Tomas Cortez

Nano y la Cojudez Inherente

"Lo del congresista Fernando Guerra es solo una pequeña muestra del desinterés de estos personajes, por su labor legislativa. Tanto la izquierda, como la derecha caen en los mismos vicios."

UNO

El calor de la cabina lo arropaba. Al descender, el frio le azotó el rostro. La fonda, ubicada entre Google Maps y el olvido, lo recibió con los brazos abiertos. A pesar de la hora, ya había comensales. En su gran mayoría, camioneros compañeros de ruta. Se sentó en el lugar de costumbre y pidió un caldo de gallina.  Las mesas con el mantel de plástico y las servilletas de papel barato, cortadas a mano y piso deteriorado. Mira alrededor y observa lo de siempre: rostros cobrizos, mestizos y zambos, vestidos con ropas gastadas.

Ruperto (51) saca su libretita y comienza hacer números. Una vez más, la plata no le alcanzará.

  • Debo pensar en algo, para poder completar el mes.

Las ideas se le arremolinan, ninguna efectiva.

Doña Saturnina, se acerca con la sopa humeante y le saluda con cariño. Mientras sorbe la sopa, sigue haciendo números en su cabeza.

  • Las cosas están jodidas carajo. Y la próxima semana es el cumple de mi esposa. Necesito billete.

Miró la hora y se levantó, impertérrito, agradeció el servicio y salió. Encendió un cigarrillo y espero unos minutos.

  • A grandes males, grandes remedios, dijo mientras arrojaba la colilla al suelo.

En la cabina, un ramalazo de optimismo lo atiborró y sonrió. Empezaba un nuevo día.

DOS

  • Lamentablemente he tenido que trabajar estos días. Como me ha sucedido en el semestre una vez, programé irme afuera y tuve que estar conectado, desde las ocho de la mañana…Yo no me he ido de vacaciones.

Manifiesta, sin sonrojarse, el congresista Nano Guerra. Quien, estúpidamente, encendió la cámara de su Smartphone, mientras estaba en la playa. En plena sesión del Congreso. Le llovieron críticas, justificadas, de todos lados.

  • Las cosas como son, Ud. está de vacaciones. Se ha ido con su familia a disfrutar del sol del norte. El problema es que no ha pedido licencia, sin goce de haber. Los congresistas no tienen vacaciones – le replica, lógicamente, la periodista de RPP.
  • Me han puesto trabajo en el momento en que yo quería descansar, declara cojudamente, uno de los puntales de Keiko.

Retrocedamos en el tiempo, es 2020.

  • ¿Cuánto es el sueldo mínimo?, le consultó un periodista, soporífero.

Nano Guerra dubitativo contesta.

  • 5, mejor lo redondeamos en 850 soles.
  • ¿930, no es la cifra que corresponde?, contesta el hombre de prensa.

Hay que indicar que Hernando era el jefe del Plan de Gobierno de Fuerza Popular, y no sabía a cuanto ascendía el mínimo.

En otra ocasión, el personaje de marras, seguía con sus declaraciones bizarras

  • 930 soles es un montón de dinero en el Perú.

La periodista, lógicamente, le retruca

  • ¿Tu vivirías con 930 al mes?

Envalentonado ahonda en la ridiculez

  • 930 es un montón de dinero para mucha gente.

Un congresista gana mensualmente 26 mil soles. Me parece que no hay nada más que agregar.

Por último, recordamos una de sus declaraciones más iluminadas, en plena campaña.

  • Fuerza Popular no viene hablar de moral, cuando no se tiene.

TRES

Su hijo, de veintipocos años, le enseñó cómo navegar en internet y las bolsas de trabajo que existen allí. Mando cientos de currículos indicando su experiencia laboral como guardia de seguridad. Cuando lo llamaban para entrevistas – sucedió una docena de veces – la barrera siempre fue la misma: los cincuenta y siete años que tiene. Ahora, para pagar los gastos del hogar, trabaja en changas y como cobrador: es un subempleado más. Sus 2 hijos, ya mayores y casados, le ayudan en la casa. Sin embargo, le jode ver que ha pasado en un plano secundario, en lo que respecta al aspecto económico.

Cinco años atrás, en la empresa donde trabajó los últimos veinte años, dejaron de necesitarlo. Como a muchos de sus amigos. Algunos se jubilaron, otros no pudieron. El ya finalizó los tramites. Aun así, la jubilación es mísera.

Piensa en emigrar. Tiene un hermano en España, desde hace años, con su familia. No ve otra salida.

  • No hay caso en el país, vivimos una crisis eterna.

Pareciera ser la única solución.

 

CUATRO

No solo tenemos un Presidente inepto, ahora sin partido (¿a Perú Libre podemos llamar partido político?). Sino representantes a quienes les importa un carajo el resto. Solo les interesa su propio peculio. Lo del congresista Hernando Guerra es solo una pequeña muestra del desinterés de estos personajes, por su labor legislativa. Tanto la izquierda, como la derecha caen en los mismos vicios. ¿Creen que estos esperpentos están preparados para legislar por el bien del país? Considero un error mayúsculo no poder reelegir congresistas. Tener neófitos como parlamentarios es lo peor que le puede pasar a la política peruana. Hay algunos que se salvan de la pira. Sí, aunque parezca mentira.

Por otra parte, la clase trabajadora busca, por todos los medios, trabajar para llevar el sustento a los suyos o ¿sobrevivir?

En tanto, tenemos que soportar, que este impresentable se queje de no tener vacaciones. O decir, que 930 soles es mucha plata para cualquier ciudadano a pie. Insólito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags:

Congreso de la República, Nano Guerra, Perú Libre

Mas artículos del autor:

"LOS CASINELLI Y EL APRA – 1985"
"Los Emmy: La nimiedad hecha premio"
"Los Malpartida y Alianza Lima"
x