Juan Carlos Tafur -Columna

Castillo juega con fuego en Palacio

“Castillo pasa de 42% de aprobación en octubre a 35% en noviembre, y su desaprobación crece de 48 a 57%. En el centro tenía 52% de aceptación, ahora tiene 37%; y en el oriente, donde tenía 54% de aprobación, ahora alcanza un magro 37%”

El gabinete es un desmadre. La premier Mirtha Vásquez, a pesar de haber logrado la renuncia de dos ministros (Luis Barranzuela y Walter Ayala), aún no logra consolidarse, porque el presidente Castillo juega a la del sindicalista básico que es, y divide, alienta la intriga, juega con las piezas del poder, sin clarificar un rumbo y un horizonte.

En ese plan se encamina a un deterioro paulatino. La última encuesta de Ipsos, publicada hoy en El Comercio, muestra un desplome significativo. Pasa de 42% de aprobación en octubre a 35% en noviembre, y su desaprobación crece de 48 a 57%. Y más en particular, su aprobación en sus zonas de arraigo cae estrepitosamente. En el centro tenía 52% de aceptación, ahora tiene 37% (tal vez producto de su alejamiento de Cerrón); y en el oriente, donde tenía 54% de aprobación, ahora alcanza un magro 37%. Cae también en el sur, pero poco, de 55 a 52%.

En el sector C, tenía 38% de aprobación, ahora tiene 28%; en el D tenía 44%, ahora 38%; y en el E mostraba una aprobación de 53%, ahora es de 47%. Sus bases populares, su recurrido “pueblo” lo empieza a abandonar.

Deseémoslo o no, cuando el próximo año se junten las piezas de la tormenta perfecta (crisis sanitaria con la tercera ola, crisis económica, crisis política y crisis social), la incompetencia gubernativa y personal del Presidente de la República, van a producir un “momento destituyente”, que ante la menor detonación hará que la estabilidad presidencial vuele por los aires. Ya hay un ánimo vacador en un sector importante de la clase política. Bastará cualquier pretexto (y Castillo los da de sobra) para que ese sector crezca e incluya al centro, con lo cual la suerte presidencial estará echada.

La única manera de evitar que ese escenario se active es que el Primer Mandatario corrija desde ya los despropósitos y asuma con seriedad la tarea de gobernar. Y eso pasa, en primer lugar, por consolidar la presencia de su Premier y no jugar al sabotaje indirecto, al coqueteo poco disimulado con los boicoteadores cerronistas (que se acercan a los ministros enfrentados con la Premier para ofrecerles su apoyo incondicional, en labor abierta de zapa) a la espera de reconstituir un gabinete Bellido recargado.

-La del estribo: muy recomendable el libro Solo quedamos nosotros, de Jaime Rodríguez, que publica Penguin Random House. Relatos autobiográficos y pequeñas crónicas noveladas, configuran un libro valioso, con una narrativa limpia. Posdata: no se pierdan Fieras en el Teatro Británico. No se van a arrepentir. Extraordinaria puesta en escena.

Tags:

Luis Barranzuela y Walter Ayala, Pedro Castillo, Premier Mirtha Vásquez, Presidente Castillo

Mas artículos del autor:

"¿Una coalición de derechas?"
"¿Una coalición de derechas?"
"¿Por qué no hay centro en el Perú?"