toxico-tirano

Compañeros tiranos: ¿Cómo identificarlos?

Muchas veces son megalómanos, suelen ser manipuladores y buscan escalar muy rápido en la línea de carrera, sin importar a quién pueda afectar.

Muchas veces son megalómanos, suelen ser manipuladores y buscan escalar muy rápido en la línea de carrera, sin importar a quién pueda afectar.

Usualmente escuchamos y hablamos de los compañeros tóxicos en el trabajo de manera general. La realidad es que existen distintos tipos de compañeros tóxicos y los tiranos son uno de ellos. Este término suele están vinculado a la política, pero también podemos encontrarlo en los negocios.

Se trata de una persona que alberga comportamientos tóxicos que pueden llegar a formar parte de la dinámica, afectándola drásticamente. Esto se materializa, por ejemplo, en alguien autoritario que prioriza conseguir ciertos objetivos sobre el bienestar de los demás. Harvard Business Review describe algunos mecanismos mentales implicados en los tiranos:

Megalomanía

Cuando alguien se siente tan engrandecido, cree que las reglas de comportamiento que rigen su entorno no se le aplican a él. Muchos errores morales se remontan al sentimiento de ser invencible, intocable e hipercapaz. Para las personas omnipotentes, las reglas y normas son para todos menos para ellos. Esta actitud repercute en los demás e influye en la forma de pensar de quienes rodean al tirano, especialmente si trabajan para él.

Negligencia justificada

Después de adaptarse inconscientemente al entorno hostil en el que se desenvuelven, llega la negligencia justificada. Esto sucede cuando las personas no se quejan de los comportamientos tiranos porque están pensando en recompensas más inmediatas, como mantenerse del lado de los jefes o de quien tiene más poder.

Un estudio sobre la reputación negativa en el lugar de trabajo, publicada en Journal of Career Assessment, reveló que en ocasiones los empleados desarrollan voluntariamente reputaciones negativas porque, en algunos casos, esos comportamientos pueden alinearse con la organización y beneficiar al individuo. Los trabajadores que se desenvuelven en un entorno en el que una reputación negativa puede ser recompensada probablemente adapten su comportamiento a este entorno para tener éxito.

“Los empleados pueden ver las acciones de un gerente como negativas, pero estas mismas acciones pueden ser vitales para tener éxito a los ojos de los ejecutivos de la compañía”, indica el informe.

Lo peor de todo esto es que las emociones tóxicas son contagiosas. Nosotros también podemos sentir estrés, volvernos ansiosos, negativos y destructivos por el estado de ánimo de quienes nos rodean, como un compañero con conductas tiranas. Encima, estas actitudes pueden trasladarse a casa y afectar el entorno familiar.

Una investigación realizada por varias universidades alemanas descubrió que el 26% de las personas muestran niveles altos de cortisol con solo observar a alguien tenso. “El estrés puede olerse. Quienes lo sufren sudan hormonas que son captadas por los demás”, según un estudio del Monell Chemical Senses Center de Filadelfia.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Compañeros de trabajo, jefes tóxico

Mas artículos del autor:

"Renuncia y despido: ¿cuáles son los beneficios recibidos?"
"Renuncia y despido: ¿cuáles son los beneficios recibidos?"
"Inteligencia emocional: ¿Cómo resolver los conflictos de la mejor manera?"