yenifer paredes

Palacio con los pelos de punta

La fiscalía ha armado el rompecabezas de la repartija de obras que se cocinó desde el Ejecutivo. La primera dama sería la “coordinadora” y Yenifer Paredes, la hija putativa de la pareja presidencial, la encargada de hacer el lobby. Una revisión de las cuentas de esta última revela que depositó más de S/90,000 a varias personas desde una agencia cercana al Palacio de Gobierno. Las declaraciones del empresario Hugo Espino, que complican la situación del mandatario y su entorno, se vienen corroborando con otros testimonios.

Durante el allanamiento a la casa de Yenifer Paredes, en el distrito de Anguía, el pasado 10 de agosto, los fiscales y policías que fueron tras su captura encontraron una serie de sellos de diversas autoridades. Estaban el del juez de paz del distrito, el de presidentes y tenientes gobernadores de las comunidades locales, y el del mismísimo alcalde distrital, José Nenil Medina Guerrero. De igual manera, se encontraron diversos apuntes y documentos relacionados a obras del Ministerio de Vivienda.

Para los investigadores, esto es una evidencia más de que Paredes es parte de la red criminal que venía lucrando con la ejecución de obras en Cajamarca y otras provincias, obras para las cuales el Poder Ejecutivo había aprobado un decreto supremo emitido en octubre del año pasado. Pero, además, reforzaba las sospechas de que habrían falsificado documentos.

No es descabellado. Hace unos días, el dominical Día D reveló el testimonio de Nataly Viviana Alcántara Montes, a quien le falsificaron su firma y su nombre haciéndola pasar como integrante de un comité de selección en un proceso de licitación en Anguía, una licitación que se terminó adjudicando un consorcio del empresario Hugo Espino. El 19 de agosto último, Alcántara se ratificó ante el Ministerio Público.

“Para cubrir dicha conducta ilícita, los investigados a cargo de Nenil Medina Guerrero, la habrían llevado a un lugar a fin de obligarla a firmar documentos. Al negarse, el cabecilla Nenil Medina le ofreció hasta S/50,000 a fin de que firme los documentos y regularizar el expediente técnico”, se lee en una reciente disposición fiscal a la que accedió este medio.

LOS PAREDES

El papel de Yenifer Paredes en la trama criminal de Palacio de Gobierno es descrito por los investigadores como el de una lobista. Era, dicen, “la encargada de contactar a diversos alcaldes provinciales y distritales a fin de vender proyectos para ser sometidos a licitaciones de obras públicas con la seguridad de que tendrían el éxito”.

La fiscalía también detectó que, a pesar de que Paredes Navarro ha señalado no contar con ingresos mayores a S/1,500 ni mantener un trabajo conocido, esta hizo depósitos en efectivo a una decena de personas por S/91,970.00 entre octubre de 2021 y junio de 2022. Esto lo dio a conocer el reporte de la Unidad de Inteligencia Financiera 023-2022, del 11 de agosto de 2022. Entre las beneficiarias de estos depósitos está Susy Díaz Huamán, quien, en un solo día, recibió S/4,000. Esto ocurrió a fines de diciembre del 2021. Poco menos de un mes después, Díaz fue contratada para realizar funciones administrativas en el despacho presidencial. 

También se detectaron depósitos a Anani Hernán Aguilar Loconi, quien un mismo día -11 de diciembre de 2021- recibió S/40,000 en dos tantas. Días después, el 15, Milagros Rimarachín Regalado recibió otros S/20,000 soles de parte de la cuñadísima. Tanto Aguilar como Rimarachín son egresadas del colegio San José de Chota, en Cajamarca. La última de ellas no oculta su apoyo a Pedro Castillo en redes sociales. “Apoyo total a nivel nacional”, se lee en una imagen del mandatario publicada por la mujer.

La sospecha no es solo que este dinero venía de fuente ilícita, sino que fueron los padres putativos de Yenifer quienes dieron la orden de esos depósitos. Y es que “dichos movimientos [bancarios] fueron realizados desde el Banco de la Nación ubicado en la Plaza de Armas de Lima, en el Jr. Conde Superunda 146, Cercado de Lima, es decir a solo 130 metros de Palacio de Gobierno”, advierte la fiscalía. El dinero sería consecuencia del festín de obras públicas asignadas desde el Ministerio de Vivienda.

hugo espino
Hugo Espino, detenido el 9 de agosto. Empezó a cantar cinco días después e involucró a la primera dama.

Para la fiscalía, la principal operadora de este festín de obras no es Yenifer Paredes, sino su hermana: Lilia Paredes Navarro. El papel de la primera dama va quedando más claro luego de las detenciones del pasado 9 de agosto. Cuando el empresario Hugo Espino, beneficiario de dos obras del Ministerio de Vivienda, empezó a colaborar con la justicia reveló, por ejemplo, que Walter Paredes Navarro, hermano de Lilia, le depositó S/20,000 para la elaboración del expediente técnico de una obra. “[El dinero] provendría de la señora Lilia Paredes Navarro, por cuanto el señor David me mencionaba que lo del financiamiento lo vería con esa persona”, señaló.

No fue la única participación de Lilia Paredes en la trama de las obras. Según Espino, también concertaron la elaboración de otro expediente técnico para una obra en Chachapoyas. El empresario recibió S/40,000 de adelanto de parte de Víctor Culqui, alcalde de Chachapoyas. “En este caso, sé que el alcalde de Chachapoyas es amigo de la señora Lilia Paredes y ella le pide a Yenifer Paredes que le apoye para acelerar con la elaboración del expediente y correr con el financiamiento una vez que el proyecto se encuentre listo. Yenifer Paredes sabía que era un proyecto grande y que involucraba mucho dinero”, contó.

Según la fiscalía, Hugo Espino también contó que, en una reunión con Lilia y Yenifer Paredes en agosto del año pasado, la segunda le pidió “que requerían un chip de teléfono celular a nombre de una tercera persona” para el uso de la primera dama, “toda vez que temían ser interceptadas o, en sus palabras, chuponeada”. Sudaca llamó a los abogados de las hermanas Paredes, pero ninguno contestó al cierre de esta edición.

NENIL Y EL ‘BURÓ POLÍTICO’

Las hermanas Paredes, sin embargo, son parte de un engranaje más complejo. Para poder llevar a cabo sus lobys y coordinaciones, necesitaban el apoyo de los asesores en la sombra del presidente Pedro Castillo. Era clave que empujaran la asignación de obras a determinados distritos.

Uno de estos asesores era José Nenil Medina, alcalde de Anguía, cuyas reuniones con altos funcionarios coinciden con la publicación del Decreto Supremo 102-2021, en octubre pasado, y que fue firmado por el presidente Pedro Castillo Terrones; el ministro de Vivienda y Construcción, Geiner Alvarado López; así como el ministro de Economía y Finanzas Pedro Francke y la presidenta del Consejo de Ministros Mirtha Vásquez.

Con este decreto, el gobierno central se destinaba presupuesto para 362 obras, 95 de las cuales están en Cajamarca. La municipalidad distrital de Anguía, donde José Nedil Medina Guerrero funge de alcalde, fue beneficiaria de 14 de estas con un presupuesto que se proyectó hasta los casi S/ 31 millones. 

Las empresas fachadas Hugo Espino, empresario y amigo de Yenifer Paredes, aprovecharon su cercanía con Palacio y ganaron la buena pro en dos licitaciones por más de S/6 millones. Según ha declarado Espino, Nenil Medina había pedido una coima de S/228,000 por sus gestiones para facilitarles una de las obras. De hecho, entre enero y marzo de este año, hay retiros de la empresa Destcom Ingenieros, parte del consorcio ganador, hasta por S/2000,000. La entrega del dinero al alcalde de Anguía se habría hecho de manera personal.

josé nenil
José Nenil Medina, asesor en la sombra y beneficiario de la cutra, según la fiscalía.

Pero, ¿de dónde salió este personaje? “En campaña a la presidencia de Pedro Castillo, él [Nenil] era quien le financiaba la campaña, era de muchísima confianza. Los mantenía a los sobrinos de Pedro Castro -Fray, Gian Marco y José Luis Vásquez Castillo- cuando estos vivían en Sarratea, en el tercer piso. Les compraba la ropa, la comida, todo, porque ellos estaba en la campaña», dijo, el 24 de julio pasado, el colaborador eficaz 03-2022.

Según este testimonio, Medina incluso daba directrices para la campaña presidencial y no le importaba ausentarse de sus labores como alcalde. “Era siniestro porque paraba en Lima, a pesar de ser alcalde Anguia. Solo que se cuidaba de no salir en las fotos, paraba en Sarratea coordinando la cabaña, era un alto dirigente en la campaña de mucha confianza”, contó el colaborador.

Agregó incluso que Medina era un nexo entre el ministerio de Energía y Minas y el presidente Pedro Castillo durante la gestión en el Minem de Iván Merino. “Cuando Pedro Castillo fue presidente, él pidió manejar la cartera de Energía y Minas. Hablaba de que quería recuperar unos pozos petroleros donde iba a ganar millones, por eso lo pusieron a trabajar junto con Iván Merino que fue el primer ministro de Energía y Minas. Era como un coordinador entre el presidente y el ministro, pero todo era interno, porque no quería aceptar ningún cargo. Solo accionaba bajo la sombra”.

Otro colaborador, de código 02-D52FPCEDCF-2022 dijo el pasado 19 de julio que Medina “apoyaba económicamente a la campaña de Pedro Castillo, con un dinero que había obtenido producto de una licitación que había ganado en la municipalidad de Anguía”. Y añadió: “Nenil es amigo personal del señor Pedro Castillo Terrones y, a través del presidente de la república, tenía relaciones con todos los ministros y funcionarios de diversas entidades públicas”.

La participación del alcalde de Anguía en el gobierno fue corroborada también por un testigo protegido, de código TP01-170-2022, quien el último 17 de agosto dio cuenta de una reunión en Palacio de Gobierno ocurrida antes de la emisión del decreto supremo mencionado líneas arriba.

Esta persona había asistido, junto a otras, para promover una serie de obras ante el mandatario. Pero nunca llegaron a reunirse con él. En cambio, el ministro Geiner Alvarado, presente en el lugar, los derivó con una instancia paralela a la que se habría referido como “el buró político”. “Nos indicó que ya había hablado con el presidente sobre los proyectos por lo que ya no se realizaría la reunión programada, y luego de conversar brevemente con Salatiel Marrufo, nos indicó fuéramos a una reunión con los que denomino el buró político para realizar la exposición preparada para el presidente de la República”, contó el testigo. Marrufo es jefe del gabinete de asesores del ministro Alvarado.

geiner alvarado
Geiner Alvarado, hasta agosto ministro de Vivienda. Fue colocado ahí por el empresario Abel Cabrera Fernández.

Como ha contado La República, la reunión se produjo en un inmueble de Surquillo. “Quiero precisar que, como señalé antes, entendimos que nos íbamos a reunir con asesores del presidente de la República pero no conocía de qué personas se trataban. (…) En la reunión estaba el señor Alejandro Sánchez Sanchez, que nos dijo que las personas que lo acompañaban eran amigos y paisanos del presidente, que estaban en Lima para apoyarlo, dando a entender que eran conocedores del rubro de la construcción”, detalló el testigo.

Allí, esta persona pudo identificar no solo a José Nenil Medina, sino a Jackeline Castañeda del Castillo, jefa de presupuesto del ministerio de Vivienda; al ya mencionado Salatiel Marrufo y a Abel Cabrera Fernández, uno de los financistas de la campaña del presidente Castillo. Cabrera, además, ha sido identificado como el hombre que colocó a cargo de Vivienda a Geiner Alvarado. Así lo dijo el colaborador eficaz el 24 de julio pasado.

“De mucha confianza era el nexo con el Ministro de Vivienda junto con Abel Cabrera, quien fue la persona que recomendó a Geiner Alvarado como Ministro de Vivienda. Por eso ellos manejaban esa cartera a su antojo, sacaban licitaciones y todo eso”, señaló. Alvarado, entrevistado por la fiscalía el pasado 4 de agosto, admitió que Cabrera lo propuso para el cargo.

Todo este círculo de confianza del presidente habría concertado la repartija de obras. Con estos y otros elementos, el pasado 19 de agosto, el Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder dispuso formalizar investigación preparatoria con la primera dama, Lilia Paredes, sus hermanos Yenifer, Walter y David y los alcaldes de Anguía, Nenil Medina; Chachapoyas, Víctor Raúl Culqui; y Chadín, César Cabrera. También se encuentran comprendidos los hermanos Hugo y Anggi Espino, quienes vienen colaborando con la justicia. En Palacio siguen jugando el papel de víctimas.

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

Gobierno, Lilia Paredes, Pedro Castillo, yenifer paredes

Mas artículos del autor:

"Elecciones distritales: el retorno (¿triunfal?) de los malos conocidos"
"Sinohydro: la próspera empresa china que enfrenta graves cuestionamientos en el Perú y en Ecuador"
"Jaime Bayly versus Latina: la pelea por ‘El francotirador’"
x