Apuestas deportivas

Apuestas online: un boyante negocio que no tributa lo que debería

La abundante publicidad de las casas de apuesta por internet da cuenta de un enorme mercado sobre el que se conoce muy poco (y se regula menos). Buena parte de las compañías que operan en el Perú tiene su domicilio en paraísos fiscales y ni siquiera están registradas ante la SUNAT. El Mincetur estima que se podría recaudar al menos S/160 millones por año si se estableciera una regulación en el Perú, similar a la que ya existe en otros países. ¿En qué consiste el negocio de las apuestas online? ¿Por qué es tan rentable? Sudaca te lo cuenta.

Si existe un negocio en el Perú que parece estar prosperando sin parar, ese es el de las apuestas deportivas online. Lo vemos en el prime time de la televisión, los anuncios de la radio, las vallas colocadas frente a universidades e institutos, los carteles en el gramado de cada partido de la selección y hasta el nombre del alicaído torneo de fútbol profesional. De un tiempo a esta parte, todas las figuras relevantes del mundillo del fútbol peruano parecen estar ligadas de una u otra manera a alguna casa de apuestas: jugadores y ex jugadores graban comerciales, periodistas y analistas comentan afanosos sobre líneas, cuotas y probabilidades. Las calles y centros comerciales están tomados por la publicidad de las distintas marcas, igual que las camisetas de los principales clubes. Todo un despliegue propagandístico, que da cuenta de una ardua batalla por un mercado enorme. No es exageración: para fines de 2020, el Perú era el segundo país donde más seguido se apostaba online en América Latina, solo por detrás de Brasil.

El 2020 se movieron S/4,500 millones en apuestas deportivas en el Perú, con aproximadamente 150,000 apuestas diarias. Esto a pesar de la pandemia, que obligó a suspender prácticamente todos los eventos deportivos durante varios meses de su primer año. En 2021, el flujo de dinero en este negocio fue de unos S/4,000 millones.  Estos datos los maneja la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas, que forma parte del Mincetur. Desde allí se ha preparado una iniciativa que ahora está en el Congreso, y cuya intención es fiscalizar este nuevo rubro por el que se pierde, calculan en Mincetur, unos S/160 millones anuales en recaudación.

Quienes juegan son, en su mayoría, varones jóvenes de entre 20 y 45 años. Aunque los hay menores. Jeremie Quezada, por ejemplo, tiene 19 años y es estudiante de Comunicaciones en la Universidad de Lima. Comenzó a apostar en deportes cuando todavía era menor de edad, en 2019, y estaba en la academia preuniversitaria. “Mi primera apuesta fue con el papá de mi mejor amigo, apostamos 20 soles para el Holanda-España [del Mundial de Rusia 2018] y gané”, recuerda. Al frente de su academia había una agencia de Te Apuesto.

Andrés Guarderas –23 años, estudiante de Marketing en el Instituto San Ignacio de Loyola (ISIL)– es otro joven apostador. Él comenzó a jugar en plena pandemia y no ha parado hasta ahora. “Cuando me di cuenta que estaba ‘pegado’, apostaba S/20, S/30 todos los días. He llegado a perder mi sueldo”, apunta. Pero no se arrepiente. Sigue jugando.

En el Perú, actualmente, no existe un marco legal que obligue a los sitios de apuestas online a pagar impuestos por la actividad económica específica que realizan. Solo están regulados los casinos y los tragamonedas. Por eso, desde el Ejecutivo están proponiendo que, al igual que estos negocios, las casas de apuesta online paguen un impuesto especial equivalente al 12% de sus ingresos netos, además del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC). El Mincetur presentó el proyecto de ley 02070/2021-PE el pasado 19 de mayo.

Pero, antes de entrar en ese detalle, pongamos el foco en esta millonaria industria virtual: ¿quiénes están detrás de estas compañías y cuáles son sus estrategias para ganar tanto dinero? Y del lado de los usuarios: ¿Es posible ganar dinero de manera consistente apostando online

MALTA, CURAZAO, MONTENEGRO…

El Mincetur tiene identificadas 14 empresas detrás de las casas de apuestas deportivas que operan en el país. La gran mayoría no está domiciliada en el Perú, por lo que no figura en Sunat. Estas casas de apuesta operan, mayormente, bajo el amparo de las denominadas licencias internacionales u offshore, emitidas en jurisdicciones tales como Malta, la Isla de Man, Antigua y Barbuda, Curazao o Montenegro. “A mayo, teníamos registradas 4,000 autorizaciones para empresas de juegos a distancia y apuestas deportivas [en el mundo]. El país que más autorizaciones alberga es la Isla de Malta, con más de 400, o sea el 10%”, asegura Eduardo Sevilla, cabeza de la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas.

Vale decir que Malta, además de ser un conocido paraíso fiscal, es también un país con una legislación extremadamente favorable para los negocios relacionados con las apuestas. Cuenta con una Autoridad de Juegos, entidad que otorga licencias que sirven como garantía de que las casas de apuestas autorizadas por ella son transparentes y respetan el juego limpio. Esto incluye a los juegos online o a distancia. 

El proyecto de ley del Mincetur plantea que, a nivel administrativo, esta cartera otorgue autorizaciones similares a las de Malta, pero a nivel interno, que serían imprescindibles para cualquier casa de apuestas que desee operar en nuestro país. Las que no cuenten con dicha autorización (que tendría duración de seis años, renovables), serían bloqueadas. 

“Del monto total de apuestas del día hay una comisión para la casa de apuestas y otra para el proveedor del software que brinda toda la red para sostener los portales web. Los porcentajes son acordados. Tengo entendido que en TinBet, por ejemplo, el 60% es para la casa y el 40% para el proveedor. Es del global de ganancias, no solo de las cuotas”, explica Augusto Medina, un técnico electrónico que ha trabajado en el rubro de apuestas deportivas. A ese margen que queda para la casa se le conoce como overround.

 

Infografía Casas de apuestas

Hay una firma que sobresale en el mercado peruano: la sueca Betsson, que opera en el país desde 2008 y el año pasado adquirió la marca peruana Inkabet. Betsson, al igual que otras marcas internacionales como Bet365 o Betfair, opera en el Perú gracias a una licencia offshore, expedida en su caso por la Malta Gaming Autority (MGA). Sus servidores y centros de operaciones están domiciliados en dicha isla del mar mediterráneo. Desde allí se ocupan del mantenimiento de la página, lo que incluye la actualización de las ‘cuotas’ (los números que indican las probabilidades de ganar y el potencial retorno para el apostador, si es que gana) y la apertura o cierre de eventos deportivos.

BetssonAB, la empresa matriz de Betsson, nació en 1963. Empezó su historia como un casino en su país de origen, Suecia. Hoy tiene más de 1,800 trabajadores en 10 países y cotiza en la Bolsa de Valores de Estocolmo, de acuerdo a su página web. Opera en el Perú desde hace años, pero su presencia es exclusivamente virtual. Formalmente, no tiene sucursal aquí. El proveedor de su web es BML Group Limited, una empresa domiciliada en la ya mencionada Malta. La marca tiene como figura al periodista deportivo Diego Rebagliati y ha tenido entre sus filas al exjugador peruano del Newcastle Nolberto Solano. “El popular ‘Ñol’ pondrá a disposición de los hinchas sus conocimientos del fútbol inglés y mundial, además, será gestor de las actividades de responsabilidad social de la marca en el Perú”, publicó el diario Líbero el 2015, cuando anunciaban el jale del hoy asistente de Ricardo Gareca.

Por su parte, Inkabet –hoy reconocida por las coreografías del ‘Checho’ Ibarra, ‘Cuto’ Guadalupe y Vania Bludau– es una marca peruana creada el 2012 por el arquitecto Carlos Chocano Airaldi. Chocano figura actualmente como gerente de Apuesto SAC. En la web de Inkabet, sin embargo, no hay rastro de que esta compañía opere la marca. A fines del 2021, Inkabet fue absorbida por Betsson por US$25 millones. Su web la administra Bmo Manx Limited, una empresa con sede en Isla de Man, territorio de la Corona Británica y otro conocido paraíso fiscal.

En nuestro mercado también existen empresas de origen extranjero con domicilio peruano. Global Meridian Gaming, una sociedad constituida en el paraíso fiscal de Curazao, dirige la casa de apuestas MeridianBet desde el 2001. En el Perú lleva el nombre de Meridian Gaming Perú y tenía 26 trabajadores y 118 prestadores de servicios hasta el año pasado, de acuerdo con la información que maneja la Sunat.

Sin embargo, MeridianBet ha declarado que la actividad económica que realiza en nuestro país es la de «otras actividades de tecnologías de la información y servicios informáticos». El vacío legal se lo permite.

También están las que son 100% producto peruano, como TeApuesto, que pertenece a la empresa La Tinka S.A.*, la más famosa lotería del país, gerenciada por el administrador de empresas Alberto D’Angelo Dañino. La Tinka tributa como una casa de juegos de azar. El Mincetur no ha especificado cómo aplicaría la norma en la que trabajan para Te Apuesto, que no sólo opera de manera física, sino también online.

Otras casas de apuestas nacionales son DoradoBet, bajo el nombre de Interplay World, inscrito como «otras actividades de esparcimiento y recreativas»; y Cordialito, empresa, registrada en «otras actividades empresariales», que es de origen venezolano y está suspendida temporalmente. Esta última le debe al Estado S/2,143.

El resto de la lista del Mincetur la completan Timberazo, ApuestaTotal, LiveSport, TajaSport, InBet, SportBetPerú y TinBet. Sin embargo, este medio pudo identificar al menos dos más: Betsafe y CoolBet, ambas marcas asociadas a Betsson.

EL MODELO DE NEGOCIO

Casi todo deporte existente en el mundo figura en alguna casa de apuestas. Betsson, por ejemplo, permite invertir en 30. Además del fútbol, básquet y boxeo, están el ciclismo, la carreras de caballos e incluso el cricket. Recientemente se incoporaron los e-sports, que generan creciente interés. Por si eso no fuese suficiente, también tiene un apartado para “economía y política” donde se puede apostar por el siguiente ganador de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. En las últimas elecciones presidenciales del Perú se hizo lo mismo.

¿Pero cuál es el modelo de negocio de estas casas de apuesta? Lo cierto es que no solo ganan cuando los usuarios pierden una apuesta. Las cuotas se calculan con sumo cuidado y a la probabilidad de cualquier resultado se le agrega un margen que es la ganancia esperada de la casa. Es decir, a la larga, la casa siempre gana, incluso cuando pierde una apuesta. 

En el argot de las apuestas, una ‘cuota’ representa la probabilidad de que ocurra un suceso, y por ende la ganancia que obtendría un apostador si este finalmente se produce. Un ejemplo reciente (y extremo): antes del partido River Plate vs. Alianza Lima por Copa Libertadores, jugado el pasado 25 de mayo, Betsson estableció para el triunfo aliancista una cuota de 33.00. Era una cuota extremadamente elevada, que daba cuenta de una probabilidad muy reducida. Suponía que por cada S/100 apostados había la posibilidad de cobrar S/3,300. Pero eso era muy improbable, y finalmente no ocurrió.

Para el análisis de las cuotas, las casas de apuestas más grandes tienen sus propios equipos de analistas deportivos, mientras que las más pequeñas tercerizan el servicio a proveedores internacionales. Este proceso desde luego es clave, porque aquí reside la ganancia de las casas.  “Hay un análisis previo, porque saben que un apostador fuerte hará lo mismo [evaluar cómo y por qué apostar] y las cuotas podrían favorecerle. Si yo hago una apuesta de S/3,000 por un favorito que confío ganará, y la cuota es de 1.04, no generará muchas pérdidas [a las casas de apuestas]. Pero si es 2.00 ahí sí podría provocar pérdidas, por el factor multiplicador”, explica Augusto Medina.

Los apostadores también desarrollan diversas estrategias para aumentar sus posibilidades de ganar. En cada deporte, por ejemplo, hay algo llamado “mercados”, es decir, el tipo de apuesta a realizar. “[En el fútbol] hay varios tipos de mercados: resultados de partido, córners, tarjetas rojas, amarillas, gol en determinado minuto, posesión de balón, córner para tal equipo, gol de tal jugador, etcétera”, explica Jeremie Quezada, el precoz apostador del que hablamos al inicio de esta nota.

Apuestas elecciones 2021
Estas son las cuotas que pagaban algunos candidatos en la primera vuelta de las últimas elecciones presidenciales en Meridianbet.

“Mi metodología es bien simple. Apuesto al ganador o al empate. Yo creo que es más difícil apostar a goles en primer tiempo, a saques de esquina, a laterales y demás. Yo soy simple: apostar al resultado final del partido”, cuenta Andrés Guarderas.

En internet abundan los tipsters, autodenominados expertos en apuestas deportivas. Estos personajes inundan redes sociales como Telegram para ofrecer “las fijas” a los jugadores. Por supuesto, cobran por sus vaticinios y han conseguido que algunos influencers, incluso menores de edad, sean sus voceros. Pero están lejos de ser infalibles, como explicamos en este informe.

EL TRUCO DE LOS BONOS

Existen otros ganchos en las casas de apuestas para ganar más adeptos. Los famosos bonos, por ejemplo. DoradoBet tiene uno para sus nuevos usuarios de S/ 500. Que quede claro: no es un regalo. 

Las casas de apuestas imponen sus condiciones para hacer efectivo el bono: indican en cuántas jugadas debes gastarlo y tienen fecha de vencimiento. Los bonos no se ‘redimen’ de una sola vez, sino de manera progresiva, para lo cual hay que seguir apostando. Si retiras tu dinero antes de haber cobrado la totalidad del bono, pierdes el beneficio. “Son bien difíciles de sacar. Para mí son sólo para atraer clientes nuevos, que desconocen bastante del juego”, considera el ingeniero electrónico Augusto Medina.

InkaBet - apuestas
Algunas casas de apuestas, como Inkabet, recurren a exfutbolistas para sus campañas publicitarias.

Annie Castillo, trabajadora de EsSalud de 36 años de edad e hincha del Sport Boys, utilizó otro tipo de bono, el que le ofrecía una apuesta gratis si depositaba S/20. “En fútbol me ha pasado que no siempre aplica el bono. Te dicen que deposites y te dan una apuesta gratis, pero no pasa y pierde su vigencia durante el día. Eso me pasó una vez y no me dieron respuesta”, recuerda la mujer, aficionada de DoradoBet, patrocinador del equipo de sus amores, como muchas otras casas de apuestas en el fútbol peruano.

Al tratarse de un mercado no regulado, los usuarios están expuestos a engaños, advierten desde el Mincetur. “El riesgo en un mercado ilegal es que el ciudadano sea víctima de estafa donde no haya respaldo estatal», asegura Eduardo Sevilla, director general de Juegos de Casino y Máquina Tragamonedas del Mincetur.

VACÍO LEGAL

Desde el 2018, han sido varios los intentos por regular las apuestas a distancia. Sin contar al Congreso vigente, son cinco los proyectos de ley que planteaban regular este mercado online. Pero ninguno llegó a aprobarse. En la actual gestión ya van dos proyectos en la misma línea que cuentan con un dictamen favorable en la Comisión de Economía del Congreso. Solo faltaría que se agende el debate en el pleno.

La falta de acuerdo, coordinación con los sectores involucrados y prioridad del asunto nos ha dejado atrás en la región. Países como Colombia aplican un impuesto al ingreso bruto del 17% desde el 2016. En experiencias más recientes, Argentina aplica una tasa variable de 5 a 15%, dependiendo de la constitución de la empresa de apuestas (extranjera o nacional), desde el año pasado. 

Pero el Poder Ejecutivo no esperará que el Parlamento se ponga de acuerdo sobre sus dictámenes. El pasado 19 de mayo, a través del Mincetur, ingresó un proyecto de ley que plantea la creación del “Impuesto a los Juegos a Distancia y a las Apuestas Deportivas a Distancia” de un 12% y la aplicación del ISC del 1%. Una propuesta que busca finalmente zanjar el asunto.

“Ambos tipos de casas, domiciliadas y no domiciliadas, pagarán el ISC. Para operar en el Perú, las no domiciliadas necesitarán una autorización cuando salga promulgada la norma. Ahora las tienen, pero en Malta o Curazao. El impuesto especial al juego del 12% será solo para las domiciliadas”, detalla Eduardo Sevilla, director general de Juegos de Casino y Máquina Tragamonedas del Mincetur.

La dirección que preside Sevilla será la encargada –de recibir respaldo en el Parlamento– de otorgar autorizaciones, monitorear el negocio y establecer sanciones como multas ascendentes a 200 UIT e inhabilitaciones permanentes. Todo esto en coordinación con la Sunat y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF). 

«Las empresas, sean domiciliadas o no, necesitarán una autorización y registro en territorio nacional. Para eso habrá una extensión en su dominio web que será bet.pe”, agrega Sevilla.

El funcionario dice que las casas de apuestas aprueban su propuesta. “Las grandes empresas van a preferir establecer sus sucursales aquí en Perú porque confían en que se reducirá la posibilidad de una competencia desleal y un mercado ilegal. Consideran que entre un 10 y un 12% es viable para su estructura de negocio. No vamos a ahuyentar la inversión”, asegura.

Mincetur - Roberto Sánchez
Roberto Sánchez, titular del Mincetur, ha visitado las comisiones de comercio exterior y economía del Congreso para explicar su propuesta. Foto: Mincetur.

Para Augusto Medina, la aplicación del impuesto no debería afectar a los bolsillos de los jugadores. “Las comisiones podrían cambiar porque si te cobran más impuestos, hay menos ganancias. Las condiciones de cada casa con su proveedor [web] podrían cambiar. El usuario no tendría por qué verse afectado en eso”, considera. 

La semana pasada Roberto Sánchez, titular del Mincetur, visitó las comisiones de comercio exterior y economía del Congreso para explicar la norma. Más reuniones ocurrirán con la necesidad de acelerar la aprobación de la propuesta. Veremos cuáles son las probabilidades de que eso ocurra. 

Mientras tanto, este lunes Perú enfrentará a Australia en Doha, para definir su pase al Mundial de Qatar. Las casas de apuesta online han establecido cuotas para el triunfo de Perú en el rango de 1.68 a 1.80, mientras que el triunfo de Australia pagaría entre 4 y 5 veces lo apostado. Muchos peruanos verán el partido con una mano en el corazón… y la otra en la billetera.

*Nota del editor:* Una versión anterior de esta nota consignaba, erróneamente, que la empresa La Tinka mantenía deudas con la SUNAT. El dato, que en realidad correspondía a otra empresa que no está relacionada con el rubro de las apuestas, ha sido retirado.

**Fotoportada por Darlen Leonardo

 

Tags:

Apuestas, Fútbol, Selección peruana de fútbol

Mas artículos del autor:

"Xifra, Decentra: distinto nombre, la misma criptoestafa"
"La pesada herencia de Óscar Zea en el Midagri"
"InDriver: el peligro de regatear una carrera"
x