juan barranzuela

Nuevo ministro de Transportes: cesado y cuestionado en Tumbes

Como gerente de esa región, Juan Barranzuela, flamante ministro de Transportes y Comunicaciones, fue cuestionado por demorar la instalación de una planta de oxígeno que costó S/3,5 millones. La maquinaria, además, no estaba en buen estado y sigue inoperativa hasta hoy. “Él debía supervisar a las gerencias involucradas”, dice un consejero norteño. Barranzuela, quien fue cesado de su puesto en medio de un recorte de personal con mal rendimiento, fue interrogado sobre este tema en una comisión investigadora del Congreso anterior. El caso está estancado allí.

El ministro Nicolás Bustamante dejó la cartera de Transportes y Comunicaciones el domingo pasado, pero su sucesor no se libra de controversias. Al actual ministro Juan Barranzuela lo salpica el caso de una cuestionada planta de oxígeno en Tumbes que demoró en instalarse mientras cientos de ciudadanos morían a causa de la pandemia. En ese entonces era Gerente General del Gobierno Regional (Gore). El Congreso anterior lo citó para que declare sobre el tema, pues, además, descubrieron que la maquinaria estaba en malas condiciones. Pero el informe final de esta investigación se encuentra en reserva, a la espera de que los congresistas actuales lo revisen.

El puesto que ocupaba Barranzuela, que lo hace responsable administrativo de la entidad regional, era clave para que la instalación de la planta se lleve a cabo de manera oportuna, dicen los entrevistados. No fue el caso. Sus días en la gerencia regional acabaron cuando fue cesado de ese cargo en octubre del 2021. Fue en medio de un anuncio del gobernador, quien dijo que daría de baja a los funcionarios con bajo desempeño.

UNA PLANTA INÚTIL

La planta de oxígeno se encuentra en el Hospital Regional José Alfredo Mendoza Olavarría, en la ciudad de Tumbes. Llegó ahí en abril de 2021, cuatro meses después de que el Gobierno Regional contratara al consorcio Uezu Zhi para traerla desde la India. Las autoridades locales anunciaron la adquisición, de S/3’554,278, con bombos y platillos. Sin embargo, hasta el día de hoy, la planta sigue inoperativa. Esto de acuerdo a los testimonios que Sudaca recogió, incluido el de la empresa.

La adquisición estuvo plagada de sospechas desde un inicio. En junio de 2021, la Defensoría del Pueblo advirtió una presunta sobrevaloración en la compra y, dos meses después, en agosto, la Contraloría señaló que aún no se hacían las pruebas de funcionamiento de la planta. Entonces, una comisión especial del Congreso puso en la mira la adquisición.

Juan Barranzuela Quiroga había sido nombrado Gerente General del Gobierno Regional a fines de febrero del 2021, posterior a la compra de la planta, pero en medio de la controversia por su falta de instalación. El ahora ministro fue puesto en la mira del Congreso porque, como gerente regional, era el responsable administrativo de la entidad y debía coordinar con las gerencias menores, como la de Infraestructura, para llevar a cabo diferentes acciones de la gestión. En este caso, la instalación de la planta.

Abogados consultados por Sudaca señalan que, en este cargo, Barranzula tenía el encargo de supervisar que todo esté yendo por buen camino. “Como gerente general, el señor Barranzuela ha tenido que hacer las recomendaciones y supervisar a las gerencias involucradas”, sostiene, también, el consejero Antonio Espinoza. Y culpa al ahora ministro de la poca transparencia que se tuvo para brindar información sobre esta compra.

Los consejeros fueron los primeros en notar que, al ser desembaladas, algunas partes de la planta no lucían nuevas. “Cuando le consultamos esto al Gobierno Regional, nos dijeron que, para hacer el traslado, metieron los equipos dentro de un material [no especifica cuál] y por eso se había afectado su apariencia. Pero, a simple vista, no lucían como nuevas”, relata Espinoza.

Debido a estas sospechas, solicitaron al Congreso que se haga el seguimiento. El entonces parlamentario acciopopulista Walter Rivera, quien presidía la comisión investigadora, llegó a Tumbes a comienzos de junio. En las fotos de aquella visita, se notaba óxido y corrosión en algunos equipos como el regulador, el receptor de aire o ciertos tanques.

Corrosión planta
La corrosión que se pudo observar en la planta cuando el congresista Rivera fue a hacer la inspección en junio de 2021.

Lo más impactante vendría en la segunda visita, en los últimos días de ese mes. Cuando Rivera y su equipo fueron nuevamente a la planta, se encontraron con personal que estaba pintando y colocando láminas a las partes que no lucían en buen estado. Ese día, el parlamentario declaró a los medios regionales que sospechaban que la intención del gobierno regional era que aquellas piezas parezcan nuevas. El congresista pidió un peritaje para poder corroborarlo. Según el diario Correo, el gobernador regional de ese entonces se mostró a favor de la idea. Pero el asunto quedó ahí.

Sudaca se comunicó con Zwei Hunde Ingenieros, una de las empresas que integran el consorcio contratado para la adquisición de la planta, quienes niegan que esta sea de segunda mano. “La planta está hecha en su mayoría de fierro. Es un tipo que no es usual en Perú, que es más grande y con más componentes de acero. Entonces es normal que se vaya a corroer al haber estado tanto tiempo en un ambiente como altamar [fue traída por embarcación desde la India]. No afecta a su funcionamiento. Las zonas afectadas se lijaron y se pintaron”, afirma el gerente general Javier Lavado.

Lavado, sin embargo, reconoce que hubo dilataciones en el proceso de instalación de la planta por parte del Gobierno Regional. Esto se debió a que, hasta marzo, el local iba a estar sobre relleno sanitario (vertederos) y se tuvo que cambiar a un lugar más idóneo. “También, desde junio, estábamos pidiendo [al Gore] que nos entreguen cilindros para hacer las pruebas. Necesitábamos 300, pero al final las hicimos con 25 o 30. Nunca nos entregaron los cilindros y las pruebas terminaron en septiembre”, agrega el representante de la empresa.

Entre junio y setiembre, Barranzuela ya ocupaba la gerencia regional. Su aventura en ese puesto terminó en octubre del 2021, cuando José Alemán reemplazó a Wilmer Dios como gobernador, debido a una orden de captura contra este último. Dios fue acusado de colusión agravada por irregularidades en una obra que costó más de S/2 millones. Al momento de asumir, Alemán declaró que “se realizará de manera oficial cambios de directores y gerentes, quienes bajo su criterio no han tenido un buen desempeño”, señala una nota del diario Correo.

Tomando apuntes, Juan Barranzuela Quiroga
Tomando apuntes, Juan Barranzuela Quiroga, en su tiempo como gerente regional de Tumbes. A la izquierda, con camisa blanca, el prófugo gobernador Wilmer Dios.

INVESTIGACIÓN ESTANCADA

La llegada de esta planta de oxígeno en abril de 2021 coincidió con el pico más alto de la segunda ola en Tumbes. Según los datos abiertos del Minsa, la región tuvo 214 muertes por COVID-19 ese mes, una cifra que sólo había sido superada en junio de 2020. Si bien en los meses siguientes la tendencia iría bajando, la situación seguía siendo crítica. 

“Yo soy presidente de la Comisión de Desarrollo Social. Y por ese entonces, la gente nos llamaba por necesidad de oxígeno”, recuerda el consejero Espinoza. “Cuando íbamos al hospital, nos decían “Consejero, consejero, no hay oxígeno”, agrega.

Bienvenido Ramirez, excongresista fujimorista y médico en el Hospital Regional, también relata una situación similar. “En la primera y segunda ola nos faltó el oxígeno. Mucha gente se moría por eso. Cuando le decíamos que no teníamos oxígeno a los familiares, salían corriendo a otras regiones o hasta a Ecuador, y traían los balones, con riesgo”, asegura Ramírez. Toda la tragedia se centraba en el Hospital Regional José Alfredo Mendoza Olavarría, donde se encontraba la planta de oxígeno inoperativa.

Este caso y el detalle de la responsabilidad del actual ministro Barranzuela se encuentran en el informe final de una comisión investigadora. Esta se encargó de indagar el mal manejo de la pandemia en Ucayali, Tumbes y Apurímac durante junio de 2021. El 9 de julio, enviaron el documento con sus hallazgos y recomendaciones a la presidenta del Congreso Mirtha Vásquez.

Sudaca se contactó con el excongresista Walter Rivera, quien presidió esta comisión investigadora. Rivera confirmó que el informe final había sido entregado de manera oportuna, pero que continúa como “reservado” porque no se pudo agendar para exponerlo en el hemiciclo. Fuentes del Congreso sostienen que el caso se encuentra en la caja fuerte de la Oficialía Mayor. 

En este nuevo periodo parlamentario, Kira Alcarraz es la que preside la comisión que investiga el manejo del COVID-19 en todas las regiones. Ella tiene la posibilidad de solicitar el informe. Este jueves, un trabajador de su despacho confirmó que ya lo había hecho. Según la congresista, estas semanas la comisión ha estado siguiendo un caso de Arequipa y recién en junio tocará Tumbes y Ucayali. Por el momento, la investigación hecha hace un año sigue estancada y con los detalles en reserva.

Nos comunicamos con el ministro Barranzuela a través de su equipo de prensa, pero al cierre de esta edición no respondió.

 

FOTOCOMPOSICIÓN: Darlen Leonardo.

 

Tags:

Juan Barranzuela, MTC, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"La Vallejo sobre la tesis de Castillo: “la universidad ya cumplió”"
"Lightyear, Cineplanet y un “orgullo” puesto en entredicho"
"La lista de López Aliaga: ¿Renovación? Solo de nombre"
x