Alan Salinas-Opinión

Sobre vacancias y renuncias presidenciales II

Hace dos años, el destacado politólogo Aníbal Pérez-Liñan escribió un texto importante para reflexionar la situación de las democracias latinoamericanas (léase juicios y renuncias presidenciales) que nos sirve para pensar la actual coyuntura crítica por la que atraviesa el país. Dicho texto se titula “¿Puede sobrevivir nuestra democracia? Liderazgo y agencia política en América latina” (Instituto Nacional Electoral, 2020) y tiene como tesis central la siguiente premisa: “para entender el derrumbe de las democracias y su supervivencia, debemos reconocer ante todo que las élites políticas tienen agencia y, por ende, responsabilidad histórica” (pág. 11). 

La literatura académica, desde la producción del español Juan Linz, sostuvieron que el gran problema de las democracias eran su diseño político. Para el caso latinoamericano, el sistema presidencialista era la causa principal de la inestabilidad en la región, por ende, era necesario ir hacia un sistema parlamentario para aprender las lógicas de la negociación -post elecciones- que este diseño político genera. Pérez-Liñan, a contracorriente del español, sostiene que es necesario observar críticamente la situación política de nuestras democracias desde la voluntad (o agencia) política. Importante entrada teórica que nos permite encontrar responsables de generación de crisis, pero -a la vez- nos permite analizar en perspectiva soluciones alrededor de los problemas que aquejan, por ahora, a nuestro régimen presidencial, como es el versus constante entre el ejecutivo y legislativo. 

Efectivamente, los problemas que aquejan a nuestras democracias ya no son los típicos problemas del siglo XX, como los golpes de estado militares o cívico-militares. Desde la década de los noventa en adelante, según Peréz-Liñan, los juicios políticos o renuncias presidenciales anticipadas forman parte de la inestabilidad de nuestros regímenes democráticos. Vale decir, es nuestra normalidad (o una especie de mal menor) tener estos tipos de problemas, producto de casos de corrupción en las altas esferas del gobierno. Alrededor de estos desenlaces políticos es que el politólogo decide analizar las causas que llevaron a ello. 

Según la teoría, el régimen democrático se caracteriza por la competencia y la cooperación. Una vez terminada la competencia electoral, el ganador de la contienda, para generar gobernabilidad, necesita cierta cooperación para llevar adelante reformas que contribuyan a canalizar demandas ciudadanas. Es aquí en donde podemos ver el problema que aquejan a nuestras democracias. Problemas que parten de pensar que, de manera plebiscitaria o a través de una presentación marketera en medios de comunicación, se puede tener estabilidad. Alegría pasajera o simplemente ilusión. 

El buen manejo de la gobernabilidad en el país necesita de tener un buen manejo democrático con las bancadas en el legislativo para frenar intentos de crisis, dado que -por nuestra naturaleza humana que tiende, por un lado, a transgredir la legalidad- se puede llegar a tener actos de corrupción que agravien la imagen gubernamental. Es allí donde podemos apreciar que, por ejemplo, en el país no ha tenido -a lo largo de los veinte años que tenemos de democracia- una maduración política en el arte de la negociación y convocatoria hacia ciertos sectores opositores, salvo el gobierno de Alan García que tuvo un buen manejo con el legislativo para llevar adelante reformas importantes en educación y economía. 

Es en este punto que es necesario poner atención para poder entender que necesitamos afirmar estrategias de concertación o negociación que permitan una mínima gobernabilidad. Por otro lado, es necesario también advertir que los juicios políticos o vacancias presidenciales no son síntomas de inestabilidad que degenere el régimen. Para nada. A pesar de los embrollos que pueda generar, se puede encontrar salidas a ello, como sucedió en Paraguay y Brasil después de los juicios políticos a sus presidentes. 

Tags:

Gobierno

Mas artículos del autor:

"Después de la transición democrática, ¿qué?"
"El Fallo de la Haya: la salida política inteligente"
"“Liderazgo” de Henry Kissinger"
x