fabrizio Ricalde

Solemne y sorpresiva obra maestra de la paternidad

C’mon C’mon es la mejor película producida en Estados Unidos el 2021. Llega a las salas de cine peruanas por sorpresa el jueves 7 de Abril.

No me gusta Mike Mills. Beginners no la recuerdo, dormí en 20th Century Women y la otra no la vi. Entiendo su estilo hipster de cineasta cincuentón dispuesto a explicar el problema de los hombres. Pero su virtuosidad narrativa en el papel me era ajena al llevarla a la pantalla grande. Lento, discursivo y creído. Un mentiroso. Así no es la vida, me dije esas dos veces.

Regresé a Nueva York luego de una ausencia algo prolongada y pues, no era tan grave ver una película de Mills en función del mediodía. Quizás luego del café matutino no me iba a dormir. Además siempre es una buena noticia otra película de Joaquin Phoenix. El título también es novedoso y la trama me hizo acordar a mis sobrinos alejados. 

Es la historia de un hombre ordinario llamado Johnny. Es locutor de radio, de podcasts y graba audio reportajes con entrevistas y su propia voz. Está en Detroit para contar la perspectiva social de niños. Pero en realidad parece un personaje de Nueva York, con una hoodie y jeans, zapatillas y a paso lento. Ahí me encuentro de nuevo con lo lento, discursivo y el maniqueo cool alternativo. 

Estoy a punto de quedarme dormido a pesar de la taza de café, cuando aparece en escena Jesse, el sobrino. Menudo hallazgo. En tres minutos se roba la película con una naturalidad titánica y te mete de lleno en su historia. Es un niño cualquiera de nueve años con una familia disfuncional. La mamá debe dejarlo al cuidado del tío porque el papá drogadicto se ha puesto mal en otra ciudad y va al rescate.

La construcción de personajes entre Johnny y Jesse es una estupenda love story entre improbables padres e hijos. Primero se miden con cautela, luego interactúan forzados por la circunstancia. Se pelean, se entrelazan, se detestan, se aman, se necesitan. El triunfo del guión de Mills se basa en ocultar las sutiles verdaderas razones del comportamiento de ambos e ir desnudándolos de a pocos. 

En cada alto y bajo de su complicada relación, hay un “lo sabía” o un “te lo dije” del público. Es como si nos estuviera contando nuestra propia historia con padres o hijos, o sobrinos, o hermanos, o incluso amigos. Es la representación fidedigna de una unión familiar, o más precisamente, de la construción de un vínculo familiar cuando esto es tan ajeno para las partes.

Uno de los principales logros de la película es la forma en la que abordan las emociones del personaje de Phoenix. En lugar de exagerar con rigidez, oscuridad y trauma, él está solo un poco triste y es un poco solitario. Esa contención emocional en el personaje principal ayuda a la audiencia a conectar con facilidad con una película sobre personas cerradas tratando de abrirse y sentir más.

No se deje engañar por la fotografía en blanco y negro. De entre todos los logros del director, es su mejor elección. El color de la película hace posible que diferentes áreas de Estados Unidos se sientan como el mismo lugar, a pesar de ser muy diferentes. Porque la película viaja a cinco diferentes ciudades muy diferentes entre sí y esa no es distracción alguna para el foco de la historia.

 

En este guion se habla poco. Durante todo el metraje, propone a la audiencia elocubrar sobre qué pasará a continuación. Por ejemplo, Jesse tiene una extraña rutina antes de irse a dormir donde pretende ser un huérfano buscando dormir con alguien más y no solo. Ese guiño a la locura del cual no se discute en absoluto brinda con sutileza una sensación de “todo puede pasar aquí” a una narrativa en esencia simple y convencional. 

Esta es una película rellena de personas esperando poder abrirse más hacia la vida y las emociones, hacia las personas, hacia las conexiones. En ese sentido, aceptarse a uno mismo y al resto es una necesidad diaria. Como en la vida misma. Porque adaptarse, dar pasos hacia los lados, nutrirse de fuentes externas, explorarse a sí mismo, es solo como todos vivimos, siempre. Y al final, lo más importante para progresar en ello es el deseo de escuchar. 

Tags:

Cine, pelicula, sociedad

Mas artículos del autor:

"Lo que Cineplanet debió decir sobre Lightyear"
"Jurassic World o cómo crear una secuela cínica para coger dinero"
"Tom Cruise te deja sin aliento al convertir Top Gun en una película de las que ya no se hacen"
x