Alan-Salinas

La transición política

“Volvamos a pensar en los grandes pactos necesarios para darle un nuevo reimpulso al régimen democrático. Es lo que necesitamos. La opinión pública, en ese objetivo, juega un rol protagónico”.

Después de la vacancia a Pedro Castillo y la posterior asunción a la presidencia transitoria de Dina Boluarte el día 07 de diciembre, en el sur del país se pudo apreciar levantamientos sociales que exigían varias agendas, entre ellas el adelanto de elecciones. Ante tal levantamiento, hay -hasta la fecha- 03 personas fallecidas. El primer costo social de Dina Boluarte como símbolo de ingobernabilidad que se le viene. 

Hoy, por la madrugada, Boluarte en su mensaje a la nación sostuvo -acertadamente- que es necesario ir hacia un adelanto de elecciones en abril del próximo año y debatir y aprobarse reformas políticas necesarias en el parlamento para ir hacia soluciones que necesita el contexto que actualmente nos envuelve.

Tengamos en cuenta algo: la izquierda va a querer ir hacia su agenda máxima que es la Asamblea Constituyente. Ya lo ha expresado así Vladimir Cerrón, a través de tuit, en donde anuncia que de seguir con la reforma política que plantea la “derecha”, seguirán en las calles, con costos sociales claro está, hasta conseguir su objetivo político. 

Ante tal situación, con ciertas fuerzas políticas que apuestan por una agenda consensuada de reformas políticas, se debe ir hacia una gobernabilidad mínima que permita elecciones generales el próximo año. Esto permitirá discutir apropiadamente las reformas que necesitamos en estos momentos para buscar soluciones mínimas y transitorias. 

Y digo transitorias porque la crisis que tenemos de nuestro aparato político es estructural. Pululan por nuestra “clase” política novatos que buscan del ejercicio gubernamental el enriquecimiento fácil sin lealtad alguna y con agendas individuales más que de partidos. Con ese esquema, que viene desde los años noventa, es que el Perú ha ido trabajando políticamente. 

Hasta el 2017 había cierto consenso de no abrir la caja de pandora de la vacancia, pero después de la renuncia de PPK y las posteriores vacancias de Vizcarra y Pedro Castillo, el Perú ha entrado en una espiral de crisis continua que lo único que generará, si es que no se toma las medidas pertinentes, es la pulverización de la política en general. Llevamos, con aciertos y errores, 22 años de democracia. Un régimen político joven que necesita afianzarse a pesar de políticos inexpertos y novatos. 

Volvamos a pensar en los grandes pactos necesarios para darle un nuevo reimpulso al régimen democrático. Es lo que necesitamos. La opinión pública, en ese objetivo, juega un rol protagónico.

Tags:

Adelanto de elecciones, Democracia, Dina Boluarte, reformas políticas, transición

Mas artículos del autor:

"El Perú en los tiempos de Dina Boluarte"
"Por una reconciliación nacional"
"Respuesta al sur"
x