midagri-zea-alencaste

La pesada herencia de Óscar Zea en el Midagri

Cuatro altos funcionarios del Ministerio de Agricultura y Riego no cumplen los requisitos mínimos para sus cargos. Así lo señala un reciente informe de la Contraloría. Como no podía ser de otra manera, los aludidos fueron designados cuando Óscar Zea encabezó el sector.

El ministro de Desarrollo Agrario, Andrés Alencastre, anunció hace unas semanas que iba a evaluar los puestos de confianza de su cartera. Y es que su predecesor, el parlamentario Óscar Zea (ahora fuera de la bancada de Perú Libre), le había dejado una pesada mochila de contrataciones bastante cuestionables. Uno de ellos era el jefe de Agro Rural, la entidad responsable del desastre en la compra de fertilizantes. Otro, el secretario general de la cartera, Paul Jaimes.

Todo indica que Alencastre todavía va a paso lento en sus evaluaciones, porque la Oficina de Control (OCI) del Midagri ha publicado recientemente un informe que indica que cuatro directores del ministerio no cumplen los requisitos mínimos para sus cargos. Tres de los señalados siguen trabajando en el ministerio.

UN CV INSUFICIENTE

La OCI revisó el legajo personal de todos los funcionarios designados en puestos de confianza durante los meses de marzo, abril y mayo del presente año, período en el que Óscar Zea estuvo al mando del ministerio. Además, contrastó estos documentos con lo establecido en el Manual de Perfiles de Puestos (MPP) del Midagri, el documento establece los requisitos mínimos que una persona debe cumplir para ocupar cada uno de los cargos en el ministerio.

Con la información recabada, los auditores publicaron el 20 de junio un informe que concluye que se designaron funcionarios de confianza sin que estos acrediten la experiencia suficiente para desempeñar sus cargos.

Uno de los señalados es Richard Pari Quispe, al mando de la Dirección de Asuntos Ambientales Agrarios. Él fue nombrado el 13 de mayo por Zea con un sueldo de S/ 9,360. Según el MPP del ministerio, Pari debía acreditar, como mínimo, ocho años de experiencia general y cuatro de experiencia específica, es decir, en puestos similares. Además, tenía que cumplir con estar titulado o ser bachiller con tres años de recorrido en campos como Derecho, Ingeniería Ambiental, Forestal, Biología, Agronomía o afines.

Días antes de su designación, el área de recursos humanos de la entidad había asegurado que Pari cumplía los requisitos con creces: tenía casi nueve años de experiencia general, cinco años de recorrido en puestos similares y contaba con la formación académica suficiente para su rol. Pero la OCI verificó que no era así.

De acuerdo a este organismo, Pari presentó experiencias laborales que se superponen por cuatro meses en la misma empresa: Paris A y C Asesores y Consultores. En su legajo personal, el director del Midagri dijo haber sido “especialista social” en dicha compañía para dos proyectos en Puno, entre el 2020 y 2021. Uno era para ampliar el sistema de riego en el distrito de Azángaro en la región del sur y el otro para un trabajo similar en Carabaya. Este último trabajo se superpone “de enero a abril de 2021 con las funciones desarrolladas en la misma empresa”, dice el informe de Contraloría. 

Por lo anterior, Pari solo alcanzaba tres años y ocho meses de experiencia específica, de acuerdo con la OCI. Quedaba, así, por debajo del mínimo requerido: cuatro años. Pero ese no era el único requisito que Pari no cumplía: tampoco acreditó la formación académica necesaria para el puesto. Solo presentó una licenciatura en Sociología por la Universidad Nacional del Altiplano.

Richard Pari Quispe
Richard Pari Quispe, actual cabeza de la Dirección de Asuntos Ambientales Agrarios. La OCI dice que no cumple los requisitos mínimos para su cargo.

Otro que sigue en funciones es Marco Coronel Pérez, cabeza de la Dirección General de Gestión Territorial desde el pasado 10 de mayo. En ese cargo, Coronel gana S/ 9,880. Al igual que Pari, debía acreditar ocho años de experiencia general y cuatro de recorrido específico. Pero, según la OCI, no cumple con eso.

Para el órgano de control, Coronel solo tiene cuatro años, 11 meses de experiencia general, y tres años y un mes de experiencia específica. Su recorrido laboral se divide en varios puestos dentro de entidades públicas cajamarquinas, lo que incluye su paso como subgerente de administración de Chota del Gobierno Regional de Cajamarca entre el 2005 y 2007.

Pero la OCI no pudo comprobar que Pari haya sido jefe zonal de la Agencia Chota-Hualgayoc y del Proyecto Nacional de Manejo de Cuencas Hidrográficas y Conservación de Suelos en AgroRural, cargos que él decía haber tenido. La razón es que, para ambos casos, el funcionario no presentó un certificado de trabajo, sino un oficio conjunto del Midagri y AgroRural del 15 de octubre del 2013. El documento “no acredita fehacientemente dicha experiencia”, señala el organismo en su informe. 

La Contraloría también apunta contra Dioly Velásquez Manchego, actual jefa de la Dirección de Gestión de Inversiones de Infraestructura Hidráulica y Riego desde el 24 de marzo. Según el portal de transparencia del Midagri, es la trabajadora que más gana de este grupo: S/ 15,600. Y, al igual que el resto de directores, debía acreditar la misma cantidad de años en experiencia general y específica.

Un día antes de su designación, recursos humanos había revisado su currículo y determinó que tenía nueve años y un mes de experiencia general; y cinco años con 11 meses de experiencia específica. En su propio análisis, el OCI confirmó la experiencia general, pero no la específica.  El informe señala que Velásquez solo tiene tres años y siete meses de experiencia en puestos similares al que ocupa hoy en día el Midagri. Dicho período corresponde a su paso como “profesional para la promoción de la inversión privada” en el mismo ministerio entre el 2015 y 2019.

El resto de su experiencia laboral se distribuye en funciones legales en la Corte Superior de Justicia de Moquegua, Cofopri y en el sector privado. Nada de este recorrido es similar a su cargo actual en la Dirección de Gestión de Inversiones de Infraestructura Hidráulica y Riego.

Sudaca recogió la versión de Velásquez, quien asegura que sí cumple con la experiencia requerida. “No han valorado mi certificado de trabajo expedido por la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales, que es un tipo de experiencia específica [donde trabajó 1 año y 1 mes]. Debería investigarse cuál es el motivo de ese informe [de OCI] ya que induce al error al señor ministro”, señala. Y agrega: “mi cargo es de confianza y es potestad del señor Ministro ratificar o dar por concluida mi designación. Igualmente esperaré humildemente que tome la mejor decisión”, agrega la aún funcionaria.

Proceso CAS
Dioly Velásquez fue descalificada de un proceso de contratación en el mismo Midagri en octubre del año pasado también por no cumplir requisitos.

Sudaca buscó al resto de los aludidos a través de sus correos institucionales, pero al cierre de este reportaje no recibimos más respuestas. También buscamos la versión del Midagri respecto de la contratación de David Casquino Rázuri, otro de los señalados en el informe de control. No nos atendieron. Casquino ya no va más en esta cartera.

Este personaje fue jefe de la Dirección General de Desarrollo Agrícola y Agroecología desde el 13 de mayo, un puesto en el que ganaba S/9,360, según Transparencia. El último viernes se publicó una resolución ministerial aceptando su renuncia, Un cargo que, según la Contraloría, nunca debió haber asumido.

Casquino debía acreditar como mínimo ocho años de experiencia general y cuatro de experiencia específica en puestos similares. Un día antes de su nombramiento, la Oficina de Recursos Humanos del Midagri no solo señaló que cumplía estos requisitos, sino que los sobrepasaba. Este despacho calculó que Casquino reunía 18 años, 10 meses y 12 días de experiencia general y siete años con 19 días de recorrido específico.

La OCI del Midagri, sin embargo, hizo su propia revisión y concluyó que Casquino solo tenía siete meses de experiencia específica. Una diferencia abismal. Este corto periodo correspondía a su paso como jefe de producción en la Empresa Municipal Santiago de Surco entre febrero y julio del 2011. El contraste se explica, de acuerdo a la OCI, en que los documentos de sustento que presentó este exfuncionario se superponen en el tiempo.

Su paso por el Midagri fue su primera experiencia en un ministerio. Pero no es la primera vez que una entidad pública dice que no contaba con el perfil para un puesto. En octubre del año pasado, el Ministerio de Salud (Minsa) realizó un proceso CAS para contratar a un asistente en salud ambiental. Luego de revisar los currículos de 14 postulantes, esta cartera descartó a todos y declaró desierto el proceso. En esa relación, figura Casquino como “no apto”.

Memorando triple
Una de las primeras medidas que tomó Alencastre al asumir como ministro fue pedir que sus funcionarios pongan los cargos a disposición. El informe de la OCI marca que aún tiene mucho que hacer.

Los cuatro funcionarios señalados por Contraloría fueron nombrados durante la gestión de Óscar Zea como titular del Midagri. Tres de ellos, durante sus últimas semanas en la cartera. El congresista, ex integrante de la bancada oficialista, dejó la cartera el pasado 22 de mayo.

La limpieza anunciada por el ministro Alencastre apenas asumió el ministerio deberá ser más veloz. Persistir con funcionarios que no cumplen con los requisitos para desempeñarse en sus puestos puede convertir la crisis alimentaria y de fertilizantes en una pesadilla.

 

 

**Fotoportada por Darlen Leonardo



Tags:

MIDAGRI, OCI

Mas artículos del autor:

"Dos empresas sancionadas por abusar de tus datos"
"La influenza y una vacuna que protege solo a medias"
"Festival Perú Central: el otro fiasco de Fiestas Patrias"
x