Germán Díaz

¿Estar cómodo o lograr el éxito?

Un día Lucía fue a visitar a Pancho a su casa. Cuando llegó se dio cuenta que, en la entrada, había un perro que se quejaba y se quejaba y se quejaba. Entonces Lucía preguntó qué le sucedía. Pancho, sonriendo, le contó: “lo que pasa es que está echado encima de una madera que tiene un clavo que sobresale”. Entonces Lucía le insistió: “¿Y por qué no se mueve? ¿Por qué sigue estando en un sitio donde le duele, dónde está incómodo, en donde de una u otra manera, no está feliz? A lo cual Pancho le contestó: “lo que pasa es que no le duele lo suficiente, como para que se pare y se mueva del sitio”.

Muchas veces, eso es lo que nos sucede en nuestra vida. Por más que haya cosas que nos molestan, que nos incomodan, que nos duelen, que nos fastidian, no nos movemos porque es más cómodo, es más sencillo, es más fácil, requiere menos esfuerzo el quedarnos tal y como estamos. A ese estado o situación es a lo que se le llama zona de confort, que de una u otra manera, es un espacio en el que nos quedamos atrapados. Y puede ser física, emocional, o mental. No nos movemos porque estamos más cómodos, “más seguros”, “más tranquilos”, no hay riesgo, no hay absolutamente nada que nos incomode. Sin embargo, lo que sucede en esa zona de confort es que no podemos crecer, no podemos desarrollarnos, y obviamente, nuestros sueños y metas, no los vamos a alcanzar si permanecemos ahí.

Algo que debe estar claro es que, si quieres lograr algo, que hasta este momento no has podido, lo más probable es que te tocará salir de tu zona de confort, aprender nuevos conocimientos, desarrollar nuevas habilidades. Porque si sigues haciendo las cosas de la manera en que las has hecho hasta el día de hoy, lo que va a suceder, es que siempre obtendrás lo mismo. Podemos verlo con un ejemplo súper sencillo: si todos los días cocinas un huevo frito de la misma manera, todos los días tendrá el mismo sabor. Si quieres que el huevo frito tenga un sabor distinto, tendrás que cocinarlo de una manera diferente. Así que, si quieres que tu vida tenga un sabor distinto, debes cocinarla/vivirla de una manera distinta. Simple.

Nuestra zona de confort no es algo nuevo. De hecho, existe desde que la humanidad existe. Sin embargo, hay una gran diferencia entre la zona de confort o zona cómoda que hoy experimentamos, comparada con la necesidad de estar “cómodos/seguros” cuando vivíamos en una caverna, donde estar dentro de la caverna era sobrevivir y estar fuera de la caverna representaba el riesgo de morir. En donde lo conocido era seguro y lo desconocido peligroso. En ese momento, nuestra zona de confort o zona cómoda era más un estado o espacio físico. Este instinto nos permitía sobrevivir. Desde ese momento, nuestra mente, nuestra cabeza es donde nos quiere poner, porque estamos seguros, porque estamos cómodos, porque es más sencillo, porque no tenemos peligro, porque de una u otra manera, es sobrevivencia. Sin embargo, hoy por hoy, nuestra mente ya no sólo nos mantiene “a salvo” de los peligros físicos, sino también de los emocionales y mentales. Nuestra mente nos dice que no hagamos algo que nos ponga en peligro “social” (¿qué dirán de mí?), o quizás mental (“¿y si fallo…?”) y muchas otras más.

Entonces la invitación es: si tú quieres lograr las metas que hasta ahora no has logrado, debes estar dispuesto a salir de tu zona de confort.

Lo más importante que debes tener en cuenta es reconocer que estás en una zona de confort y darte cuenta cuál es esa zona dónde te mantienes, cuál es ese espacio en el que te mantienes, cuáles son las acciones, cuáles son las decisiones, que no estás tomando, y que requieren tomar, para poder alcanzar esas metas y sueños que hasta este momento no has alcanzado.

Salir de tu zona de confort, quizás inicialmente requiere que estés incómodo, sin embargo, con la práctica, con las constantes decisiones, el retarse constantemente a hacer las cosas que quizás, te has resistido y buscando la forma de lograrlo, te vas a dar cuenta que, a medida que pase el tiempo, cada vez será más sencillo, cada vez será más fácil y cada vez más vas a poder encontrar, vas a poder lograr que tus metas y sueños se alcancen.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

cómodo, Creciendo entre amigos, éxito, Germán Diaz

Mas artículos del autor:

"¿A qué le dedicas tu tiempo?"
"¿Hace cuánto no afilas el hacha?"
"¿Estar cómodo o lograr el éxito?"