Mariana Calvo Pérez

La Derecha Inteligente y Democrática (DID)

"En las últimas semanas, se viene haciendo evidente la urgente necesidad de que surjan nuevas voces dentro de la derecha peruana. Necesitamos una derecha que pueda demostrarle a los peruanos que es inteligente y democrática".

Muchos jóvenes nos sentimos identificados con las ideas liberales y de derecha. El crecimiento económico que logró sacar a millones de peruanos de la pobreza en los últimos quince años, así como la evidencia clara de que hoy los países más prósperos, menos desiguales y más democráticos son aquellos con mayor libertad económica (Suiza, Australia y Nueva Zelanda encabezan el ranking), nos hace pensar a muchos que el camino a seguir es mundialmente conocido y no es necesario reinventar la pólvora. 

La derecha que muchos quisiéramos ver liderar en nuestro país no es una derecha autoritaria, prepotente, discriminadora e incapaz de tender puentes, sino todo lo contrario. Lo que necesitamos es una “Derecha Inteligente y Democrática” (DID).

Inteligente en el sentido de que sea capaz de seguir uno de los principales pilares del liberalismo clásico: basar sus opiniones y decisiones en datos, y no en relatos. Las redes sociales han abierto la puerta para una lluvia de información falsa que muchos comparten sin verificar. Necesitamos, entonces, esfuerzos inteligentes como los de Ale Costa, Pablo Lavado e Ipsos Perú (pueden encontrar todos estos en Twitter), que han publicado diversos análisis sobre el presunto intento de fraude electoral basados en evidencia o estadística (todos concluyendo que no existen indicios de uno). 

Democrática porque, para un liberal, antes de cualquier ideología está el compromiso con la democracia. El liberalismo y el totalitarismo son simplemente polos opuestos: no existe un concepto tal como “hacer un golpe de estado para salvar la democracia”. Tampoco existe plena libertad económica en un sistema totalitario. La democracia implica aceptar los resultados de una elección, aun cuando estos no nos gusten, aun cuando sepamos que el camino hacia la izquierda probablemente nos traiga muchos problemas. Existen vías democráticas para controlar el poder de un presidente, así como la necesaria posibilidad de tenderle puentes a quien salga elegido para exigir consensos y alejar al país de propuestas radicales. 

Existen voces representantes de una DID en varios partidos políticos, medios de comunicación y sociedad civil. ¿Qué esperamos entonces?

*Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de las organizaciones a las cuales pertenece. 

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Extrema derecha, liberalismo clásico

Mas artículos del autor:

"Querida oposición: la pelota está en su cancha"
"Suiza le dice sí al matrimonio igualitario, y no a más impuestos para los ricos"
"Estonia en libertad"