Juan Carlos Guerrero

Acuerdo por el Perú

"Es importante que personalidades con experiencia en el sector público y privado se reúnan, se conozcan y reconozcan en qué están de acuerdo y en qué no acerca de los problemas y posibilidades del país."

“¿Alguien sabe hacia dónde nos conduce el presidente Castillo o la presidenta María del Carmen Alva? Es más, ¿cuál es el país que imaginan los congresistas de AP, APP, Avanza País, Bloque Magisterial, Juntos por el Perú, Fuerza Popular, Perú Democrático, Perú Libre, Renovación Popular o Somos Perú? ¿Cuáles son sus propuestas para cambiar el país?”

¿Alguien sabe hacia dónde nos conduce el presidente Castillo o la presidenta María del Carmen Alva? Es más, ¿cuál es el país que imaginan los congresistas de AP, APP, Avanza País, Bloque Magisterial, Juntos por el Perú, Fuerza Popular, Perú Democrático, Perú Libre, Renovación Popular o Somos Perú? ¿Cuáles son sus propuestas para cambiar el país? ¿Últimamente, los hemos escuchado debatiendo sobre la calidad de la educación superior universitaria o la transformación energética o la reforma del transporte por ejemplo? No.

Por el contrario, dialogan y pactan debilitar la reforma universitaria o la del transporte. Son acuerdos que responden a intereses particulares y de coyuntura. Ni por asomo piensan en el bien común y la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos a largo plazo. Sin embargo, la crisis política y económica en la que se encuentra el país demanda que los partidos con representación congresal arriben a ciertos consensos. Uno de los cuales, quizás el más importante, tiene que ver con una solución política a la situación en la que nos encontramos. Llegar a tal consenso supone generosidad, desprendimiento y concesiones de los congresistas. De lo contrario, la crisis se profundizará.

¿Qué es lo que impediría lograr un acuerdo político de tal naturaleza? La mutua descalificación entre los partidos políticos que apoyan al Ejecutivo y los que no, herencia de la campaña electoral pasada. Pareciera que se olvida que gobernar implica lograr consensos y hacer concesiones. En ese sentido, discrepar sí, pero sin dejar de tomar en consideración los otros puntos de vista en debate. Suena idílico pero es una de las maneras de ir mostrando respeto y consideración por los adversarios.

Mientras los partidos políticos y sus congresistas deliberan si es el momento oportuno de acordar una salida a la crisis, desde la sociedad civil y política, se gestan espacios de análisis y reflexión. Marisol Pérez Tello, Jorge Nieto, Daniel Olivares, Richard Arce y Fernando Cillóniz han iniciado una serie de conversatorios bajo el nombre de “Diálogos por el Perú”. Se busca, como señala Jorge Nieto, “acabar con un período de grito y desplante e iniciar un esfuerzo de escucharnos, disentir y entendernos, todo por nuestra gente, por soluciones para nuestro futuro común”. 

El esfuerzo es destacable. Es importante que personalidades con experiencia en el sector público y privado se reúnan, se conozcan y reconozcan en qué están de acuerdo y en qué no acerca de los problemas y posibilidades del país. Esto último es una característica del arte de la política que nos muestra que, pese a todo, otra manera de entenderla y ponerla en práctica sí es posible.

Tags:

acuerdos, política peruana

Mas artículos del autor:

"¿Liderazgos democráticos? los de antaño"
"“Bloques parlamentarios”: juntos y revueltos"
"Pasado y presente de los Comités de Autodefensa"
x