Juan Carlos Tafur

Por una oposición que no sea bruta ni achorada

“Si la derecha y el centro insisten torpemente en proclamas como la oposición a una Asamblea Constituyente -que no se va a dar- o reitera por enésima vez la solicitud de vacancia -que tampoco se va a dar-, se condenan a sí mismos a la inocuidad”

Si la derecha y el centro no se dedican a hacer labor política intensa que demuestre a la población que el desastre de las políticas públicas (salud, educación y seguridad), se ha agravado con la gestión de las izquierdas, le van a dejar la mesa servida a un antiestablishment el 2026.

Si la derecha y el centro no hacen pedagogía política y demuestran con claridad a la población que la crisis económica que ya vivimos y que se va a agravar, es producto del desastre que supone dejarle a las izquierdas el manejo de la economía, va a permitir que Antauro Humala, con un par de encendidos discursos, recapture para los antisistema el afecto popular.

Si la derecha y el centro no hacen hincapié en los enormes grados de corrupción que han arraigado en casi toda la administración pública, será responsable de que siga instalado en el imaginario popular que la corrupción se asocia a las derechas y no, como vemos, a las izquierdas. No basta con traer a colación las experiencias corruptas de Villarán, Humala o los distintos gobernadores regionales de izquierda presos o denunciados. Hay que insistir en cómo ahora, que las izquierdas han tomado el poder, han hecho de la corrupción su bandera.

Si la derecha y el centro insisten torpemente en proclamas como la oposición a una Asamblea Constituyente -que no se va a dar, bajo ningún concepto- o reitera por enésima vez la solicitud de vacancia -que tampoco se va a dar-, se condenan a sí mismos a la inocuidad y a la falta de representación y legitimidad política. Por eso sus marchas no convocan a nadie.

Castillo se va a quedar hasta el 2026. Es lo más probable. Es una ilusión absurda creer que está a punto de caer o que va a dar un giro al centro. Va a quedarse reinando en medio de la misma mediocridad izquierdista. Requiere, en consecuencia, una oposición que sepa trazar una estrategia en ese sentido. Ya, gracias a sus votos en el Congreso, ha logrado contenerlo y tirar al tacho el plan de gobierno de Perú Libre. Ahora toca hacer control de daños y evitar que el colapso del Estado que está perpetrando termine por beneficiar a otro como él, en el proceso electoral venidero.

Tags:

Derecha

Mas artículos del autor:

"La mecha corta de Dina Boluarte"
"La democracia triunfó"
"Vacancia: cuestión de dignidad nacional"
x