Juan Carlos Tafur

Las cavernas serán derrotadas

"Mi homenaje a quienes como Susel Paredes hacen de esta una causa política pública, porque ya es hora de romper el silencio temeroso respecto de una motivación hermosa, como es la del amor y la libertad"

El rechazo del Tribunal Constitucional a la inscripción del matrimonio gay contraído por la congresista Susel Paredes y Gracia Aljovín, no sorprende, dado el conservadurismo de la hoy mayoría del TC, sino la insolencia argumentativa, propia de los tiempos medievales, con la que este pedido ha sido rechazado.

Lamentablemente, somos el país más conservador de la región. Así como fuimos el último país en independizarse de España (muchos en los sectores altos querían seguir siendo virreinato), lo seremos respecto de los derechos civiles modernos, entre ellos el de la unión matrimonial plena de dos personas del mismo sexo.

La inmensa variedad de géneros, que las libertades de las sociedades capitalistas alientan (no, no es parte de una guerra cultural neomarxista, como señalan los reaccionarios locales), algún día será reconocida a plenitud, con registros legales, derechos igualitarios como el resto de ciudadanos y, por supuesta, plena tolerancia social a su existencia.

Pero, lastimoso es saberlo, pasarán muchos años para que esa lucha -en la que no hay que cejar- madure y se convierta en una causa que la mayoría de la clase política e institucional (como la que integran mayoritariamente el TC, el Congreso o el Poder Judicial), ignorante y reaccionaria que hoy tenemos, entienda.

La derecha peruana, antiglobalista en materia de derechos civiles, cree ser la última trinchera frente al avance del globalismo progresista que atenta contra los principios básicos de la tradición y la familia. Muchos de ellos se oponen por esa razón al reconocimiento de lo que creen serán factores de disolución del orden establecido y de los valores cristianos que inspiraron la fundación de nuestra sociedad.

Además de conservadores son ignorantes. No se dan cuenta que las libertades son la esencia del Occidente que dicen defender y que su avance es incontenible y que, más temprano que tarde, el Perú no escapará al triunfo de los derechos individuales, y la defensa de la libertad y de la vida como principios rectores, de toda sociedad liberal, que supuestamente un sector de esta derecha reaccionaria también anhela.

Mi homenaje a quienes como Susel Paredes hacen de esta una causa política pública, porque ya es hora de romper el silencio temeroso respecto de una motivación hermosa, como es la del amor y la libertad.

La del estribo: imperdible Todos vuelven, el musical que la productora Preludio ha puesto en escena en el Teatro Municipal y que va hasta el 3 de julio. Es un repaso maravilloso y emotivo de toda nuestra historia. En la dirección Carlos Galiano, dramaturgia, el propio Galiano y el gran Mateo Chiarella, y en la producción y dirección vocal, la extraordinaria Denisse Dibós.

Tags:

Gobierno

Mas artículos del autor:

"La paranoia política se asienta en Palacio"
"¿Sin luz al final del túnel?"
"¿Qué cruzada va a emprender Castillo?"
x