Luxury capital estafa piramidal

Luxury Capital y las ‘financieras’ donde tus inversiones peligran

La Superintendencia de Banca y Seguros ha advertido que cinco empresas vienen captando dinero del público sin autorización. Entre los nombres destaca Luxury Capital, gerenciada por un personaje de apenas 25 años que prometía llamativas ganancias a los inversores. Sudaca pudo acceder a testimonios y detalles de cómo esta empresa no ha pagado lo prometido. El caso ya está en la División de Estafas de la Dirincri.

En noviembre de 2021, Juber Borja encontró la página de Luxury Capital en Facebook. En su descripción, esta compañía -que empezó sus actividades apenas en julio de ese año- se presentaba como una gestora de fondos privados que se invertían en el extranjero. De esta manera, incrementaban el capital de sus aportantes.

Ese mismo día, en aquella red social, publicaron 90 vouchers de depósitos a personas que habían ingresado al negocio con la ilusión de hacer crecer su dinero. Eso animó a Juber a escribir a la página pidiendo más información.

Le respondió una persona que se identificó como Jesús Dávalos, quien le presentó distintos planes para que pueda invertir, asegurándole que iba a tener un alto porcentaje de ganancias mensuales. Además de mentirle diciendo que la empresa no necesitaba autorización de la SBS para operar, Dávalos lo invitó a unirse a “un grupo de WhatsApp donde se encuentran todos nuestros inversionistas contentos con las ganancias que están generando”. Agregó que se trataba de “más de 100”.

Juber transfirió a Luxury US$700 y US$1,000 en noviembre y diciembre de ese año, respectivamente. Ambos aportes fueron parte de los planes de seis meses que ofrecía la empresa, con ganancias mensuales de entre 14% y 18%. Cumplido el plazo, le devolverían también el monto inicial. Pero a esta víctima sólo le tocó recibir US$73 de todo lo que había invertido. ¿Qué había pasado?

Contrato
Cláusulas de un contrato de Luxury

Sudaca revisó una docena de casos, con contratos y  depósitos que hicieron los inversionistas. Los que entraron al negocio antes de diciembre aseguran que la empresa sólo les pagó unos meses (nunca completaron lo ofrecido).  Los que ingresaron luego de esa fecha no recibieron ningún pago. Y es que en ese momento Luxury empezó a dar señales de no poder afrontar sus deudas.

De la documentación revisada, sólo de este grupo de 12 personas, está “gestora de fondos” recibió más de US$ 100,000. Al menos 60,000 de estos fueron depositados en los últimos días de diciembre, por lo que, quienes hicieron los depósitos, lo perdieron todo.

Luxury Capital está en el radar de la SBS. En una nota de prensa del 22 de abril, la superintendencia la incluyó en una lista de dudosos esquemas financieros que “no cuentan con autorización para captar dinero del público”. Entre las nombradas están Xeven Social Crowdfunding, que ofrece beneficios si ayudas “a que otros ‘logren’ lo que ellos desean”; Sin Fronteras con 615, cuyo principal promotor borró las publicaciones luego de la alerta de la SBS; y Shopseo, una plataforma parecida a Luxury ya conocida por estafa.

En la lista de la entidad reguladora también se encuentra Mined, que diariamente promociona cursos online relacionados a e-commerce o trading (actividad de compraventa en mercados financieros electrónicos). “Hemos recibido denuncias de personas que señalan que esta empresa está ofertando la posibilidad de ganar mucho dinero si traes a más personas al esquema”, sostiene Carlos Cueva, jefe del Área de Asuntos Contenciosos de dicha superintendencia.

La nota de prensa, explica Cueva, pretende alertar a los usuarios para que no caigan en la garra de estas empresas. “Es un comunicado de advertencia sobre entidades que no tienen autorización de captar dinero del público. No estamos diciendo que esas empresas necesariamente están estafando”, precisa el funcionario.

Por eso, en el caso de Luxury, los inversores están presentando denuncias a la Dirincri para que se determine si es que la empresa ha incurrido en ese delito. Sudaca recogió varios testimonios que podrían aportar información relevante para las indagaciones.

Denuncia
Una de las denuncias presentadas en la DIRINCRI contra Carlos Dávalos, gerente de la empresa.

TESTIMONIOS

“Nos han agarrado en lo más vulnerable. Es un momento que nadie quisiera pasar”, sostiene Reynaldo Huáscar, quien luego de escuchar la buena experiencia de un amigo en Luxury, decidió hacer tres inversiones. Dos de ellas fueron en noviembre: una de US$600 y otra de US$500, con un plan de pagos mensuales de 14%. Sólo le pagaron cuotas semanales hasta inicios de diciembre. Su tercer aporte fue de US$750 el 28 de diciembre. No recibió nada de lo prometido en el contrato. Reynaldo calcula haber perdido casi US$1,600 en total.

Cada inversor que pudimos entrevistar tiene una situación distinta. Algunos han podido sobrellevar mejor las pérdidas económicas, ya sea porque no invirtieron una gran cantidad de dinero o porque cuentan con un respaldo financiero. Pero, en otros casos, la falta de pago de Luxury los ha dejado en una situación más crítica. 

Uno de estos casos es el de R.S., quien nos pide la reserva de su identidad. Esta persona invirtió US$19,000 en octubre del año pasado. “Había vendido un terreno para pagar una deuda, un préstamo familiar que tenía con el banco por la compra de un carro. Decidí invertir [esa plata] en la empresa para aumentar el dinero. Luxury sólo cumplió con el pago los dos primeros meses”, relata. 

A fines de diciembre, la empresa ofreció elevar el interés de las ganancias mensuales a 18% (pues en los últimos meses había bajado de 20% a 14%). Varios inversores entrevistados reconocen que eso les animó a hacer un depósito adicional, la mayoría el mismo día: el 28 de diciembre. R.S. fue uno de ellos, ya que, hasta ese momento, la empresa había cumplido con los pagos mensuales hasta entonces. Así que animó a su mamá a invertir US$1,000 adicionales, esta vez de unos fondos familiares.

Ofertas diciembre
La oferta que lanzó Luxury en los últimos días de 2021. Los pagos mensuales ofrecidos volvieron a aumentar.

Tan solo días después, Luxury empezaría a anunciar un retraso en los pagos a todos sus clientes. R.S. asegura que la empresa sólo le llegó a pagar cerca de US$5,000 de todo lo que aportó. 

Otro inversor, quien también pidió ser nombrado con sus siglas, A.U., asegura que la falta de pago de la empresa lo dejó en una situación grave. “Anímicamente estoy bajoneado. Tengo problemas financieros espantosos porque tengo que pagar un préstamo; si no, pierdo mi departamento. Yo antes era profesor y árbitro amateur. Ahora tuve que dejar la docencia para trabajar como obrero porque ahí gano más.  También he tenido que hipotecar mi camioneta”, comenta. 

Él invirtió US$9,000 en la empresa a inicios de setiembre de 2021. Lo hizo, señala, desde la cuenta de su esposa. En un principio dudaba de si Luxury realmente estaba pagando tan altos intereses. Pero lo que vio en las redes sociales le convenció. “Posteaban y posteaban los depósitos que hacían a la gente. Habían pasado tres meses y continuaban. Entonces vi que era una buena opción y decidí invertir”, afirma el agraviado. 

A.U. asegura que perdió la mitad de lo que invirtió, pues le pagaron sólo hasta diciembre.

EL PUNTO DE QUIEBRE

Actualmente, cuando uno entra al Facebook de Luxury Capital, la empresa asegura que sólo brinda información financiera. “¡NO ACEPTAMOS CAPITAL DE NINGÚN TIPO!”, resalta enfáticamente su descripción. La última fecha que aceptaron dinero del público fue el 28 de diciembre de 2021. Sudaca tuvo acceso a siete contratos firmados esa misma fecha, en los cuales la inversión total suma casi US$62,000. Pocos días después, la empresa empezaría a dar los primeros signos de alarma. 

El nuevo Luxury
Una publicación del viernes pasado de Luxury. Irónicamente, ahora se dedican a dar consejos financieros.

Aquel diciembre, por ejemplo, ya habían surgido problemas con los acuerdos entre la empresa y los aportantes. «En mi contrato, había cosas incongruentes: decía mi nombre, pero aparecía otro porcentaje diferente al pactado. Decía que había contratado el plan de seis meses cuando yo había elegido el de un año. Les hice saber eso, pero no me respondieron”, recuerda Antonio Gallegos, que invirtió US$3,500 y asegura no haber recibido nada.

El 4 de enero de 2022, la empresa avisó en el chat de WhatsApp de sus usuarios que no estaban aceptando más inversiones porque “todo el personal está con la tarea de los nuevos contratos”. Y el 7 de enero, lanzaron una justificación para el retraso de los pagos y cambiaron de discurso: anunciaron que, debido a una supuesta fiscalización por parte de la Sunat que los obligaba a regularizar documentos, no iban a poder retirar el dinero del broker que usaban. Se referían, con esto último, a la intermediaria que operaba en el mercado financiero internacional, la que ponía afuera las inversiones de los afectados.

El escepticismo ya se notaba en algunos inversores, que sospechaban que las excusas eran falsas. Otros pedían paciencia, ya que la empresa había dado una fecha para el pago pendiente: el 28 de enero. Cuando llegó ese día, sin embargo, no pagaron.

Algunos de los afectados ya habían creado un grupo de WhatsApp paralelo donde coordinaban qué acciones tomar ante la demora. En el grupo oficial, mientras tanto, Carlos Dávalos, el gerente general, afirmaba que el dinero aún no llegaba a la cuenta empresarial.

El gerente de Luxury adjuntó tres videos cortos filmados por él mismo en un banco. En la imágenes, se le oye preguntarle a una trabajadora de la entidad financiera por qué no llegan las transacciones a la cuenta de su empresa. En ningún momento se muestra que le den alguna respuesta a su consulta.

En ese mismo chat, Dávalos prometió crear una nueva cuenta bancaria para solucionar el problema, aseguró que la empresa no iba a desaparecer y que iba a haber más comunicación que nunca. Pero esto último no se cumplió. Los usuarios empezaron a reclamar por el grupo de WhatsApp que Luxury no respondía las llamadas ni los mensajes.

Al día siguiente, el 29 de enero, el número de atención al cliente de Luxury mandó otro mensaje al grupo de WhatsApp, donde amenazaba con una contrademanda a quienes quieran denunciar a la empresa penalmente, una idea que ya había sido sugerida por un usuario semanas antes. “Así mismo, desde este momento, cualquier comentario fuera de lugar por este grupo será reportado y se procederá a eliminar del grupo”, asegura el mensaje.

La semana siguiente, en medio de reclamos cada vez más intensos, Luxury afirmó que la devolución del dinero empezaría el 7 de mayo y que penalizarán a “las personas que hayan venido compartiendo comentarios o adjetivos mal intencionados”. También anunciaron que ya habían creado la nueva cuenta bancaria y adjuntó una grabación para mostrarles las primeras operaciones que estaban haciendo: la mayoría eran transacciones de montos pequeños que no pasaban los US$100 ni se acercaban a la suma depositada por los inversores.

“Este es un proceso que llevará [el] tiempo indicado [hasta el 7 de mayo], por lo que les pido me dejen hacer lo que mejor hago”, agregó el gerente en su mensaje.

En marzo no hubo mayores noticias de los pagos y, para fines de abril, Dávalos señaló en el chat de los inversores que la devolución ya no se iba a dar en la fecha acordada. Dijo que había abierto un nuevo servicio para que puedan invertir con “100% control de su dinero”. Se trataba de un intento de enmienda insólito, considerando todos los pedidos de devolución o de, al menos, hacer un Zoom informativo durante el 2022.

Ese día, Dávalos también restringió la opción de que los demás puedan mandar mensajes en el grupo de WhatsApp. “Este grupo va a pasar a ser un grupo simplemente informativo, sólo se va a envíar las últimas actualizaciones del servicio para evitar distracciones con comentarios malintencionados”, sentenció a modo de posdata.

Mensaje wsp abril
El mensaje del 27 de abril de Dávalos. Ese día, restringió a los inversores de mandar mensajes.

Hasta el día de hoy, los inversores no han recibido las devoluciones de lo que invirtieron, pese a que muchos de ellos ya mandaron su resolución de contrato a Luxury. Carlos Dávalos se animó finalmente a hacer un Zoom el 12 de mayo. Pero lo que dijo en la reunión dejó mucho que desear.

“Estuve en el Zoom hasta media hora antes de que terminara. Básicamente, Dávalos explicó que todo el dinero se perdió porque el petróleo está de bajada. Nos hizo ver las transacciones que había hecho con cantidades menores el 22 de marzo. Le pedíamos que nos deje ver las de los meses anteriores, pero no lo hizo. También nos desactivó el audio”, recuerda Alan Sedano, uno de los inversores que estuvo en esa reunión. Como dato adicional, Alan comenta que para poder invertir US$3,250 en Luxury, se hizo de un préstamo.  

Sudaca se comunicó con Carlos Dávalos, quien sólo atinó a comentar por un mensaje: “Todo respecto a ese tema lo compartí con los inversionistas mediante un Zoom. Ahora nos encontramos mediante un sistema de devolución que también vengo compartiéndolo mediante el mismo grupo”.

 

Tags:

Banca, Financieras, SBS

Mas artículos del autor:

"La Vallejo sobre la tesis de Castillo: “la universidad ya cumplió”"
"Lightyear, Cineplanet y un “orgullo” puesto en entredicho"
"La lista de López Aliaga: ¿Renovación? Solo de nombre"
x