Juan Carlos Tafur

¡Otro Premier urgente!

“Si el presidente Castillo quiere que cuaje la mejoría que viene mostrando en algunos ministerios, tiene que ir un paso más allá y sacar al parlanchín irresponsable que tiene como Premier, el señor Aníbal Torres”

Si el presidente Castillo quiere que cuaje la mejoría que viene mostrando en algunos ministerios (Interior, Energía y Minas, Agricultura, etc.), tiene que ir un paso más allá y sacar al parlanchín irresponsable que tiene como Premier, el señor Aníbal Torres, una fábrica inagotable de memes y, por ende, del incremento del desprestigio del régimen.

Según la encuesta del IEP de mayo, el 70% desaprueba la gestión de Aníbal Torres y solo lo aprueba el 21%, cifras similares a las del presidente, cuando normalmente, el Premier debería gozar de mayor respaldo y servir de parachoques del gobierno. Eso no ocurre porque Torres es un disparatado político que ha encontrado en la cobertura del cargo del que goza, un vehículo para desplegar sus ocurrencias más disonantes o absurdas.

Se sabe, inclusive, que muchos ministros ni le hacen caso u omiten las indicaciones irracionales de un Premier que se quiere meter en todo y sabe o hace muy pocas cosas bien, no siendo una de ellas el tino político.

Castillo puede mejorar. Es lo que quisiéramos todos. Si, como todo hace temer, se queda hasta el 2026, salvo alguna contingencia extraordinaria que hasta ahora no aparece, por lo menos que suspenda la labor destructiva del Estado que está desplegando por nombramientos mediocres y políticas erráticas o abiertamente corruptas en algunos sectores.

Ello pasa, entre otras cosas, por nombrar un Premier capaz de armar un gabinete más profesional, que tenga el peso político suficiente y las agallas de enfrentársele al propio presidente en la constitución de los organigramas burocráticos y que, además, funja de jefe de Estado en una situación en la que el Primer Mandatario es, al respecto, un cero a la izquierda. En otras palabras, pasa por sacar a Torres y poner a otro en su reemplazo.

Un Premier que es capaz de decir, como sucedió en el último Consejo de Ministros Descentralizado, que la minería acapara toda el agua y deja sin ella a la agricultura, o de promover una ley mordaza contra la prensa (pena privativa de la libertad para quien revele información fiscal reservada), no puede seguir en el cargo.

La falta de seriedad con la que la opinión pública percibe este gobierno, más como un sainete malhadado que como un régimen serio, es producto, entre otras razones, de los gazapos de un Premier que claramente no está a la altura de las circunstancias dramáticas por las que el país transcurre.

Tags:

Castillo, Gobierno, pcm, Premier

Mas artículos del autor:

"Chiabra se lanza"
"La paranoia política se asienta en Palacio"
"¿Sin luz al final del túnel?"
x