Juan Carlos Tafur

La pus bajo el sombrero

“Erasmo Wong ya debería estar organizando una marcha contra la corrupción que su propio canal se ha encargado de poner de relieve”

El contenido de los audios que viene propalando el programa de Phillip Butters en Willax Televisión, que revelan arreglos turbios en los que se ponen de acuerdo el empresario lobista Zamir Villaverde y el exsecretario de la Presidencia, Bruno Pacheco, pone de relieve la entraña corrupta con la que llegó a Palacio el entorno más directo del presidente de la República.

Sabido es que la corrupción es uno de los males endémicos de la República peruana y que en todos los gobiernos ha existido desde lo más alto hasta lo más bajo del escalafón burocrático. En esa medida, lo que sorprende no es su existencia, sino la evidente confabulación para robar que traman dos compinches cercanos al presidente desde antes de llegar al poder.

No se ha revelado aún la bala de plata, que supondría la existencia de un audio o video donde sea el propio presidente el que participe de alguna cuchipanda corrupta, pero todo hace suponer que no ha escapado a su leal entender la existencia de este círculo pestilente de corrupción que lo rodeó desde antes que asumiera la investidura presidencial.

Nos gobierna una “desorganización criminal”, ya que ni siquiera es una estructura organizada, sino es “robe quien pueda como pueda”. Acaso nunca hubo intención de transformar el país, de reformar aspectos esenciales del quehacer estatal, de derivar el país hacia la izquierda, sino tan solo el afán de copamiento partidario del Estado y sus botines para medrar de él a la peor usanza mafiosa.

Cuando se ha dicho que se está repitiendo a nivel nacional la forma como operan los gobiernos regionales corruptos, no parece haber habido error de apreciación. Eso es exactamente lo que está ocurriendo. Porque las autoridades regionales y locales tienen ya montadas, hace décadas, estructuras de asalto del erario nacional y lo que estamos apreciando es su reedición a nivel del gobierno central.

Estamos, lamentablemente, en manos, de un Congreso cooptado -justamente por el mismo estilo mafioso descrito- que difícilmente logrará los votos para sacar a Castillo del poder, como se merece. Resulta, inclusive, difícil que se logre la solución alternativa de recortar su mandato, porque los señorones congresistas ya se arrellanaron en el poder y no quieren perder privilegios.

Tiene que movilizarse la calle y la sociedad civil, pero para ello la convocatoria debe enfocarse en lo que realmente importa: inseguridad ciudadana, crisis económica y corrupción, no en tonterías inasibles como la oposición a una Asamblea Constituyente, que es una quimera inviable. Erasmo Wong ya debería estar organizando una marcha contra la corrupción que su propio canal se ha encargado de poner de relieve.

Tags:

Willax Televisión, Zamir Villaverde

Mas artículos del autor:

"El repunte presidencial y la oposición fallida"
"Las calles lo llevarán a la cárcel"
"Hay que salir de Castillo cuanto antes"
x