Zoraida Avalos -Fiscalia de la nacion

La nueva fiscal y los «Topos» de Zoraida Ávalos

Ahora que hay una nueva Fiscal de la Nación, se requieren cambios drásticos que ayuden a limpiar la deteriorada imagen del Ministerio Público. Patricia Benavides, titular del pliego, debe poner especial atención en los ‘topos’ que le ha dejado la administración saliente de Zoraida Ávalos, cuya conducta, como se revela en esta nota, deja mucho que desear y debería dar pie a una profunda investigación.

El día de ayer viernes 1 de julio juramentó y se posesionó en el cargo la nueva Fiscal de la Nación Patricia Benavides Vargas quien, entre otros anuncios, prometió la creación de un “equipo especial de fiscales contra la corrupción del poder” en el que, sin decirlo expresamente, busca aglutinar y canalizar las investigaciones contra el expresidente Martín Vizcarra Cornejo y el actual presidente Pedro Castillo Terrones. 

Se trata de una medida inédita, sin antecedentes en el Ministerio Público y en la historia del Perú: una Fiscal de la Nación decide pisar el acelerador y enfrentar de manera directa y desafiante la corrupción enquistada en la cúpula del Poder Ejecutivo, concretamente, en la Presidencia de la República de dos últimos gobiernos. 

La sociedad y los medios de comunicación felicitan y aplauden una medida tan drástica; pero de nada vale hacer un ofrecimiento tan valioso si es que no se limpia primero el piso y el estiércol que hay debajo de la alfombra de las altas esferas del Ministerio Público. Para barrer la casa de Pizarro, se debe primero barrer la casa propia de la Avenida Abancay; no se puede mirar la paja en el ojo ajeno sin ver la viga que cuelga en el propio ojo. No se trata de un discurso; ni predicar con palabras, sino de dar el ejemplo e iniciar las investigaciones contra los propios fiscales que escandalosamente han cometido delitos a vista y paciencia de todos los peruanos con la más absoluta impunidad y descaro. 

EL CUESTIONADO NOMBRAMIENTO DEL EX ASISTENTE DE UN JUEZ SUPREMO 

El día viernes 31 de diciembre del 2021 apareció publicada en el diario oficial “El Peruano” la Resolución de la Fiscalía de la Nación Nº 1888-2021-MP-FN, suscrita por Zoraida Ávalos Rivera, por la que designa como fiscal adjunto provincial provisional al abogado Juan José Castillo Nieto, quien fue destacado a la Segunda Fiscalía Suprema Transitoria Especializada en Delitos Cometidos por Funcionarios Públicos que despacha la doctora Bersabeth Felicitas Revilla Corrales. Dicho nombramiento producido el último día del año 2021, cuando todas las personas están distraídas y enfocadas en la celebración del año nuevo, no tendría nada de significativo y especial si es que no fuera que Castillo Nieto era hasta ese momento secretario de confianza del juez supremo Hugo Núñez Julca, cargo al que había sido nombrado por el presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros Cornejo, mediante Resolución Administrativa N° 000077-2020-P-PJ del 27 de febrero del 2020.

Resolución El Peruano -Normas legales

Lo grave del nombramiento que hace Zoraida Ávalos es que Castillo Nieto, como secretario de confianza del juez Hugo Núñez Julca, había elaborado cuando menos tres resoluciones judiciales que resuelven favorablemente los requerimientos promovidos por la misma Fiscal de la Nación de ese entonces Zoraida Ávalos en casos que se tramitaban de manera directa en su despacho. Veamos: 

Una primera resolución judicial del 21 de julio del 2020 fue emitida en el EXP. N.º 00014-2019-“14”-5001-JS-PE-01 y que atendía el pedido de la Fiscalía de la Nación de prolongar el impedimento de salida del país contra el ex Fiscal Supremo Tomás Gálvez Villegas y que se decidió declarar fundado por el plazo de doce meses. En la página 33 de dicha resolución judicial aparecen las iniciales NJ/jjcn que corresponden al juez Núñez Julca y al secretario de confianza Juan José Castillo Nieto. En el documento judicial se decidió darle la razón completamente a Zoraida Ávalos, sin ningún tipo de matiz.

Una segunda resolución del 21 de julio del 2021 fue expedida en el EXP. 0004-2020-2-5001-JS-PE-01 y que resolvía el pedido de tutela de derechos presentado por el ex Fiscal de la Nación: Luis Arce Córdova en contra del despacho de la Fiscalía de la Nación que dirigía Zoraida Ávalos por una violación de los derechos fundamentales y que fue declarado infundado en su integridad. En la página 23 de dicha resolución judicial aparecen las iniciales NJ/jjcn que igual que el caso anterior corresponde a Núñez Julca y al secretario de confianza Juan José Castillo Nieto. 

Una tercera resolución del 20 de agosto del 2021 fue expedida en el EXP. 0004-2020-4-5001-JS-PE-01 y que decidía el pedido de tutela de derechos presentado por Nelson Javier Arce Córdova y Wilder Moisés Arce Córdova en contra del despacho de la Fiscalía de la Nación de Zoraida Ávalos por la violación de los derechos fundamentales y que fue declarado infundado. En la página 23 de la resolución judicial se identifican las iniciales NJ/jjcn, que, como se ha dicho, corresponden a Núñez Julca y al secretario de confianza Juan José Castillo Nieto.

En los tres casos identificados, la entidad que promovía la acción judicial o la entidad demandada era la propia Fiscalía de la Nación que dirigía Zoraida Ávalos; en los tres casos Zoraida Ávalos salió airosa obteniendo una victoria contundente y en los tres participó elaborando los proyectos de resolución judicial el abogado Juan José Castillo Nieto que luego fueron firmados por el juez Núñez Julca, tal como aparece en el registro de sus iniciales en la parte final de las resoluciones y que es una prueba incontrastable de su intervención.

Con ello se demuestra que cuando Zoraida Ávalos, como Fiscal de la Nación, litigó en el Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria en casos que se ventilaban en su despacho en los que involucraba a dos Fiscales Supremos que no eran de su agrado, y otras personas investigadas, obtuvo victorias judiciales con el apoyo del secretario de confianza Castillo Nieto. ¿Debido a ello fue nombrado el 31 de diciembre del 2021 como fiscal adjunto provincial provisional?, es una pregunta que cabe formularse e investigarse.

Sin embargo, las cosas no quedan allí y, por el contrario, van subiendo de tono y de gravedad.

El abogado Castillo Nieto luego de su nombramiento como Fiscal adjunto provincial provisional fue destacado en el día e inmediatamente a la Segunda Fiscalía Suprema Transitoria Especializada en Delitos Cometidos por Funcionarios que despacha la Dra. Bersabeth Revilla Corrales. La Fiscal Suprema Revilla Corrales fue quien acusó al exfiscal de la Nación Pedro Chavarry Vallejos por el delito de encubrimiento real y logró que el Juzgado Supremo de Investigación preparatoria lo condenara a cuatro años de pena privativa de libertad. Como era de imaginar y de modo previsible quien elabora la sentencia condenatoria de Pedro Chavarry del tres de septiembre del 2021 es el abogado Castillo Nieto, tal como se puede verificar con sus iniciales (NJ/jjcn) que constan en la pagina 117 de la sentencia.

Tanto Zoraida Ávalos y la Fiscal Revilla Corrales conocían muy bien el trabajo del abogado Castillo Nieto desde su cómoda posición de secretario de confianza del juez supremo Núñez Julca. Castillo Nieto viene a descubrir de pronto su vocación de fiscal luego de haber ayudado a que el Ministerio Público ganara casos en los que estaban comprometidos fiscales supremos que no eran del agrado de Zoraida Ávalos y de su grupo de poder.     

¿ME AYUDAS A APROBAR LA COLABORACIÓN EFICAZ DE WALTER RÍOS Y A CAMBIO TE AYUDO EN EL NOMBRAMIENTO COMO FISCAL?

Uno de los principales trabajos que se le habría encomendado a Castillo Nieto es que hiciera lo posible por aprobar el acuerdo de colaboración eficaz del expresidente de la Corte del Callao, Walter Ríos Montalvo, cosa que hizo en tiempo récord y mostrando su plena eficiencia.

Como es de conocimiento público, el domingo 13 de diciembre del 2021 el programa de Claudia Toro en PBO RADIO emitió una primicia al publicar el audio del Juez Supremo Núñez Julca que sostiene con un oficial de la Diviac Jorge Rodríguez en donde trata a los investigados del caso Cuellos Blancos como delincuentes y corruptos, adelantando opinión sobre la responsabilidad penal de personas que estaban siendo investigadas violando el principio de presunción de inocencia y el deber de imparcialidad. Frente a la gravedad de los hechos y a la situación insostenible de Núñez Julca en el Juzgado Supremo de Investigación preparatoria la Fiscalía Suprema de Eliseo Fernández Alarcón aceleró el paso y en tiempo récord logró presentar para su aprobación el acuerdo de colaboración eficaz que había firmado con Walter Ríos Montalvo.

Pese a que el Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria de Núñez Julca y Castillo Nieto tenía atrasado el despacho y estaban pendientes de resolver pedidos desde el mes de agosto del 2021, entre gallos y media noche, fijan fecha de la audiencia para la aprobación de la colaboración eficaz el día 22 de diciembre del 2021. En dicha audiencia, en la que intervino la Fiscal Fanny Quispe Farfán y el Procurador Público Javier Pacheco, se debía verificar cada uno de los 44 hechos que Walter Ríos Montalvo había delatado a fin de determinar si se había cumplido con corroborar y se habían respetado los demás requisitos fijados en la ley.

Pese a que la Procuraduría Pública de Corrupción de funcionarios había proyectado la realización de varias audiencias en el lapso de uno o dos meses para discutir cada uno de los puntos de la delación de Walter Ríos, sorprendentemente el Juzgado Supremo de Núñez Julca y Castillo Nieto resolvieron que un caso tan complejo se viera de manera fulminante en tres horas y el caso se dejó para resolver. Mientras el caso de la colaboración eficaz de Odebrecht duró más de 15 sesiones y tenía menos hechos delatados que la delación de Walter Ríos, el acuerdo de colaboración del expresidente de la Corte del Callao se vio de manera express como si se tratara de un servicio a la carta. Podemos preguntarnos si se buscaba acelerar los tiempos e impedir que si Núñez Julca era cambiado, otro juez conociera el caso, ya que si advertía los errores que contenía el acuerdo podía desaprobarlo.

El papel de Castillo Nieto aquí era determinante; si él demoraba la redacción de la sentencia de colaboración eficaz de Walter Ríos después de la apertura del año judicial del 2022 se corría el riesgo de que con el ingreso de otro juez supremo al juzgado de investigación preparatoria el acuerdo de Walter Ríos no sea aprobado; de tal modo se aceleró el plazo a como diera lugar a fin de que la sentencia pueda estar lista antes de fin de año. Según fuentes judiciales, una Fiscal Suprema le habría ofrecido interceder con la Fiscal de la Nación Zoraida Ávalos para que sea nombrado como fiscal en el Ministerio Público y así no pueda quedar en el aire y sin trabajo frente a la inminente salida de Núñez Julca como juez encargado del Juzgado de Investigación Preparatoria.

Se coordinaron perfectamente los tiempos y el mismo día que Castillo Nieto entregaba el proyecto de sentencia de colaboración eficaz para la firma de Núñez Julca, el 31 de diciembre del 2021. Ese mismo día salió publicada en el diario El Peruano su designación como Fiscal adjunto provincial provisional. Se trataba de un evidente intercambio de favores al estilo Cuellos Blancos: la fiscalía recibía la aprobación de la colaboración eficaz y Castillo Nieto lograba un nombramiento delivery por los servicios prestados.

Se ha podido averiguar que la conducta de Castillo Nieto con la Fiscalía, en especial, con la Fiscal Fanny Quispe, no era aislada ni solitaria. Según las fuentes consultadas, Castillo Nieto tiene llamadas y comunicaciones constantes con la Fiscal Fany Quispe en la que coordinaban el resultado y el sentido de las resoluciones judiciales que le interesan a la Fiscalía como el levantamiento del secreto de las comunicaciones, las tutelas de derechos, reexamen y algunas acciones semejantes. Dichas fuentes resaltan que Castillo Nieto pedía a la Fiscal Fanny Quispe el envío de resúmenes y de los argumentos en Word que querían que se ingresara en las resoluciones. 

La propia Fanny Quispe habría coordinado con los funcionarios de la Oficina de Registros y evaluación de fiscales a fin de cerrar la designación de Castillo Nieto en el tiempo más breve posible y habría convencido a la Fiscal de la Nación para que apurara su nombramiento. Las grabaciones de las imágenes de los pasadizos del Ministerio Público, luego de la segunda quincena del 22 de diciembre, despiertan suspicacias en ese sentido. Incluso, se ha tenido acceso a un audio en donde Fanny Quispe en una reunión admite conocer y tener amistad con Castillo Nieto. 

La Fiscal Fanny Quispe y Castillo Nieto, de comprobarse todo lo expuesto, incurrirían en prácticas en las que estaban incursos algunos empresarios y abogados involucrados en el caso Cuellos Blancos, pero esta vez la relación extraprocesal provendría de los propios miembros del Ministerio Público con las autoridades jurisdiccionales. ¿Alguien investiga estos graves hechos? 

552300678-RESOLUCION-N-CUATRO-SENTENCIA-DE-COLABORADOR-EFICAZ-30-DIC-2021-Walter-Rios-MONTALVO-Cuellos-blancos

COHECHO Y ANTECEDENTES FISCALES 

Se ha consultado a algunos fiscales y a abogados penalistas y nos señalan que la conducta de ofrecer o pagar por un determinado resultado judicial, antes o después, supone que se ha cometido el delito de cohecho activo. En ese delito debería investigarse si incurrieron Zoraida Ávalos y Fanny Quispe debido a que a cambio de obtener favores judiciales se lograría un nombramiento de Fiscal. Dicho hecho se vio consumado con la Resolución de la Fiscalía de la Nación Nº 1888-2021-MP-FN del 31 de diciembre del 2021 que fue suscrita por la misma Zoraida Ávalos.

Cuando se preguntó acerca de si había antecedentes parecidos los fiscales consultados nos remitieron algunas decisiones del propio Ministerio Público en las que se reflejaba el tratamiento como delito de cohecho del hecho de recibir designaciones o nombramientos como pago por obtener determinadas decisiones judiciales o fiscales.

El caso se remonta a mayo del 2017 en el que el Fiscal de la Nación Pablo Sánchez Velarde autorizó a que se denuncie por cohecho al juez Edwin Elmer Yalico Contreras, debido a que el 2008 declaró fundada una demanda de hábeas corpus a favor de ex Presidente Ollanta Humala Tasso por el caso del Andahuaylazo y el año 2013 fue contratado como asesor principal del Congresista José Antonio Urquizo Maggia, miembro de la bancada nacionalista. Se consideró que el nombramiento como asesor en el cargo de Profesional nivel SP-9 de Yalico fue un delito de corrupción, pese a que se produjo casi cinco años después de haber fallado en beneficio de Ollanta Humala. El caso de la designación de Castillo Nieto como fiscal adjunto provincial provisional por Zoraida Ávalos es mucho más grave porque se produce el mismo día que se dicta la sentencia de colaboración eficaz de Walter Ríos, el 31 de diciembre del 2021, y meses después que se condenara por encubrimiento a Pedro Chavarry y se fallara de manera favorable a Zoraida Ávalos en casos relacionados con Fiscales Supremos que no eran de su grupo de poder: Tomás Gálvez y Carlos Arce.

Las irregularidades en el nombramiento del secretario de confianza Juan José Castillo Nieto como fiscal del Ministerio Público no terminan allí. Por ejemplo, su designación se produce antes que haya renunciado y su renuncia haya sido aceptada por el Poder Judicial; mejor dicho, cuando fue nombrado como Fiscal adjunto provincial provisional por Zoraida Ávalos seguía teniendo relación laboral con el Poder Judicial, tanto es así que el 31 de diciembre del 2021 termina suscribiendo la sentencia de colaboración eficaz de Walter Ríos. Además, Castillo Nieto nunca ha trabajado en el Ministerio Público, ni como asistente fiscal, ni en un cargo administrativo en la Fiscalía; tenía cero experiencia; solo la suerte de una persona bendecida por los astros y el poder absoluto de Zoraida Ávalos explica su designación, rápida y fulgurante. Tanta suerte tiene Castillo Nieto que luego de su nombramiento como Fiscal Adjunto, producido en tiempo récord, no se le envía a trabajar en el pool de fiscales o en una Fiscalía provincial, de Lima o de provincia, sino que se le envía a laborar en la más alta esfera del Ministerio Público, en una Fiscalía Suprema Transitoria que depende de manera directa de Zoraida Ávalos.  

El día de su investidura como Fiscal de la Nación Patricia Benavides dijo: “las leyes nos hacen iguales y nadie puede estar por encima de ellas, por ello iremos tras la investigación de cualquier acto delictivo, ya sea del más poderoso o cualquier ciudadano común. Todos aquellos actos que caigan bajo sospecha tienen el deber de comparecer ante la justicia y rendir cuenta por sus actos».

Si el discurso de la flamante Fiscal de la Nación es sincero y honesto debería ser consecuente y, sin pensarlo dos veces, debe abrir investigación a Zoraida Ávalos, su votante en la Junta de Fiscales Supremos como Fiscal de la Nación y que le tomó juramentó en el cargo, y debe comprender en ella a la Fiscal Fanny Quispe y al Fiscal Juan José Castillo Nieto.

No basta hablar; es necesario predicar con el ejemplo. Solo así, como reconoció la Fiscal de la Nación, el Ministerio Público saldrá de su peor crisis.

 

 

 

Tags:

Fiscalía, Patricia Benavides Vargas, Zoraida Ávalos

Mas artículos del autor:

"Chiabra se lanza"
"La paranoia política se asienta en Palacio"
"¿Sin luz al final del túnel?"
x