Giancarla Di Laura 2

El baile y la educación alternativa

"Llevar el baile a las escuelas para crear una mejor manera de vivir esta época tan difícil resulta sumamente provechoso y diluye las tensiones que a veces los estudiantes traen de casa o cargan por enterarse de los acontecimientos luctuosos que llenan los noticieros y las redes sociales."

Enseñar en escuelas y universidades tanto en el Perú como en Colorado me ha hecho darme cuenta de muchos problemas que afectan directamente a la niñez y a la juventud, más aun al empezar a salir de esta pandemia que todavía sigue atacando. Hoy en día se da mucha importancia a la salud mental, a la respiración, a cómo tenemos que comportarnos en una sociedad que muchas veces es violenta. Por eso, hoy quiero hablar, como educadora, de algunos temas relacionados con el impacto psicológico que este tiempo de crisis viene causando en la juventud de muchas partes y en la posibilidad de encontrar caminos para aliviarlo.

Hace unas semanas comenté la misión de AOPYO (Organización Juvenil Aprendices de Paz, por sus siglas en inglés) al incluir el Tai Chi en las escuelas desde primaria a secundaria, donde se da mucho énfasis a la flexibilidad, al movimiento y a la respiración. Los niños y jóvenes empiezan de una manera relajada y animada su día; el Tai Chi les permite meditar sobre sus objetivos y anhelos para que puedan estar más enfocados en el proceso de aprendizaje y de socialización.

Como parte de las actividades de AOPYO, la semana pasada tuve la oportunidad de hacer un entrenamiento con la organización “Celebrate the Beat” (Celebra el Ritmo) y fue realmente conmovedor ver el efecto que produce en los estudiantes. Aquí se empieza con baile, música, repeticiones de coreografías, y realmente se crea un ambiente acogedor y bonito. La escuela es una fiesta, en el buen sentido de la palabra. Los niños se encuentran felices de poder expresar con su cuerpo lo que necesitan. “Celebrate the Beat” fue fundada en Denver, Colorado hace veinte años por la afamada bailarina Tracy Strauss y tiene filiales en muchas ciudades de los Estados Unidos.

El movimiento que desarrollan los estudiantes los ayuda a procesar los cambios drásticos que a veces suceden en nuestras casas, nuestra comunidad y nuestro mundo. Siempre con las piernas y los brazos listos para poder ejecutar el programa y relajarse, los alumnos logran mediante la expresión corporal un mejor estado anímico que favorece el desarrollo de sus habilidades y lo que en jerga pedagógica se conoce como “aptitudes”.

Bajo la dirección del bailarin-coreógrafo Jacques Ambrosio, “Celebrate the Beat” en Colorado lleva el gran legado de National Dance Institute que se originó en Nueva York por medio de este apremiado artista. Como de chico Jacques no podía quedarse solo en casa, siempre iba a los ensayos de baile de sus hermanas y así le empezó a agarrar el gusto a este arte.  Poco tiempo después empezó a bailar con diferentes productores. Tuvo así la oportunidad de trabajar con seres maravillosos como la fundadora y directora Tracy Strauss y sus diversos instructores. Llevar el baile a las escuelas para crear una mejor manera de vivir esta época tan difícil resulta sumamente provechoso y diluye las tensiones que a veces los estudiantes traen de casa o cargan por enterarse de los acontecimientos luctuosos que llenan los noticieros y las redes sociales.

Como aparte de crítica literaria y profesora soy también tenista e instructora de zumba, la experiencia no me pudo resultar menos gratificante. Invoco a mis colegas a mover el esqueleto. Un bailecito mañanero puede cambiarle el día a mucha gente. Empezando por nosotros mismos, incluso fuera de la escuela.

 

Tags:

baile, Educación

Mas artículos del autor:

"Octubre, el mes de Trilce"
"Pastores peruanos en Colorado: una historia de nuestro exilio"
"Cultura: un ministerio acriollado"
x