Premier-Ministros-Pugna

Gabinete de intrigas

La falta de liderazgo del presidente repercute en un Gabinete marcado por intrigas políticas. Mirtha Vásquez tiene en la mira a Walter Ayala, Juan Silva y Eduardo González. Su entorno también ve con recelo al ministro de Salud, Hernando Cevallos. Mientras, el buró político de Perú Libre pide su salida. “Hay mucha presión de Perú Libre para ocupar algunos puestos”, dice la ministra de Cultura, Gisela Ortiz, a Sudaca.

Un hecho anecdótico resume la falta de liderazgo en el gobierno. El presidente Pedro Castillo sólo intervino en una de las 15 sesiones de Consejo de Ministros entre agosto y septiembre, de acuerdo a las actas liberadas por el Ejecutivo. Lo hizo en la reunión del 1 de septiembre y fue para decir, con comentarios breves, que se forme una comisión multisectorial para ver el alza del balón de gas, que se lea una carta de la embajada de Rusia en la que pide registrar la vacuna Sputnik V y que se evalúe abrir la frontera con Ecuador. 

Acta Presidente
Acta de la sesión del Consejo de Ministros del 1 de septiembre, donde se ve que el presidente Pedro Castillo intervino dos veces. El mandatario sólo tomó la palabra en cuatro oportunidades en quince reuniones del Gabinete, entre agosto y septiembre.

La escasa comunicación del mandatario repercute en el Gabinete presidido por Mirtha Vásquez, que se caracteriza por su poca cohesión y por las intrigas políticas. Se trata de un Consejo de Ministros que agrupa a varios bloques, donde cada uno va por su lado, sin guardar lealtad a nadie.  Por eso, la premier choca con Juan Silva, ministro de Transportes que representa la cuota de poder de Castillo, y con Eduardo González, de Energía y Minas, vinculado a Perú Libre.

Este despelote se plasmó con más fuerza en el caso del ministro de Defensa, Walter Ayala, acusado de actuar como un intermediario de Castillo para presionar por ascensos a altos mandos militares. El lunes 8 de noviembre, ante las denuncias, Vásquez se reunió con el presidente para recomendar la salida de Ayala y el secretario general de Palacio, Bruno Pacheco (también acusado de interferir en el proceso de ascensos), de acuerdo a dos fuentes gubernamentales. La premier estuvo acompañada de ministros considerados moderados, como Aníbal Torres (Justicia), Pedro Francke (Economía), Óscar Maúrtua (Cancillería) y Avelino Guillén (Interior). 

Esta vez, la jefa del Gabinete no condicionó su permanencia a la salida de Ayala, como sí lo hizo con el exministro del Interior, Luis Barranzuela, ampayado en una fiesta a pesar de las restricciones por el Covid-19. Vásquez, de acuerdo a fuentes de su entorno, no buscó tensar la cuerda por tratarse de dos personas de máxima confianza de Castillo, pero sí sugirió la destitución de Ayala y Pacheco. 

Ayala, al tomar conocimiento de este pedido, lanzó un tuit aquel lunes 8 donde habló de poner su “cargo a disposición”. Pero el mensaje fue un saludo a la bandera. Al día siguiente, el martes 9, el titular de Defensa dialogó directamente con el presidente en Palacio, saltándose a la primera ministra, para aferrarse al cargo. Argumentó que se trataba de un complot político. 

Ayala ya había hecho lo mismo con el expremier Guido Bellido, quien le pidió su renuncia por avalar un comunicado de la Marina contra el excanciller Héctor Béjar. A ‘Puka’ lo ignoró olímpicamente. En ambos casos consiguió el respaldo del profesor. 

Ayala, abogado de profesión, penetró en el círculo de confianza de Castillo por una recomendación de Richard Rojas, exjefe de campaña de Perú Libre, asegura una fuente cercana al ministro de Defensa.

Walter Ayala
Ministro de Defensa, Walter Ayala Gonzales, aferrado en el cargo.

El reciente desaire de Ayala a  Mirtha Vásquez desnudó un Gabinete desordenado y con poca comunicación. Vásquez no viajó a Ayacucho para acompañar al presidente a dar cuenta del balance de los primeros cien días de su gobierno, en desacuerdo con la permanencia del titular de Defensa. “No me sorprendió su ausencia,  en el sentido de que estaba en medio de una situación bastante compleja, con los hechos ocurridos con el ministro de Defensa”, reconoce a Sudaca Gisela Ortiz, la ministra de Cultura.

Ortiz, junto con el titular del Interior Avelino Guillén, es una de las más cercanas a Vásquez en el Gabinete.

 

MINISTROS EN LA MIRA

La primera ministra tiene una fluida coordinación con Francke, Maúrtua y Anahí Durand. Sin embargo, mantiene sus diferencias, por ejemplo, con el ministro de Salud, Hernando Cevallos. 

Según una fuente del Ejecutivo, en una reunión previa al pedido de confianza, Cevallos le planteó a Vásquez que incluya el tema de la Constituyente en el discurso de investidura que presentó ante el Congreso. Ella se opuso. Pedro Castillo revivió la propuesta el último miércoles en Ayacucho, cuando parecía un asunto enterrado para el gobierno. “Creo importante manifestarles lo de la Asamblea Nacional Constituyente, que es un grito popular. Lo dijimos ante el Congreso de la República y hoy está a instancia del pueblo. El pueblo organizado tendrá que asumir su propio camino”, dijo. 

Cevallos es visto con recelo por el círculo cercano de la primera ministra, que considera que su objetivo final es reemplazar a Vásquez como cabeza del Consejo de Ministros. Como parte de las intrigas, dos fuentes palaciegas aseguran que Cevallos le dice a Castillo y a su entorno que él puede unificar al Gabinete y a la bancada de Perú Libre por tener llegada con todos los bloques. El ministro de Salud fue requerido para este informe pero no accedió a las llamadas. 

Cevallos se volvió a reunir ayer con la primera ministra, aunque no se supo los motivos del encuentro. “Hay que dejar que el gobierno siga adelante con su trabajo. Acabamos de lograr la investidura. El Ejecutivo necesita un espacio para poder implementar sus políticas.  Si a cada rato interpelan ministros, es muy complicado llevar adelante todas las políticas que el país está reclamando. Hay que avanzar”, dijo Cevallos a “TVPerú”, antes de la cita con Mirtha Vásquez en la PCM. 

La jefa del Gabinete, además, tiene en la mira a los ministros de Energía y Minas y Transportes, Eduardo González Toro y Juan Silva, respectivamente. El primero cuenta con el aval del ala dura de Perú Libre y postuló al Congreso, en el 2016, por Perú Libertario, el embrión del lápiz. El segundo es un recomendado del presidente.

Mirtha Vásquez y Pedro Castillo
La primera ministra Mirtha Vásquez saluda al presidente Pedro Castillo, en la entrega de dos naves de fabricación rusa, en la Dirección de Aviación Policial, en el Callao, el viernes 13 de noviembre. Foto: Presidencia del Consejo de Ministros.

Vásquez cuestionó a González Toro  –a través de un oficio– por no participar en las reuniones de la comisión multisectorial para masificar el gas natural. En la PCM han tomado nota también que este ministro fue cuestionado por los nativos awajún, en Loreto, cuando fue a negociar con ellos por la toma de la estación petrolera 5. Los nativos dicen que González ha actuado con “negligencia e inoperancia” y han pedido su renuncia.

González respondió a Vásquez en los mismos términos -mediante un oficio- sobre el asunto del gas natural. Dijo que él no pudo asistir por estar atendiendo otros conflictos sociales y le pidió “tener una mejor comunicación”. La respuesta fue un claro ejemplo de confrontación. 

El congresista de Perú Libre Guillermo Bermejo también salió en defensa del ministro con uñas y dientes. “Donde se resolvió el problema de Antamina no fue en PCM. Fue en el Ministerio de Energía y Minas (…) la premier debería agradecer más bien”, dijo ayer a la prensa.

También acusó a Mirtha Vásquez de recurrir al chantaje. “Si ella está incómoda, las puertas siempre van a estar abiertas. Se lo he dicho al presidente, nosotros no podemos estar con nadie que nos chantajee con que ‘o haces lo que yo quiero, o me voy’”, señaló.

Roger Nájar, integrante del buró político de Perú Libre, va más allá y pide la salida de Mirtha Vásquez. “Yo pienso que esta señora ya está demás en el Gabinete. Lo que debe hacer es dar un paso al costado. No es necesaria ni indispensable”, opina Nájar para Sudaca.

“La señora Vásquez parece que está mareada. Y no se gobierna con oficios mandándoles a los ministros, como veo que está haciendo. Por lo tanto, si ella se siente incómoda, las puertas de Palacio y de la PCM están abiertas para que salga. Con lo que está haciendo lo único que hace es perder la confianza porque está peor que Guido Bellido, el anterior premier, disparando a su propio Gabinete. Cuando esas cosas bien podrían internamente conversarse y solucionarse y no dar este espectáculo. Es ridículo”, añade. 

La reacción de Bermejo y Nájar no es un asunto menor. Los dos son escuchados por el presidente. Ambos son convocados a Palacio de Gobierno cada vez que hay una crisis política. Castillo los considera como interlocutores válidos de Perú Libre. 

Cuando Vásquez asumió el cargo de primera ministra, colocó a Gisela Ortiz en Cultura y, luego, a Avelino Guillén en Interior. Después, encontró un Gabinete variopinto, donde algunos responden al presidente, otros a Perú Libre y otros a ellos mismos. En esas aguas turbulentas navega. 

“Yo no me atrevería a hablar de crisis. Yo sí encuentro que hay discrepancias. Pero eso no significa una crisis política o un afán de desestabilizar. Desde un primer momento hay mucha presión de Perú Libre para ocupar algunos puestos y, por otro lado, la propia decisión del presidente para designar ministros. La  fricción viene de ese nivel. La premier llega en una etapa de crisis y de mucho cuestionamiento”, dice la ministra Ortiz. 

La primera ministra estuvo ayer en una actividad del Ministerio del Interior con el presidente Castillo, en una imagen cargada de simbolismo ante las versiones de  una posible renuncia. La premier, sin embargo, continuó chocando con los ministros cuestionados. Esta vez el turno fue del titular de Transportes, Juan Silva, a quien le envió un oficio para pedirle explicaciones por la salida de Patricia Cama como titular de  la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran). Mirtha Vásquez parece haber descubierto que tiene al enemigo en casa.

*Fotoportada: Darlen Leonardo

Tags:

Hernando Cevallos, Mirtha Vasquez, PedroCastillo

Mas artículos del autor:

"Golpe tras golpe"
"Confesiones sobre el “fraude” del estudio Payet"
"El cliente favorito de Mark Vito"