autos castillo fritz moreno

El robacarros que visitó a Pedro Castillo en la casa de Sarratea

El año pasado entró a la vivienda que sirvió de despacho informal del presidente y hasta se tomó una foto con él. La policía acaba de detenerlo y cuenta con contundente evidencia de que es cabecilla de una banda dedicada a robar autos de alta gama y venderlos con placas clonadas. Esta es la historia de Fritz Moreno Cossio, otro hampón que logró estar cerca del entorno presidencial.

Fritz Moreno Cossio (37) siempre estuvo ligado al mundo de los autos. Y al de la violencia, también. En marzo del 2010, por ejemplo, como gerente de ventas de un concesionario de vehículos ubicado en Surquillo, denunció que un cliente insatisfecho lo amenazó con golpearlo porque le habían vendido un carro averiado. Entonces Moreno tenía 25 años. Los registros policiales aún no daban cuenta de sus vínculos con el hampa. Menos, con la política.

Unos años después empezó a aparecer en el radar de la policía. En 2014 fue sindicado por el exalcalde de San Juan de Lurigancho, Carlos Burgos, como uno de los autores intelectuales de la violenta muerte de su hijo. La acusación le causó más de un problema: recibió amenazas de muerte y salió bien librado de un intento de asesinato. En 2017 fue capturado por este crimen, pero lo liberaron al poco tiempo por falta de pruebas. En la Dirincri, sin embargo, siempre estuvieron convencidos de su participación en aquel hecho. Y en otros.

En la División de Secuestros, Moreno ya era conocido como miembro de una organización criminal denominada ‘Los Malditos de Bayóvar’, pero nunca tuvieron elementos suficientes para condenarlo. En libertad, su nombre sí abultaba los reportes de las comisarías: no solo tenía denuncias por maltrato físico y psicológico a su pareja, sino de agresiones a cualquier persona que lo pusiera de mal humor. Como el peluquero que atendió a su esposa en enero de este año en un local de Miraflores y al que atacó por estar insatisfecho con su trabajo.

En fin, un personaje violento y de cuestionables antecedentes que, como otros tantos, terminó apareciéndose por la célebre casa del pasaje Sarratea apenas inició el gobierno de Pedro Castillo. Un informe de “Panorama” reveló que Moreno Cossio llegó acompañado de la congresista de APP Heidy Juárez, quien siempre negó conocerlo. Dijo la parlamentaria en aquel reportaje que Moreno solo conducía el vehículo que la llevó al lugar. Así de fortuito fue el asunto y así de fácil era que un personaje prontuariado entrase a la vivienda que sirvió durante un tiempo de despacho informal del presidente, se entreviste con él y se tome una fotografía para el recuerdo.

fritz moreno pedro castillo
Pedro Castillo al lado de Fritz Moreno Cossio. Un símbolo de la decadencia de este gobierno.

La madrugada del lunes 8 de agosto, Moreno Cossio volvió a ser detenido. Esta vez, a diferencia de anteriores episodios, las pruebas contra él son contundentes. La policía lo arrestó junto con otras ocho personas, todas acusadas de integrar una organización criminal que vendía autos de alta gama previamente robados. Sudaca presenta los detalles de este caso y, en exclusiva, las interceptaciones telefónicas y el testimonio de ‘Rocío’, la agente que se infiltró para desbaratar la mafia.

PALABRA DE ROCÍO 

A inicios del 2019, una agente especial que se hizo llamar ‘Rocío’ se infiltró en la organización criminal de Fritz Moreno. Logró que la reclutaran para vender los autos que se robaban y, mientras se ganaba la confianza de Moreno y su principal socio, el empresario inmobiliario Mario Caballero Sánchez, empezó a grabar las conversaciones, tomar nota de los teléfonos de los involucrados y conocer todos sus pasos.

Supo así, por ejemplo, que ese 2019 Fritz Moreno había estado involucrado en el robo de un vehículo que pertenecía a una persona que es señalada como la secretaria del presidente Martín Vizcarra, a la que sin embargo no se identificó. “En el mes de mayo [Fritz Moreno] viajó a Tumbes porque según Charly 2 o Ronald [un integrante de la banda] estaba corrido ya que obtuvo un vehículo de alta gama de procedencia ilícita que pertenecía a la secretaría de Vizcarra y por esa razón la policía estaba realizando operativos e intervenciones. Por eso viajó, hasta que baje la marea”, le contó Rocío al fiscal especializado en crimen organizado César Changa, quien había iniciado las pesquisas poco antes.

declaracion Rocio guevara
Declaración de febrero del 2020 de la agente especial ‘Rocío’, quien dio cuenta de que Fritz Moreno estaba involucrado en el robo de un vehículo que pertenecía a la secretaria del expresidente Vizcarra.

A mediados de ese año, Rocío ya tenía claro el modus operandi de la banda. Así, reportó que el mismo Fritz Moreno le enviaba fotos y videos de vehículos BMW o Audi con placas clonadas. “Todos estos, según versión de Gringo [así se refería a Moreno Cossio], son producto de robos, a los cuales se les coloca la placa clonada, siendo mi función buscar compradores, advirtiéndome que, de tener confianza con los compradores, les diga que eran clonados. El monto de estos [vehículos] oscilaba entre diez mil y quince mil soles, dependiendo de la marca”, contó.

En el marco de su investigación, la fiscalía revisó cientos de denuncias por supuestas pérdidas de placas de rodaje. Algunas de ellas eran puestas por terceras personas que ni siquiera conocían a los propietarios. Así, con la denuncia policial, se aseguraban de poder requerir un duplicado de la placa ante la Asociación Automotriz del Perú, utilizando, además, cartas poder de dudosa procedencia.

“Ellos iban a un carro Audi, por ejemplo, le tomaban foto a la placa y no le hacían nada. Pero con ese número iban a la comisaría y denunciaban que les habían robado las placas. Con la denuncia, ya tramitaban el duplicado. Y una vez que les entregaban la placa nueva, le echaban ojo a otro auto de alta gama, de la misma marca Audi, y lo robaban. Entonces, había dos carros con la misma placa. Se tiene el cálculo de que se han hecho de 500 placas”, cuenta Jorge Chávez Cotrina, coordinador de las fiscalías contra el crimen organizado.

La investigación fiscal también da cuenta de la complicidad de funcionarios públicos. Para poner las denuncias policiales, por ejemplo, tenían un contacto en la comisaría de Zárate, un agente ya fallecido que no cumplía los protocolos establecidos para registrarlas. La organización también echaba mano de un trabajador de la Reniec, aún no identificado, que les otorgaba documentos de identidad adulterados a los vendedores para que se hagan pasar por los verdaderos propietarios de los carros ante los compradores.

fiscales
Los fiscales César Changa, a cargo de las pesquisas desde el 2019, y Jorge Chávez Cotrina, coordinador de las fiscalías contra el crimen organizado. “Se tiene el cálculo de que se han hecho de 500 placas”, dice este último a Sudaca.

LAS ESCUCHAS

Las interceptaciones telefónicas empezaron a corroborar lo relatado por la agente especial. Una conversación del 28 de junio, a las 11 de la mañana, entre dos presuntos miembros de la organización, confirmaba que el objetivo de Fritz Moreno siempre fueron los autos de alta gama.

José María: Necesito el número de Fritz.

Ronal: No te lo puedo dar.

José María: ¿Por qué? ¿Tá preso? [sic]

Ronal: No, no, no. Me ha dicho que a nadie le dé su número.

José María: Bueno, dile que quiero hacer negocios con una camioneta para mí.

Ronal: Pero te he dicho la modalidad: adelantado y esperas a que él cace.

[Los investigadores sospechan que el término “cazar” era un eufemismo de “robar”]

José María: ¿En cuánto tiempo?

Ronal: 15 a 20 días.

José María: Ah, tengo la plata ahorita, pero quiero la camioneta rápido.

Ronal: ¿Pero qué camioneta quieres, pero cerrada?

José María: No, no, no. Una Toyota cuatro por cuatro quiero, que sea una antigua.

Ronal: No, tú ya sabes que él no caza Toyota. Él caza de alta gama.

conversacion fritz moreno
Reveladora comunicación entre dos integrantes de la banda, donde señalan que Fritz Moreno solo estaba interesado en “cazar” autos de alta gama.

La Policía también interceptó una comunicación entre otros dos delincuentes que coordinaban cómo iban a hacer el duplicado de un nuevo vehículo, un Mercedes Benz CLA 180, valorizado en US$32,000 en el mercado peruano. En esta comunicación, ‘José’ (José Luis Gutiérrez Villacorta) hace mención a una tercera persona que debía encargarse de hacer el trámite. La llamada es con el empresario  –también capturado– Mario Caballero Sánchez y ocurrió el 8 de julio del 2019.

José: Escúchame, llámalo al hombre o que te confirme si va a hacer el AUP [se refiere a la placa], ¿se va a hacer o no se va hacer? Dime para de una vez inyectar, porque por gusto no voy a gastar mi plata dile.

Mario: Ya, ya, ya. A ver, le voy a preguntar.

José: Ya, me llamas pe, para darte el esto [el número de placa completo] y, si te confirma, de una vez para inyectarlo.

Con todos estos elementos, agentes de la DIVIAC y fiscales de crimen organizado capturaron el pasado lunes a nueve integrantes de esta mafia. Deberán permanecer encerrados diez días antes de que se pida prisión preventiva en su contra.

beyond departamento
El exclusivo condominio, ubicado en la avenida Manuel Olguín de Surco, donde vivía Fritz Moreno. Su rápido ascenso social le valió un par de investigaciones por lavado.

Fritz Moreno fue detenido en su casa de Surco, en un exclusivo condominio de la avenida Manuel Olguín. Hace 10 años, cuando vendía carros en una concesionaria, residía en una humilde casa de San Juan de Lurigancho. Según información del Ministerio Público, Moreno tiene dos investigaciones por lavado de activos. Este es el hombre que tenía abiertas las puertas del pasaje Sarratea. Uno de tantos.

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

Fritz Moreno, Pedro Castillo, Sarratea

Mas artículos del autor:

"Rímac Seguros: ¿todo va a estar bien?"
"Elecciones distritales: el retorno (¿triunfal?) de los malos conocidos"
"Sinohydro: la próspera empresa china que enfrenta graves cuestionamientos en el Perú y en Ecuador"
x