizar y visibilizar a este bolsón de trabajadores para incorporarlo en las políticas públicas. Los trabajadores independientes requieren un paquete específico de medidas. 

Cuando pensamos en la reforma laboral debemos tener varios objetivos en mente: 

  • No generar una pérdida de bienestar para los que ya son formales. Normalmente es una bandera de lucha de la izquierda, aunque no beneficia al 70% de la población más pobre y vulnerable. 
  • Reducir el costo de ser formales para que más empresas estén dispuestos a crear más empleos formales. Es pedido por empresarios y en algunos casos defendido por partidos de derecha.
  • Asegurar un nivel de protección social a los trabajadores. Es un consenso que debería ser transversal a todos.
  • Incrementar el poder de negociación de los trabajadores frente a las empresas para que pueden compartir una mayor proporción del valor que crean. Esta es parte de la solución a un problema canónico: la relación empresa y trabajadores.

En ese sentido algunas propuestas para el debate de reformas incluyen:

  • Eliminar las gratificaciones y acordar una remuneración anual. Esos pagos generan desbalances en el flujo de las empresas, más en el caso de empresas pequeñas. Para que trabajadores formales no se perjudiquen, en la transición, sus remuneraciones pueden recalcularse añadiendo un sexto a su remuneración mensual. Incluso se puede hacer ese ajuste a la RMV, aunque no sería oportuno por la crisis. 
  • El pago de EsSalud deberían asumirlo el Estado y las personas. De esa manera la empresa no paga 9% más y no es un desincentivo a la formalidad. En la transición, ese pago se suma al pago total a los trabajadores y se implementa un incremento equivalente en una contribución para salud. Esta contribución podría ser progresiva según el nivel de ingreso de los trabajadores. Está alineado a la reforma que expande el SIS a toda la población. 
  • Régimen laboral MYPE o regímenes laborales sectoriales deben mantenerse y ampliarse en el marco de un proceso de formalización. Es necesario promover el uso de estos regímenes en empresas en proceso de formalización sin promover el enanismo empresarial. 
  • CTS debería convertirse en seguro de desempleo. Estas aportaciones permitirían reducir riesgo de población más vulnerable durante las fricciones del mercado laboral en que buscan otros empleos. 
  • Se debería aprobar en el Congreso y/o el Tribunal Constitucional las reformas necesarias para que exista libertad para el despido pues limitan los contratos de plazo indefinido y promueven la rotación laboral que afecta la productividad de las empresas y crecimiento de los trabajadores. 
  • Los sindicatos deben renovar su visión para contribuir a que trabajadores puedan incrementar su poder de negociación y diferenciación a través de coordinación de: capacitaciones, certificación de competencias, y servicios para el desarrollo laboral/profesional de sus miembros. Además, la negociación típica de pliego sindical debería incluir la identificación de oportunidades de incremento de productividad en empresas y otros objetivos de las empresas para las que trabajan. 
  • Estado debe promover que empresas articulen con instituciones de educación terciaria para certificar competencias laborales. También debe promover y subsidiar programas de formación y entrenamiento laboral como incentivo y beneficio para trabajadores formales de empresas que se formalizan. 
  • Registro en planilla electrónica debe extenderse a todas las empresas e incluso trabajadores independientes que subcontratan trabajadores de manera amigable. 

Para que la reforma laboral tenga mayores efectos sobre la formalización, crecimiento y protección social debe complementarse con otras reformas claves como la tributaria, salud, desarrollo productivo, gobierno electrónico, entre otras. 

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

CTS, ESSALUD, MYPE, Reforma laboral

Mas artículos del autor:

"El debate del modelo económico"
"Elementos para una reforma tributaria"
"Algunos puntos para la reforma laboral"