Juan Carlos Tafur -Columna

El arma defensiva de la vacancia

“Es el propio Ejecutivo el irresponsable que ha decidido desempolvar las armas nucleares que ambos poderes del Estado tienen en su arsenal político”

Un gobierno débil, torpe, ineficiente, mediocre y pertinaz en el error, como el que nos ha tocado en suerte, ha decidido, a pesar de que su tarea inmediata debiera ser resolver ese zafarrancho interno, ir a la confrontación política con el Congreso.

El premier Bellido ha anunciado que evalúan hacer cuestión de confianza por el eventual pedido de censura al ministro de Trabajo Iber Maraví. El propósito es claro: intimidar al Congreso, dado que si a pesar de la amenaza éste insiste en la censura gasta una bala de plata. Se tumba al gabinete Bellido, pero queda expuesto a que a la siguiente cuestión de confianza denegada que se dé, podrá ser disuelto.

Y si el gobierno ha decidido hacer cuestión de confianza para defender a un políticamente inefable como Maravi, pues hará lo propio cuando quiera expropiar Camisea u otros proyectos empresariales privados (que requiere ley del Congreso), cuando solicite formalmente las facultades delegadas o cuando quiera reformar el artículo 206 de la Constitución.

El régimen, por cierto, juega con fuego, porque ante el escenario factible de la disolución, lo “racional” para un congresista, será optar por la vacancia. “Si me van a disolver igual, pues prefiero irme vacando al gobierno matón”, puede ser tranquilamente la lógica que prime en parlamentarios que hasta ayer podían dudar de si llegar o no a la censura al titular de Trabajo.

Ante la matonesca advertencia de Bellido, lo digno y valiente es que el Congreso, con mayor razón, censure a Maravi y fuerce un cambio de gabinete. Y que se prepare para que el Ejecutivo trate de repetir la figura a la primera de bastos. Es el propio Ejecutivo el irresponsable que ha decidido desempolvar las armas nucleares que ambos poderes del Estado tienen en su arsenal político.

De no ser patético sería risible. O es ambas cosas a la vez. Y claramente refleja que lo que cunde en Palacio es un absoluto desgobierno, con un Presidente timorato y ausente, a quien su Premier se da el lujo de pechar públicamente. Resultado de ese caos interno es el exabrupto político que ayer ha anunciado el Premier con la aparente anuencia -ya ni eso se sabe a ciencia cierta- del holograma palaciego.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Congreso de la República, Guido bellido, Iber Maraví

Mas artículos del autor:

"Las tareas de la centroderecha"
"Las tareas de la centroderecha"
"Puente de plata"